Una ley que daña y que hemos de frenar

Una ley que daña y que hemos de frenar

Hace aproximadamente 8 años, las calles de toda España estuvieron teñidas de morado durante muchos meses. El que fuera ministro de Justicia del Gobierno de España entre 2011 y 2014, el señor Alberto Ruíz-Gallardón respaldado por su partido el PP, llevaba al consejo de ministros la Ley Orgánica de Protección de los Derechos del Concebido y la Mujer Embarazada, la normativa más reaccionaria del Gobierno del PP, pues aumentaba las restricciones a la interrupción del embarazo.

La respuesta de las masas de mujeres españolas y de otros países cercanos y no tanto no se hizo esperar, las calles retumbaron al son de mi cuerpo, mi decisión, como ya lo hicieran décadas atrás. ¿Cómo esta política retrograda osaba tocar lo que tanto había costado conseguir en un país tan herido por la dictadura… ?

El esfuerzo incansable de las miles de mujeres que en todos los rincones de nuestra geografía se levantaron en un solo grito, fue uno de los factores determinantes para que esta ley demoníaca no saliera adelante. Muchas mujeres fuimos mas conscientes si cabe, de como nuestros derechos realmente penden de un hilo, de como los avances no nos aseguran la permanencia de los mismos y de que en materia de liberación de la mujer aún nos queda un buen trecho. Sin embargo, tuvimos la capacidad necesaria para unirnos y pelear por lo nuestro.

Rememoro todo esto pues volvemos a encontrarnos ante un momento histórico muy delicado y grave, estamos en la antesala de la aprobación de una ley que lejos de proteger a las personas a las que dice proteger, las deja en mayor desamparo y vulnera los derechos de la mitad de la población, en términos tan graves como los de la ley del señor Gallardón y tan retrograda como esta misma.

Antes de pasar a explicar los motivos mas que argumentados por las feministas radicales de España y de todo el mundo, quiero manifestar llena de nostalgia y rabia, mi inquietud y disgusto ante la falta de movilización masiva, no me sirve de excusa la pandemia, estamos en las calles aglutinadas por mil asuntos mas, sabemos que debemos guardar medidas y que con esto, ya deberíamos de estar en las calles desde hace unos meses, delante de los ayuntamientos, parlamentos, sedes de partidos políticos (como se hiciera con la ley Gallardón) para decir fuerte y alto que las mujeres no somos un sentimiento y que nuestros derechos tan penosamente logrados no se tocan.

Parece que esto de lo cuir ha llegado con fuerza y para quedarse, tanto que ha logrado dividir y dinamitar una parte del movimiento feminista, de aquel que rugía en las calles al señor Gallaron y sus seguidores. Estamos a tiempo de frenarlo, tenemos la fuerza de la verdad de nuestra parte, necesitamos mas cohesión, unión y valentía, argumentos y razones nos sobran…

Ya muchas sabemos como la ley trans daña profundamente a las mujeres, a la infancia, como supone un retroceso en la consecución de la igualdad real y efectiva entre mujeres y hombres. Sabemos que no es feminista, ni de lejos, que nos la han intentado colar desde un falso Ministerio de Igualdad, liderado por Podemos y sus políticas (en materia de Igualdad) mas cercanas al neoliberalismo que otra cosa…

Sabemos que el genero daña, que las mujeres vivimos históricamente oprimidas por nuestro sexo biológico, que el machismo y la misoginia sigue inundando nuestras vidas y que la ley trans es un reflejo de ello. Del fuerte rearme que el patriarcado lleva articulando unas décadas, desde que lo postmoderno se fue poniendo de moda y la lucha de clases quedando a un lado…

Necesitamos repetir hasta la saciedad que la ley trans daña, porque es patriarcal, porque pretende borrar del mapa a las mujeres y porque en el fondo vela por los privilegios de los hombres.

A continuación, dejo un listado de porque la ley trans daña. Estos argumentos ya lo han esgrimido compañeras feministas multitud de veces, pero parece que es mas que necesario seguir repitiéndolos, pues no nos enteramos de lo grave que es.

Luchemos con la misma intensidad y constancia que en el pasado -no tan lejano- lo necesitamos compañeras.

¿Porque la ley trans daña? Algunos de los argumentos de peso

  1. Destruye y vulnera los derechos basados en el sexo: sustituye la palabra mujer por expresiones como progenitores gestantes, personas con vulva o cismujer. Sustituye sexo por género, y afirma que el sexo de las personas se asigna al nacer, borrando de un plumazo toda biología.

  2. Naturaliza la opresión que viven las mujeres y niñas, ya que considera que los roles y estereotipos sexistas son una identidad deseable.

  3. Permite que aquellos nacidos varones, de un día para otro, puedan decir sin mas que se auto-determinan mujeres, en base a deseos y sentimientos, con lo que ello implica para las mujeres: desaparición de los espacios seguros segregados por sexo, como prisiones de mujeres, casas de acogida, programas específicos para mujeres victimas de violencia machista, baños públicos, el riesgo de que desaparezca el deporte femenino, dejar obsoleta la ley de paridad, acceso a recursos destinados a mujeres para reducir la discriminación sexista y un largo etc.

  4. Promueve el borrado estadístico de las mujeres, puesto que la biología deja de existir y lo que importa es el sexo registral. Esto hace que desaparezca la tan necesaria desagregación de datos basadas en el sexo biológico, con lo que será mucho mas complicado conocer la situación real de las mujeres, la desigualdad y la brecha entre mujeres y hombres, en relación a la esfera publica, la participación ciudadana, el acceso a los recursos, la salud etc.

Como ya esta ocurriendo en otros países donde estas leyes de autodeterminación están aprobadas (Reino Unido, Algunos estados EEUU, Argentina, México etc.) este borrado impedirá por ejemplo, identificar con precisión la violencia machista en todos los ámbitos, profundizar en el conocimiento de como la biología influye en las patologías y dolencias, para mejorar los tratamientos diferenciados por sexo y salvar vidas etc. Esta claro que negar el sexo como algo biológico es perpetuar la misoginia y el modelo androcéntrico especialmente en el ámbito médico y de la salud.

  1. Vulnera el derecho a una infancia libre de roles y estereotipos sexistas, a una infancia donde niñas y niños puedan desarrollar su capacidades y potencialidades sin ningún condicionante de sexo. Ya que considera que si una niña o niño no se ajusta a los mandatos sexistas, es porque sus cuerpos están equivocados. Permitiendo la intervención en los mismos, con hormonación cruzada y bloqueadores de la pubertad desde edades muy tempranas, lo que obstaculiza el desarrollo natural de sus cuerpos y biologías, en nombre de lo femenino y lo masculino.

Esto repercute de forma muy grave en la salud psicológica y física de estos menores: dificultades en la autoestima y la auto-aceptación, disociación – al desvincularse del propio cuerpo y sus cuidados, para cumplir con un sueño imposible: cambiar de sexo-, negación de la orientación sexual -en muchos casos lo que le ocurre a estas niñas/os y adolescentes es que son gays o lesbianas y se encuentran con un entorno aún muy hostil para amar con liberad, por tanto el transgenerismo tiene tintes claramente homófobos- , problemas de crecimiento, infertilidad, patologías oseas y otras tantas consecuencias que aún desconocemos y que estarán por llegar en los próximos años si no frenamos esto.

  1. Adoctrina a profesorado y familiares en el modelo afirmativo transgenerista, para que se conviertan en policías del género, es decir, que vigilen si sus niñas y niños no cumplen con lo esperado por el patriarcado. Los textos y materiales que ya están circulando de forma masiva por cientos de centros educativos, nos ponen por delante el mas rancio cuento sexista de que las niñas tienen cerebro rosa y los niños azules. Por lo que si a una niña le gusta el fútbol y a un niño Frozen, es que es transgenero y hay que recolocarlo.
    En vez de atender el mensaje de rebeldía de las niñas y niños ante las imposiciones sexistas, la diversidad cuir lo que propone es la conversión y la idea de que el cuerpo de las criaturas no están bien. Y ojo sí como profesorado o como madre o padre te cuestionas esto, pueden denunciarte por transfobia y pueden incluso retirarte la custodia del menor…

  2. Daña la libertad de expresión, al tachar de trasfobo todo análisis que no pertenezca al modelo afirmativo, como si de una dictadura se tratase. Poniendo en riesgo la agenda feminista y demonizando a todas aquellas personas, sobre todo mujeres, que levanten sus voces contra la atrocidad y retroceso que supone para la igualdad, la aprobación de la ley trans en los términos en lo que se pretenden.

Desde el feminismo radical, de clase, lo tenemos muy claro, es una barbarie que hemos de frenar. No a una ley que borre a las mujeres y vulnere la infancia, se puede proteger a las personas lgtb, sin dañar la integridad de la mitad de la población.

CATEGORÍAS
Comparte

COMENTARIOS

Wordpress (0)
Disqus ( )