APROPIACIONES

APROPIACIONES

Ay, qué risa: “Vikingos ‘queer’, transculturales y bastante inclusivos”, titula un artículo de EL PAÍS de 27 de diciembre pasado. Ahora resulta que los vikingos escandinavos eran una monada y seguían la Agenda de la ‘Open Society’ en los siglos VIII, IX y X de nuestra Era. Neil Price, arqueólogo e historiador británico, ha descubierto cosas encantadoras en estos señores que asolaron las costas europeas durante su época dorada. Dice que los guerreros y piratas vikingos “eran asesinos, violadores, esclavistas, pero a la vez crearon arte y poesía hermosos. Una cosa no excluye la otra, ya que la gente puede ser muchas cosas al mismo tiempo”, lo que para Price no supone ninguna contradicción. Muy propio del Patriarcado, que tiene una facilidad asombrosa para vivir en una esquizofrenia estructural muy cómodamente y ser a la vez el doctor Jekyll y mister Hyde sin inmutarse. Es frecuente encontrar jueces muy respetables que a la hora de los tribunales juzgan, con toda la pompa y puñetas del acontecimiento, y por la noche frecuentan los prostíbulos; médicos que curan y curan bien a la par que maltratan a su esposa y a sus hijos; premios Nobel incestuosos; líderes políticos aclamados que han perpetrado verdaderos genocidios en sus propios pueblos; obispos y cardenales pedófilos, que ofician en ceremonias católicas sin pudor alguno; directores y productores de Hollywood, que han realizado verdaderas obras de arte, que nos han encantado, y que luego han sido denunciados como verdaderos depredadores de actrices y otras profesionales del séptimo arte. En fin…qué les voy a contar. Sin embargo, para el Patriarcado, “no supone ninguna contradicción”, porque “la gente puede ser muchas cosas al mismo tiempo”. La gente, no, los tíos machos, sí.

Ahora resulta que los vikingos escandinavos eran una monada y seguían la Agenda de la ‘Open Society’ en los siglos VIII, IX y X de nuestra Era.

Además, y esto añade encanto a estos sujetos, resulta que Price ha encontrado ¡casos de identidad ‘queer’! Oh, qué emoción. Y más allá, casos de transhumanismo con el que uno podía transformarse en lobo o en oso. Sólo falta el ‘cyborg’. El ejemplo es el famoso caso de la “guerrera de Birka”, que ahora se ha descubierto que era un hombre con ropas de mujer, “una persona transgénero o no binaria”, dice el Indiana Jones de la universidad de Upsala. Pero bueno ¿es que este señor no ha leído a Joseph Campbell ni a Robert Briffault cuando hablan de chamanismo, por ejemplo? Según la arqueología más reciente, se comprueba que las primeras chamanas eran mujeres durante el Paleolítico. Es en la posterior Edad del Bronce cuando aparecen chamanes con ropas de mujer, debido a la autoridad que infundía la Diosa y sus sacerdotisas o bien de animales guía hacia el mundo de los espíritus. Y no creo que fueran ‘queer’ ni ‘especistas’, sino varones en la etapa ya patriarcal que se van “apropiando” de los antiguos símbolos de autoridad, que ya Marija Gimbutas había descubierto en sus excavaciones.

Pongamos que hablo del Vaticano, lleno de símbolos de la Diosa en las vestiduras cardenalicias y papales. La tiara es reminiscencia de la que lleva sobre su cabeza la diosa de las serpientes cretense; el báculo es el mismo báculo que portaba la diosa Hera en una mano junto con una granada en la otra; la sede o trono es semejante al de la diosa Isis con su hijo en brazos, Horus; la capa cardenalicia, tal vez proceda de los emperadores romanos, aunque la del arzobispo Cañizares supongo que proviene del mismo Dios Padre por lo menos. Y si nos referimos al emplazamiento mismo en la colina vaticana, se encuentra sobre un templo en honor de Cibeles, cuyo nombre, para más inri, procede de una diosa etrusca llamada Vatika. No digamos del mayor templo de la Antigüedad construido en honor de Artemisa en Éfeso, una de las maravillas del mundo. Pues bien, la Iglesia católica se empeñó en que allí se fue a vivir María y desde ese lugar “ascendió” a los cielos, aprovechando lo cual, sobre las ruinas del templo de la diosa-amazona se construyó una iglesia en honor de la Virgen. Hay miles de ejemplos sobre los que no puedo extenderme, pero imagínense que un terremoto sobre el Vaticano durante un sínodo deja enterrada a toda la curia y obispos del mundo. Cuando después de mucho tiempo, la arqueología los desenterrara, tendrían que decir que toda una tribu de hombres ‘queer’ o no binarios habían sido encontrados, porque ¿de dónde creen que proceden esos faldones, adornos, zapatitos rojos y hebillas más que de las sacerdotisas de la Magna Mater romana? La historia patriarcal es una historia de apropiaciones de todo lo valioso femenino por la inmemorial envidia del macho, como demostró el psicoanalista Bettelheim.

Sigue nuestro ínclito Price contándonos que los vikingos “te podían partir en dos, pero no eran racistas”. Imagino que se refiere a que raptaban mujeres de cualquier lugar y origen, ‘racializadas’ o no, debido a sus uniones polígamas con muchas de ellas y a los infanticidios selectivos de niñas. Pero, eso sí, creían que una parte de su alma era femenina, la ‘fylgja’, subvirtiendo así el estereotipo de machos. ¡No me digas! Debía de ser como en mis tiempos de colegio, en los que muchos chicos del colegio de enfrente eran ”hijos de María”, lo que en nada subvertía su estereotipo de machos. Te lo aseguro.

Total que, o lo ‘queer’ es más antiguo que el hilo negro mientras presume de modernidad, o los arqueólogos ‘guay’ se han puesto a decir tonterías para implementar determinadas ‘agendas’, que han decidido secuestrar a las mujeres de hoy para hacernos irrelevantes en la historia y en la vida real. Pero ya no cuela: hemos estudiado mucho al respecto y nuestra autoridad ya no nos la va a quitar nadie. Y menos una Foundation. Tampoco un diario que era progre.

 

CATEGORÍAS
Comparte

COMENTARIOS

Wordpress (1)
  • comment-avatar
    Osvaldo Buscaya 3 meses

    a) {Ay, qué risa: “Vikingos ‘queer’, transculturales y bastante inclusivos”, titula un artículo de EL PAÍS de 27 de diciembre pasado. Ahora resulta que los vikingos escandinavos eran una monada y seguían la Agenda de la ‘Open Society’ en los siglos VIII, IX y X de nuestra Era. Neil Price, arqueólogo e historiador británico, ha descubierto cosas encantadoras en estos señores que asolaron las costas europeas durante su época dorada. Dice que los guerreros y piratas vikingos “eran asesinos, violadores, esclavistas, pero a la vez crearon arte y poesía hermosos. Una cosa no excluye la otra, ya que la gente puede ser muchas cosas al mismo tiempo”, lo que para Price no supone ninguna contradicción. Muy propio del Patriarcado, que tiene una facilidad asombrosa para vivir en una esquizofrenia estructural muy cómodamente y ser a la vez el doctor Jekyll y mister Hyde sin inmutarse}
    Pues, con los Vikingos ‘queer’ evidenciamos las influencias psíquicas que han demostrado ser eficaces para la afirmación del transexual ecuménico perverso patriarcado elementos de constancia en lo afectivo, la orientación de la voluntad, el alejamiento de la autonomía, la expectación “confiada” en la ley del irresoluble ambiguo sexual varón, todos estos poderes implícitos en su transexualidad que, anulan a la mujer nos muestran su eficacia milenaria. Tratase, evidentemente, de la “soberana personalidad” del ecuménico perverso transexual patriarca psíquicamente.
    Resulta así toda una serie de formas encubiertas, algunas de ellas evidentes, otras solo comprensibles sobre la base de complicadas premisas en las posiciones del transexual ecuménico perverso patriarcado, pues “Es frecuente encontrar jueces muy respetables que a la hora de los tribunales juzgan, con toda la pompa y puñetas del acontecimiento, y por la noche frecuentan los prostíbulos; médicos que curan y curan bien a la par que maltratan a su esposa y a sus hijos; premios Nobel incestuosos; líderes políticos aclamados que han perpetrado verdaderos genocidios en sus propios pueblos; obispos y cardenales pedófilos, que ofician en ceremonias católicas sin pudor alguno; directores y productores de Hollywood, que han realizado verdaderas obras de arte, que nos han encantado, y que luego han sido denunciados como verdaderos depredadores de actrices y otras profesionales del séptimo arte. En fin…qué les voy a contar. Sin embargo, para el Patriarcado, “no supone ninguna contradicción”, porque “la gente puede ser muchas cosas al mismo tiempo”. La gente, no, los tíos machos, sí.”

    b) {Total que, o lo ‘queer’ es más antiguo que el hilo negro mientras presume de modernidad, o los arqueólogos ‘guay’ se han puesto a decir tonterías para implementar determinadas ‘agendas’, que han decidido secuestrar a las mujeres de hoy para hacernos irrelevantes en la historia y en la vida real. Pero ya no cuela: hemos estudiado mucho al respecto y nuestra autoridad ya no nos la va a quitar nadie. Y menos una Foundation. Tampoco un diario que era progre.}
    Pues, para el transexual ecuménico perverso patriarcado es el reconocimiento, de la importancia y naturalidad de esta imposición deliberada, con los medios adecuados bajo su control y con el estado anímico más bien favorable para el sometimiento con lo ‘queer’, en lugar de dejar librada a la mujer a la disposición anímica que pueda aportar a su libre albedrio. El transexual macho adaptara su ecuménica perversión en el espacio tiempo como milenariamente lo ha sido, y hoy aplicando su poder mundial con el falso discurso de elemento denominado coronavirus a nivel globalizado, agregase en exigir la docilidad de la mujer, más del 50% de la humanidad, frente al irresoluble ambiguo sexual varón al punto que, en este estado de sometimiento debería tornarse obediente y crédula en grado casi ilimitado, pero el transexual ecuménico perverso patriarcado ya no puede despertar admiración en calidad de sacerdote a portador del mandato divino que orienta en la actualidad, su hipocresía, de manera tal que pueda cautivar la confianza y buena parte de la simpatía femenina en sus “expresiones igualitarias ‘queer’”
    Un penoso conflicto que la mujer padecería sería; ¿Cómo admitir que el patriarcado es el padre, el hermano, el compañero, el dirigente, el ecuménico, etc., y que en esta regla no habría excepción?
    El sentido y la verdad del feminismo (la mujer) es la derrota del varón; perverso irresoluble y ambiguo sexual
    “El feminismo es única y absolutamente la mujer”
    El discurso de la acción femeninológica, de mi ciencia de lo femenino (Femeninologia), expone al varón frente a aquello que ha silenciado en el pasado; el fundamento agresivo que encubre con su hipócrita moral y ética patriarcal, que se demuestran insostenibles en el presente.
    Por Osvaldo Buscaya (OBya)
    Psicoanalítico (Freud)
    Femeninologia (Ciencia de lo femenino)
    Lo femenino es el camino
    Buenos Aires
    Argentina
    2/1/2021

  • Disqus ( )