Familias monoparentales denuncian la «inacción» de las administraciones en corresponsabilidad: «Tiene que ser un hecho»

Familias monoparentales denuncian la «inacción» de las administraciones en corresponsabilidad: «Tiene que ser un hecho»

Las familias monoparentales cuya situación laboral se ha visto afectada por la actual crisis sanitaria, que no tienen posibilidad de reparto de tareas en el hogar ni opción a acogerse a las medidas de conciliación sin que disminuyan sus ingresos, han hecho un llamamiento a las administraciones para pedir que la corresponsabilidad sea una realidad. «Tiene que ser un hecho», claman.

Como alerta la Federación de Asociaciones de Madres Solteras (FAMS), impulsora de la iniciativa, la situación de las familias monoparentales, la mayoría encabezadas por mujeres, era preocupante antes de la pandemia de la COVID-19 pues una de sus mayores dificultades era poder conciliar su vida laboral y su vida familiar.

La asociación subraya que el 82% de las familias monoparentales están encabezadas por mujeres y, en medio de la crisis provocada por la COVID-19, denuncia que muchas se están viendo obligadas a retirarse del mercado laboral, a perder oportunidades de promoción profesional o a no poder salir a buscar un trabajo digno por lo que su situación se ha agravado.

la FAMS critica «la inacción de las administraciones públicas responsables de garantizar los derechos de la infancia, la igualdad de trato a los diferentes modelos de familia y velar porque la desigualdad de género no cree situaciones de desventaja a las mujeres».

En este punto, indican que la conciliación en las familias monoparentales es aún más complicada y las medidas dirigidas a priorizar el teletrabajo no son siempre posibles para muchas familias monomarentales en las que una sola persona adulta se hacer cargo de los cuidados de sus hijas e hijos.

La asociación alerta de que muchas familias no pueden permitirse la mínima pérdida de salario y, sin embargo, están teniendo que pedir permisos o reducir sus jornadas con el consiguiente menoscabo económico que supone para un modelo familiar ya duramente golpeado por la pobreza.

Según la última Encuesta de Condiciones de Vida cuatro de cada diez familias monoparentales (41,1%) están en riesgo de pobreza, la mitad de las familias monoparentales (52,8%) no tiene capacidad para afrontar gastos imprevistos y el 68,8% llegan con dificultades a fin de mes.

«Las familias monoparentales nos estamos enfrentando a la crisis sanitaria, social y económica del coronavirus sin que las medidas para trabajar y cuidar estén teniendo en cuenta las necesidades de nuestro modelo de familia. Mientras el tiempo pasa, las familias monoparentales sobrevivimos como podemos y cargamos solas con los cuidados, el trabajo (en el mejor de los casos) y el equilibrio emocional», denuncian.

En el 2º Sondeo de FAMS sobre el impacto de la crisis de la COVID-19 en las familias monoparentales, entre las madres que teletrabajan y han respondido, el 94% reconoce que le cuesta mucho concentrarse en casa con los menores reclaman su atención y el 58% dice que no tiene un espacio propio para trabajar. En la misma línea, el informe ‘Mujer y trabajo en remoto durante la Covid-19’, realizado por el Centro Trabajo y Familia del IESE señala como la fatiga mental y el estrés se dispara entre las madres solteras.

Por todo ello, urgen a las administraciones competentes a adoptar medidas para las familias monoparentales dirigidas a aprobar un permiso retribuido 100% para poder reducir la jornada sin pérdida de salario;
garantizar espacios y servicios públicos de cuidado con garantía sanitarias, con prioridad en el acceso y precios bonificados; o generar medidas de corresponsabilidad con lo público.

También reclaman establecer medidas de apoyo domiciliario en los cuidados, tanto en servicios de ayuda a domicilio como ayudas económicas; plantear la opción del teletrabajo el mayor tiempo posible; y generalizar las medidas de flexibilidad horaria de la jornada laboral para las familias monoparentales.

«Las familias monoparentales necesitamos que la corresponsabilidad sea con lo público. Tiene que ser un hecho, no puede ser que estemos conciliando solo con nuestros propios recursos. Las administraciones tienen como obligación facilitar que las personas podamos cuidar con garantías y asegurar unas condiciones de vida digna a todas las familias sin hacer distinciones entre estas», argumentan.

PERMISOS REMUNERADOS
Por otro lado, PETRA Maternidades Feministas ha pedido al Gobierno que tome medidas «seguras y equitativas» para la vuelta al colegio, que tengan en cuenta las necesidades físicas y emocionales de la infancia, atendiendo a las demandas de las familias y del profesorado.

La asociación pide que se legisle «de manera inmediata un permiso universal y remunerado» por el Estado para que la madre o el padre trabajador pueda hacerse cargo del cuidado de sus hijas e hijos que estén en cuarentena, o bien tengan que acogerse al régimen semipresencial de enseñanza, o cualquier otra incidencia que pudiera contemplarse en la escolarización como consecuencia de Covid-19, dejando a los menores sin poder asistir presencialmente al colegio.

CATEGORÍAS
Comparte

COMENTARIOS

Wordpress (0)
Disqus ( )