La valoración de la violencia de genero por los expertos judiciales (I)

La valoración de la violencia de genero por los expertos judiciales (I)

 

            La violencia de género es una realidad devastadora de enormes dimensiones en el mundo. A pesar de ello, la lucha contra la misma no es eficaz ni se logra detenerla. Las causas no solo no se abordan correctamente sino que en determinados aspectos se permiten actuaciones contraproducentes o facilitadoras de la misma.  Es lo que ocurre con la violencia de la pareja íntima, que afecta a las madres y los hijos e  implican en las separaciones a los tribunales de justicia.

En todo el mundo se está llamando la atención sobre las actuaciones judiciales en estos casos que victimizan aún más a las madres y los hijos, violencia institucional añadida sobre las víctimas. Se señala su falta de conocimiento de la misma, pero no es solo ignorancia, sino creencias, estereotipos, sesgos, etc. lo que condena al sufrimiento y al peligro a las mujeres e hijos.  En este sentido parece existir un “posicionamiento” de los tribunales de justicia sobre los derechos de custodia y de visitas de los padres, sean o no maltratadores, un posicionamiento que favorece las custodias compartidas o paternas y la amenaza del SAP.  Es una defensa de los privilegios del hombre y de los padres, en detrimento de los derechos de las madres y los hijos.

Las consecuencias nefastas de dejar la valoración de la violencia de género en personas no capacitadas, que ni la entienden ni creen en ella, se podrían evitar.  Tampoco parece que ayude el asesoramiento de los llamados “expertos” judiciales, que guían las actuaciones judiciales, que según diversos estudios tienen un conocimiento limitado y falta de experiencia en el reconocimiento de la violencia contra la mujer y los hijos.

El control coercitivo está considerado un concepto más amplio de violencia de género, porque aborda la violencia como ocurre en la realidad, con conductas repetidas de abuso sobre la víctima, que le proporcionan al maltratador dominio y control sobre la misma. Afecta al 60-80 % de las mujeres víctimas que piden ayuda e implica a los hijos, que son usados como cónyuge tangencial sustituto.  El control coercitivo tiene una creciente importancia en la literatura científica, se legisla sobre la misma y la valoran múltiples instituciones.

En el artículo de S. Jeffries (2016)  “En el interés superior del abusador: control coercitivo, procedimientos de custodia de los hijos y evaluaciones de «expertos» que guían las determinaciones judiciales” (1), se hace una revisión exhaustiva del conocimiento sobre violencia de los expertos que asesoran a los tribunales de familia en Australia, Reino Unido y EEUU. A través de la investigación de sus informes y entrevistas a los mismos, este artículo analiza el conocimiento de estos expertos, que asesoran a los jueces sobre decisiones relacionadas con las custodias. Los resultados del estudio muestran los conocimientos limitados, sesgados y  estereotipados que tienen, que no consideran ni entienden la realidad de la violencia de género, siendo sus creencias el mayor predictor de las recomendaciones de custodias.

En este artículo “se describe por qué la violencia doméstica (o más específicamente, el control coercitivo) debería ser crucial para los procedimientos de custodia de menores. Lo que se sabe sobre la crianza de los hijos en el contexto del control coercitivo de la violencia, y lo que la legislación ordena a los tribunales que consideren, se yuxtapone en la actualidad a la toma de decisiones judiciales ”.

El artículo “hace un resumen del conocimiento actual sobre el reconocimiento de la violencia doméstica (*) en la práctica judicial, llamando especialmente la atención sobre el papel de la evaluación familiar «experta» en las determinaciones del «interés superior» del niño. Se proporciona una sinopsis exhaustiva de la investigación existente sobre estos informes «expertos» en Australia, Reino Unido y los Estados Unidos. Se concluye que en los procedimientos judiciales, la realidad de vivir con violencia de control coercitivo y los posibles riesgos continuos que representa para los niños y las madres, generalmente se niega. En cambio, las consideraciones de «interés superior» priorizan el mantenimiento de las relaciones entre perpetrador / niño y, por lo tanto, los «derechos del abusador» sobre la seguridad de la víctima. Los funcionarios judiciales no son expertos en violencia doméstica y solo pueden tomar decisiones sobre la base de la evidencia que tienen ante ellos, las evaluaciones realizadas por los «expertos» probablemente juegan un papel importante en las consideraciones de interés superior. Es preocupante la investigación actual que cuestiona seriamente la experiencia de estos «expertos» cuando se trata de procedimientos que involucran acusaciones de control coercitivo de la violencia. Las consideraciones de «interés superior» priorizan el mantenimiento de las relaciones entre perpetrador / niño y, por lo tanto, los «derechos del abusador» sobre la seguridad de la víctima”.

Se concluye que en los procedimientos judiciales, la realidad de vivir con violencia de control coercitivo y los posibles riesgos continuos que representa para los niños y las madres, generalmente se niega

En el siguiente resumen, se aborda la importancia de la violencia doméstica en los procedimientos de custodia de menores, la violencia doméstica en derecho de familia y práctica judicial y la evidencia “experta” en los procedimientos de custodia de menores:

“La violencia doméstica, un crimen de género, se conceptualiza como control coercitivo, un patrón de tácticas de dominación intencional en curso empleadas (generalmente) por perpetradores masculinos con la intención de gobernar los pensamientos, creencias o conducta de sus víctimas femeninas y / o castigarlas por resistir su regulación. El control coercitivo recientemente ha ganado terreno en la literatura académica occidental, narrativas públicas, políticas gubernamentales y leyes”, por ej. se recoge en la  Ley de Delitos Graves del Reino Unido, en el Consejo Nacional del Gobierno de Australia y por el Departamento de Justicia de EEUU que definen la violencia doméstica en relación al control coercitivo.  Las tácticas o comportamientos exhibidos por los maltratadores pueden incluir: abuso emocional, verbal, social, económico, psicológico, espiritual, físico y sexual.

 

Muchos maltratadores nunca usan la violencia física, sino la violencia de agresión menor, otros pueden amenazar con violencia física y ejercerla cuando están perdiendo el control sobre la víctima.  De hecho los mayores predictores de homicidio en pareja íntima son los comportamientos emocionalmente abusivos y controladores y la separación de la relación a instancias de la víctima.  Universalmente las víctimas informan que son los elementos no físicos del abuso los que les causan más dolor y trauma tanto a corto como a largo plazo.

Anteriormente la violencia doméstica y el abuso infantil se trataban como asuntos separados, pero en la actualidad se reconoce cada vez más que la violencia doméstica es un problema de protección infantil, reconocido por las legislaciones de Australia, Reino Unido y EEUU. Esto se debe a un creciente cuerpo de investigación que demuestra la alta concurrencia de violencia doméstica y abuso infantil y la naturaleza abusiva y el impacto negativo en los niños que viven con violencia doméstica.

La violencia doméstica y el abuso infantil con frecuencia ocurren conjuntamente dentro de las mismas familias. En los Estados Unidos, se estima que se abusa entre el 30 y el 60 % de los niños con madres en relaciones abusivas. En Australia, diversos estudios relacionan en altos porcentajes la violencia doméstica con el maltrato infantil, la negligencia con los niños, y los abusos físicos, emocional y sexual.

Los niños que viven con violencia doméstica no solo están expuestos a los eventos violentos, sino que también la escuchan, ven sus efectos, son usados como herramientas de abuso, son culpados, son utilizados como rehenes, pueden intervenir para defender o detener la violencia. Por tanto “la violencia doméstica en las familias, generalmente no ocurre de manera separada de la vida de los niños, no es algo que los niños simplemente presencian a distancia, más bien, es algo que experimentan agudamente.”

Una investigación de Reino Unido estableció que los niños están directamente entrelazados en la dinámica parental de controlar la violencia de manera coercitiva. Los niños expresan claramente una conciencia del comportamiento controlador y la coerción perpetrada dentro de sus familias y describieron los impactos negativos en sus madres víctimas, ellos mismos y la vida familiar. «Describen la interrupción y la angustia que experimentan como consecuencia del control coercitivo y el abuso en la familia». Por lo tanto, los autores argumentan que la «víctima» en la violencia doméstica no es solo el adulto en la díada íntima, sino que los niños también son víctimas directas del control coercitivo.

De hecho, los niños que viven con violencia doméstica, «exhiben niveles de problemas emocionales y de comportamiento, síntomas de trauma y desarrollo social y académico comprometido comparable a los niños que son víctimas directas de abuso sexual y físico, entre otros: sentimientos de tristeza, enojo, confusión, miedo, baja autoestima, ansiedad y otros síntomas de angustia internalizados como enfermedades psicosomáticas, sueño inquieto, pesadillas, insomnio, trastornos alimentarios, auto lesiones, depresión, problemas de comportamiento externo (p. ej., agresión, comportamiento antisocial), bajo rendimiento académico, retraimiento social, poca competencia social, bajos niveles de empatía y, en casos más extremos, trastorno de estrés postraumático.

Al igual que con las madres, el control coercitivo también impone un sentido de restricción en la vida de los niños, que están vigilantes sobre el monitoreo del espacio, el estado de ánimo del perpetrador y aprenden  a manejar lo que dicen y hacen en torno a sus padres antes y después de la separación. Como estrategias claras para mantenerse seguros a sí mismos y a otros miembros de la familia, los niños informaron que monitorean su discurso, su propia presentación, su autoexpresión y sus interacciones sociales. Los niños expresaron el abuso psicológico y la sensación de miedo constante asociado con el control coercitivo como una característica habitual de sus vidas, por lo tanto, lejos de ser testigos pasivos, no es que estén expuestos a la violencia y el abuso, sino que viven con él y lo experimentan directamente, tal como lo hacen los adultos

En consecuencia, vivir con violencia doméstica es en sí mismo una forma de abuso infantil, contemplado así por cambios recientes en la ley australiana, en la que la violencia doméstica se incluye en las definiciones de abuso infantil.

La disolución familiar no significa que el control coercitivo llegue a su fin, sino que continúa después de la separación y a menudo aumenta en severidad, hasta tener consecuencias letales para madres e hijos. Esto es consistente con la definición de violencia doméstica como control coercitivo, ya que la separación envía un mensaje claro a los perpetradores de que están perdiendo poder sobre sus víctimas. Es en la separación y cuando se inician los procedimientos de custodia cuando existe un mayor riesgo para las madres e hijos.

Si bien existe una literatura relativamente expansiva sobre la aparente intrascendencia de la violencia doméstica en las evaluaciones judiciales del «interés superior del niño», se sabe menos sobre los asesores familiares «expertos».

 

 La importancia de la violencia doméstica en los procedimientos de custodia de menores

 

Las denuncias de violencia doméstica y abuso infantil son asuntos centrales en los procedimientos de custodia de menores. En EEUU se estima que el 50% de los casos de custodia en disputa involucran violencia doméstica, también el Instituto Australiano de Estudios de Familia  muestra que las denuncias de violencia conyugal ocurren en más del 51% de los casos, y hasta más del 70% de los casos que no se determinaron judicialmente.

Dados los impactos sobre las madres e hijos, la violencia doméstica es  muy relevante para los procedimientos de custodia de menores. Obviamente, la capacidad parental de los abusadores es cuestionable, las personas que necesitan controlar y abusar de sus parejas íntimas tienen pocas probabilidades de ejercer una buena crianza de los hijos. Un padre que abusa de la madre  no puede poner los intereses de los niños primero, ya que el abuso de su madre es inherentemente perjudicial para los niños.

Sin embargo, esta es solo una característica de los problemas multifacéticos que impregnan la vida de los niños con un padre violento. El control coercitivo a menudo se dirige tanto a las madres como a los hijos,  es común que los maltratadores usen las visitas de niños para continuar el abuso de su ex pareja. Esta es una manifestación de «abuso infantil como abuso de cónyuge tangencial … una táctica de intimidación particularmente efectiva durante la separación … cuando el acceso del delincuente a madre, pero no a los niños, puede ser limitado … el delincuente trata al niño como una extensión de la madre y como una forma de lastimarla o controlarla ”. En el proceso, por supuesto, los niños continúan viviendo y experimentando las consecuencias negativas de la violencia doméstica.

Además, y en contraste con los hombres no abusivos, los perpetradores de violencia doméstica tienden a ser padres de maneras menos positivas para los niños.  Se destacan y describen diversos aspectos de la crianza de los padres, como modelado de rol deficiente, crianza autoritaria/coercitiva rígida, falta de empatía y respeto, abuso psicológico y tácticas de manipulación, posesión, sentido de derecho, etc.

Además de las preocupaciones sobre las capacidades de los hombres abusivos como padres, las madres que han sido víctimas a menudo experimentan desafíos específicos de crianza debido al abuso que sufren.  Esto es preocupante porque una relación positiva con la madre disminuye los impactos negativos de la violencia doméstica en los niños. Por tanto es importante que las madres estén protegidas de la violencia después de la separación y darle tiempo a ambos para sanar, ya que no es raro que los niños sigan temerosos y ansiosos hacia el padre, incluso cuando la violencia doméstica ha cesado.

Violencia doméstica en derecho de familia y práctica judicial

En los Estados Unidos, las Islas Británicas y Australia, vivir con violencia de control coercitivo junto con el derecho del niño a mantener su relación con ambos progenitores ahora se reconoce explícitamente en el derecho de familia como crucial en la determinación del interés superior del niño. Sin embargo, en cada lugar, la investigación es inequívoca: los tribunales de familia casi siempre consideran que el contacto con el padre es lo mejor para el niño, independientemente de si el padre no residente es un perpetrador de control coercitivo, llegando incluso a tener un trato más favorable que con los padres no abusivos.

El creciente cuerpo de investigación que muestra la intrascendencia de la violencia doméstica en los resultados del contacto infantil ha llevado a los investigadores a sugerir que el sesgo de género y la falta de comprensión de la naturaleza del control coercitivo de la violencia y su impacto en las mujeres y los niños podrían tener la culpa, señalando que «la credibilidad otorgada a las mujeres en los procedimientos de los tribunales de familia es menor que la otorgada a los hombres».  Esto se debe a estereotipos de género negativos sobre las mujeres, junto con la comprensión superficial de la violencia doméstica y las tácticas de los maltratadores.

Los estudios muestran, por ejemplo, que si bien los hombres abusivos tienden a minimizar o negar las acusaciones de violencia contra ellos, es más probable que los tribunales vean las acusaciones de violencia de las mujeres como exageradas, falsas o insuficientes.  Del mismo modo, aunque el intento de ruptura de la relación madre-hijo, es una táctica común utilizada por los perpetradores para castigar y controlar a sus víctimas, la ficción judicial prevaleciente es que las mujeres son, en el mejor de los casos, más propensas a ser «progenitores hostiles» y en el peor de los casos responsables de la alienación paterna.  Las acciones protectoras de sentido común tomadas por las madres para protegerse a sí mismas y a sus hijos del maltratador (por ej. no querer ser co-progenitor, revelar su dirección residencial o apoyar visitas sin supervisión) con frecuencia se interpretan como irrazonables, hostiles y potencialmente alienantes, como lo son sus reclamaciones sobre los riesgos futuros que tienen sus hijos con los padres violentos.

En los Estados Unidos, Meier dice “es muy inusual para una víctima, que un tribunal reconozca que defiende sinceramente la seguridad de sus hijos. Más bien, su condición de litigante, madre y víctima, parece garantizar que será vista como meramente interesada y, en el peor de los casos no creíble. Por el contrario, las demandas de los hombres para acceder a sus hijos generalmente se cumplen con la presunción de buena fe, incluso cuando esos hombres son juzgados como maltratadores”. En realidad, los hombres que perpetran violencia doméstica con frecuencia buscan resultados (por ejemplo, custodia física exclusiva o conjunta) en los que no tienen un interés genuino.

Los tribunales tienden a sobrevalorar los reclamos de los padres sobre el deseo de un amplio acceso a sus hijos. En lugar de ser de «buena fe», ahora está bien establecido que el litigio es utilizado principalmente por los perpetradores como una extensión de poder y control. Proporciona una vía a través de la cual pueden continuar intimidando e incitando al miedo en sus víctimas.

Otros aspectos de la literatura de investigación sobre el desconocimiento judicial de la violencia doméstica y / o el sesgo de género incluyen: la consideración del control coercitivo como violencia mutua o como indicativo de una relación de «alto conflicto», en lugar del resultado de la disfunción del perpetrador;  mantener a las madres con estándares más altos que a los padres; restringir el contacto entre el niño y la madre (en lugar de apoyarlo) cuando cuestionan la capacidad parental de la víctima; tratar la violencia doméstica (pasada y presente) como algo ajeno a los autores de la crianza de los hijos o el bienestar de los niños.

En la parte II se aborda “la evidencia “experta” en los procedimientos de custodia de menores: ¿qué nos dice la investigación?”. En ella a través de diversos trabajos de investigación se analiza como es valorada la violencia contra la mujer y los hijos por los expertos judiciales. Se comparan dos visiones diferentes, el enfoque de la teoría familiar sistémica y el del control coercitivo, ambas sirven de apoyo teórico muy diferente para estos expertos que valoran la violencia contra la mujer y los hijos.


(1) In the best interests of the abuser: coercive control, child custody proceedings and the “expert” assessments that guide judicial determinations (2016) S. Jeffries.  Escuela de Criminología y Justicia Criminal, Instituto Griffith de Criminología (Australia). https://doi.org/10.3390/laws5010014

( * ) la literatura científica utiliza diferentes términos para referirse a la violencia contra la mujer

 

CATEGORÍAS
Comparte

COMENTARIOS

Wordpress (0)
Disqus ( )