Y sin embargo, las mujeres existimos

Y sin embargo, las mujeres existimos

 

“Y sin embargo, se mueve” es una afirmación que se le atribuye a Galileo Galilei quien, aún condenado, se negó a retractarse de su teoría heliocéntrica. Demasiadas personas a lo largo de la historia han sido condenadas de diferentes formas por atreverse a afirmar evidencias o a proponer avances que en su momento se consideraron imposibles y hoy sabemos que son lo que nos hace mejores. Demasiadas personas que contestaron a prejuicios, supersticiones e injusticias fueron duramente penalizadas y, sin embargo, son quienes han hecho de este un mundo mejor, más justo e igualitario.

El movimiento feminista ha sido ejemplo relevante de ello. Cuando defender la igualdad entre los sexos podía costar la vida (y aún sucede en buena parte del mundo), muchas lo hicieron, enfrentándose, en el mejor de los casos a la incomprensión y en el peor, a ver comprometida su integridad, personal y física, cuando no a verse abocadas a una vida extremadamente solitaria y hostil. Y, sin embargo, la razón y la justicia estaba, está y estará con ellas, con nosotras.

Hoy no se tacha a las feministas de histéricas, de varones frustrados o de peligro para la sociedad. O, al menos, no abiertamente. Al menos, no sin disimulo, no sin el rodeo oportuno. No obstante, sigue siendo duro, muy duro, militar por la causa de la igualdad entre los sexos. Por todas partes surgen, como advirtiera Susan Faludi, reacciones patriarcales dispuestas a arruinar lo logrado. Algunas son fácilmente detectables. Los ataques a la igualdad entre los sexos promovidos por el conservadurismo o la extrema derecha son una constante y manejarse con ellos es duro, agotador, pero, al menos, previsible y por ello, más “sencillo”.
Pero otras reacciones contra la igualdad entre los sexos provienen de sectores a priori poco sospechosos de poder suponer una involución. Poco sospechosos por utilizar la ya advertida estrategia del Caballo de Troya, como han advertido Valcárcel o Miyares pueden causar, sin embargo, involuciones mucho más severas que las propias de la extrema derecha o los fundamentalismos conocidos.

Me estoy refiriendo a la teoría queer y a los sectores organizados entorno a ella, lo que Alicia Miyares ha denominado “transgénero neoliberal”. Lo que hace poco tiempo parecía un debate teórico muy poco relevante para el día a día de las mujeres e incluso innecesario combatirlo en la agenda feminista hoy se ha convertido en una gran disputa capaz de arrinconar al movimiento feminista. O de intentarlo.

Resulta inexplicable cómo una teoría de bagaje eminentemente pobre y un barullo conceptual significativo pueda oponerse a un marco teórico-explicativo amplio y preciso de tres siglos con éxitos concretos y esenciales: todos los derechos y libertades que hemos conquistado las mujeres. Se opone generando sorprendentemente no pocas adhesiones, tan rápidas como acríticas.

El feminismo no niega la evidencia científica de la diferencia sexual, ni la impugna ni la lamenta, pues sería tan absurdo como negar, impugnar o lamentar que la especie humana sea bípeda o implume.

El feminismo defiende la igualdad entre los sexos. Esto es, que hombres y mujeres, o, en términos más apegados a la biología, los machos y las hembras que componemos la especie humana debemos tener los mismos derechos y libertades y gozar de la misma consideración y la misma dignidad. En consecuencia, se denuncia como ilegítima toda desigualdad provocada por el patriarcado, es decir, el sistema de dominación que privilegia a los hombres, como grupo, y subordina y oprime a las mujeres por el hecho mismo de ser mujeres, es decir, por ser las hembras de la especie humana. Teniendo el feminismo una gran capacidad y solvencia explicativa ha empleado el término género para señalar al conjunto de normas, estereotipos, prohibiciones y prescripciones que se imponen a cada sexo de modo ilegítimo, injusto e insustentable racional y científicamente. Lo hace con el fin de reproducir y mantener la desigualdad entre los sexos y, en consecuencia, la subordinación del sexo femenino al sexo masculino que acabo de subrayar. El género subordina al sexo femenino y privilegia al masculino.

El feminismo no niega la evidencia científica de la diferencia sexual, ni la impugna ni la lamenta, pues sería tan absurdo como negar, impugnar o lamentar que la especie humana sea bípeda o implume. Existen dos sexos. Lo que impugna radicalmente es que a partir de la constatación empírica del dimorfismo sexual de la especie, se haya establecido una jerarquía absoluta y que el sexo masculino haya sometido, violentado, dominado y explotado al femenino. (No hablamos de que absolutamente todos los hombres hayan sometido a las mujeres, sino de los hombres como grupo, en tanto que mitad privilegiada, al margen de que muchos de ellos no ejerzan la dominación para la que el sistema les legitima plenamente). Lo que el feminismo niega e impugna es el género, por ser la herramienta de opresión patriarcal, es decir: todo el conjunto de estereotipos que, por aplicarse ilegítimamente a los sexos, reproducen la jerarquía patriarcal que el feminismo lleva denunciando más de tres siglos.

La teoría queer, intenta, en vano, impugnar el núcleo teórico del feminismo al negar que el sexo sea una realidad material biológica y al negar también el carácter opresor del género. Considera a ambos, sexo y género, construcciones culturales, artificiales, inventadas y reivindica no la abolición del género en tanto que resultado de la opresión patriarcal sino su legítima afirmación como identidad deseable y modificable al gusto del sujeto, como identidad paródica asumible o no en cada momento por un sujeto que “juega” con el género y asume, parodiándolos, los estereotipos de género (y, por tanto, patriarcales) preferidos en cada momento. Así, el género no es más que una identidad sentida por el individuo, deseable, mutable y elegible y el sexo, ya no es realidad biológica sino también constructo cultural y social, dependiente de lo sentido por cada individuo en cada momento y, en consecuencia, inverificable objetivamente. Desde la teoría queer, antifeminista y antimaterialista, se niega la existencia del patriarcado por considerar que aporta un marco explicativo excesivamente rígido para una pluralidad de individualidades que desborda el modelo de subyugación de un sexo a otro. En este sentido, se da al feminismo por finiquitado y superado. (J. Butler, El género en disputa).

Partiendo de los presupuestos teóricos resumidos en este texto, ciertos colectivos queer están intentando frenar la agenda feminista para imponer la suya. Otra agenda en la que la opresión de las mujeres deja de ser el centro de análisis y acción política para alcanzar la emancipación de las mujeres y igualdad entre los sexos. A cambio, se propone (o, mejor dicho, se impone) la defensa de los géneros como identidades vindicables y asumibles según el deseo de cada individuo, pues se definen como mutables y variables a lo largo de la vida de un ser humano, algo que en España empieza a cristalizar en los últimos anteproyectos de ley presentados por el actual gobierno (Ley Orgánica de Garantía de la Libertad Sexual, perfectamente analizada por la Alianza contra el Borrado de las mujeres)[1], De este modo y como acabamos de decir, los géneros ya no son conceptualizados como herramientas de opresión sino identidades inocuas y vindicables que el individuo asume a su gusto y con pleno derecho. Al mismo tiempo, se niega el sexo como realidad material, de modo que ser hombre o ser mujer ya no es una realidad biológica y empírica constatable y evidenciable sino un sentimiento subjetivo de cada persona inverificable y sólo sujeto a una sensación personal de cada cual.

Otra agenda en la que la opresión de las mujeres deja de ser el centro de análisis y acción política para alcanzar la emancipación de las mujeres y igualdad entre los sexos. A cambio, se propone (o, mejor dicho, se impone) la defensa de los géneros como identidades vindicables y asumibles según el deseo de cada individuo,

La consecuencia política de dicha teoría es que si ser mujer ya no es una realidad material y biológica concreta, el sujeto político del feminismo desaparece. Y sin sujeto político que busque su propia emancipación, esta misma deja de ser un objetivo teórico y político concreto y defendible. Si no hay sujeto político concreto que vindique su emancipación, las mujeres desaparecen o se diluyen o rebajan a “mero sentimiento subjetivo e interno de un sujeto” y sus posibilidades de emancipación se vuelven impracticables.
Cuando se aseveran afirmaciones como las que estoy defendiendo en este texto, es frecuente que a quien las emite se le acuse de transfobia o de TERF (Trans-Exclusionary Radical Feminist, esto es, feminista radical que excluye a las trans del movimiento feminista). A las feministas críticas con la teoría queer y con el transgénero neoliberal, en la terminología siempre precisa de Alicia Miyares[2], se nos acusa de mantener un discurso ultraconservador alineado con el de la derecha más integrista o con el de la iglesia católica que afirmaba “Los niños tienen pene, las niñas tienen vagina. Pero, ¿qué hay de cierto en estas acusaciones? Nada.

El feminismo no sólo reivindica la igualdad entre los sexos y el fin de la opresión de las mujeres. En tanto que universalismo e internacionalismo, sostiene la plena igualdad de todos los seres humanos, su dignidad plena y la plena consecución de derechos y libertades para que la humanidad como grupo y cada uno de sus individuos particulares goce de una vida digna, segura, plena en libertad donde desarrollarse íntegramente. Eso incluye, como no podría ser de otro modo, a las personas transexuales.

Esto es perfectamente compatible con denunciar la incoherencia teórica del planteamiento queer. Decir que existen dos sexos, que son realidad material biológica y que son una evidencia empírica constatable no compromete, en absoluto, la dignidad y libertad de las personas transexuales. No entorpece la vindicación de igualdad de derechos y oportunidades y no impide la persecución de trato vejatorio o discriminatorio que se pueda cometer contra dicho colectivo. Lo que se cuestiona son las incoherencias teóricas que ciertos discursos queer han introducido y que arruinan la posibilidad de igualdad entre los sexos. Discursos queer que, en tanto que niegan la materialidad del sexo y lo fían todo a un sentimiento subjetivo también resultan preocupantes e indeseables también para algunas transexuales feministas como Olga Baselga, abolicionista y traductora de textos críticos con la teoría queer o Lucía Siading Bisbal, colaboradora en Tribuna Feminista.

Es posible defender lo anterior al tiempo que se evidencia cómo la teoría queer es esencialista y sexista. El género elevado a categoría vindicable supone la aceptación acrítica de los estereotipos patriarcales. Supone que el sujeto político de las mujeres pasa a ser indeterminado y el feminismo deja de ser una lucha por la igualdad y la emancipación sexual para pasar a ser la vindicación acrítica de un conglomerado de identidades subjetivas e individuales perfectamente compatibles con el mandato patriarcal que esencializa y naturaliza el género.

Si ser una mujer NO depende del sexo biológico sino de ajustarse al rol sexista de lo que el patriarcado ha prescrito para el sexo femenino, lo hasta ahora revolucionario (dejar de cumplir la norma sexista) deja de considerarse éticamente justo, y cumplir el rol de género pasa a ser de nuevo el modelo legítimo y el único modo de definir lo que es (y lo que debe ser) una mujer (o un hombre).

En este sentido, se observa en redes cómo a las feministas que enjuician críticamente los postulados queer se les amenaza, se les insulta, se les acusa de transfobia aun cuando repitan por activa y por pasiva su plena y convencida adhesión a la defensa de los derechos y las libertades de las personas transexuales. Pese a ello les rebaten afirmando que “son más mujeres que ellas”, que “son mujeres mejoradas porque no sangran como ellas” o con numerosas mofas riéndose de los dolores menstruales que ellas, a diferencia de las “cis”, no tienen que sufrir pese a ser mujeres, y un largo etcétera.

a las feministas que enjuician críticamente los postulados queer se les amenaza, se les insulta, se les acusa de transfobia aun cuando repitan por activa y por pasiva su plena y convencida adhesión a la defensa de los derechos y las libertades de las personas transexuales.

Acoso similar, e incluso más vehemente, sufren las lesbianas que hacen valer y expresan abiertamente su opción sexual. Como respuesta, reciben afirmaciones como “las buenas lesbianas practican felaciones” o a “las lesbianas les gustan los penes femeninos” que se repiten diariamente acompañadas de amenazas e insultos a las que subrayan que su preferencia sexual se dirige concretamente a las hembras humanas de su especie (parece forzado subrayarlo así, pero lamentablemente las aclaraciones de lo hasta hace poco evidente se han vuelto necesarias). De hecho, las que insisten en la legitimidad de su opción sexual tienen que soportar que les digan que sufren una filia enfermiza respecto a los genitales femeninos ya que, se les explica, no les gustan las mujeres sino las “mujeres con vulva” y que por tanto se reducen a sí mismas y al resto de las mujeres a la mera genitalidad. ¿No es evidente, por muchas palabras “nuevas” que se le ponga y por mucho que se retuerza el argumento para que parezca aceptable, que lo único que enfada es que las mujeres vindiquen su plena autonomía sexual al margen del modelo falocéntrico?

Las mujeres fuimos “los varones en potencia”, los “varones imperfectos”, “lo que no era un hombre” o, en definitiva, como aseveraba Simone de Beauvoir, “lo otro”. Siempre a expensas de un modelo definido y concreto del que nosotras éramos copia imperfecta, fallo lamentable, aborto de la naturaleza, frente al ideal consagrado en el androcentrismo. Ahora, que ya no se nos puede negar la humanidad y que ya habíamos adquirido una entidad de significado autónoma y completa, se reedita el ser “lo otro” y se impugna de nuevo nuestra realidad biológica de las mujeres, siempre negada, siempre rebajada. Definir a las mujeres trans como las que no están conformes con el género asignado frente a las mujeres cis, que sí lo estarían, es un insulto intolerable. Como subraya Ángeles Álvarez, “lo contrario a una mujer cis, es una mujer feminista”. Porque el género no es identidad deseable sino opresión que rechazar y abolir. Ninguna feminista acepta su género. Ninguna.

El sujeto del feminismo somos las mujeres. Mujeres somos las hembras de la especie humana. Y ser hembra de la especie humana depende de la evidencia biológica. Si a las mujeres no se las define por la biología, la otra opción es definirlas en función de lo que el género, y, por tanto, según lo que el patriarcado dice que debe ser una mujer. Las mujeres y hombres transexuales merecen pleno respeto, plena dignidad y que se persiga cualquier trato vejatorio y discriminatorio contra ellos. Pero afirmar que las mujeres o que las mujeres lesbianas responden a una definición objetiva, concreta y estable, y, por supuesto, legítima, no puede considerarse nunca, en ningún caso, transfobia. Demasiado tiempo siendo “lo otro” por exigencia misógina como para volver a serlo por exigencia queer.

Y sin embargo, pese a la misoginia queer, las mujeres existimos.


[1]https://mcusercontent.com/55e31d757fa3b1b6a4c4c02d6/files/2737c5c5-89dd-4c04-a321-d170fe1a1524/Alegaciones.pdf

[2] https://www.youtube.com/watch?v=i7FFxFBbKXA&t=1696s

CATEGORÍAS
Comparte

COMENTARIOS

Wordpress (1)
  • comment-avatar
    Osvaldo Buscaya 2 meses

    «Hoy no se tacha a las feministas de histéricas, de varones frustrados o de peligro para la sociedad. O, al menos, no abiertamente. Al menos, no sin disimulo, no sin el rodeo oportuno. No obstante, sigue siendo duro, muy duro, militar por la causa de la igualdad entre los sexos. Por todas partes surgen, como advirtiera Susan Faludi, reacciones patriarcales dispuestas a arruinar lo logrado. Algunas son fácilmente detectables. Los ataques a la igualdad entre los sexos promovidos por el conservadurismo o la extrema derecha son una constante y manejarse con ellos es duro, agotador, pero, al menos, previsible y por ello, más “sencillo”.»
    Pues, en éste “balbuceo”, sobre una situación milenaria de sometimiento patriarcal, el feminismo, que deberá tomar el poder sobre el varón, nos presenta un lineamiento positivo en el sentido de la vital y absoluta claridad de contemplar lo esencial de la fase oral, sádica anal y fálica en la educación del infante. Educación bajo el control absoluto de la mujer. Esta situación que presenta la civilización patriarcal, con sus “expresiones”, “deseos de igualdad”, “convenciones”, “pronunciamientos locales e internacionales”, “cartas de intención”, “protocolos”, etc., no nos enseñaría nada nuevo; pero de todos modos esta “metamorfosis” da, alcanzando igual resultado, la impresión plástica de una voluntad que tiende hacia un fin determinado y no contradice aún más enérgicamente la concepción de que era puramente casual, y no necesitada de explicación alguna su irresoluble perversión y ambigüedad sexual.
    En lo personal, ya, no siento identificación absolutamente alguna con ningún integrante de esta “civilización” en ningún orden, considerando que, ya, no tiene sentido él existir.
    Osvaldo Buscaya
    OBya
    Psicoanalítico (Freud)
    Femeninologia Ciencia de lo femenino
    CABA
    Argentina
    7/6/2020

  • Disqus ( )