Red Española del Pacto Mundial, considera lentos los avances en brecha salarial y techo de cristal.

Red Española del Pacto Mundial, considera lentos los avances en brecha salarial y techo de cristal.

 

La directora ejecutiva de la Red Española del Pacto Mundial, Cristina Sánchez, considera que los cambios en los planes de igualdad de género de las empresas españolas –recogidos en el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) número cinco– son «lentos», así como que «todavía» no se está llegando a una igualdad de género «real», especialmente en aspectos como la brecha salarial o el techo de cristal.

Así lo asegurado en una entrevista con Europa Press con motivo de la publicación de informe anual de la organización ‘Comunicando el progreso 2019. La integración de los ODS y los Diez Principios en las empresas españolas’, en el que se examinan los progresos de las empresas españolas adheridas a la iniciativa en acciones relativas al desarrollo sostenible y la responsabilidad social empresarial.

«La gran mayoría de las empresas, creo que el 76 por ciento, dice tener planes de igualdad, pero los resultados aún no están ahí. Estamos viendo cambios muy interesantes y todavía tiene que haber un cambio generacional, pero una cosa es que las empresas vean que pueden tener un mayor impacto en unas áreas y otra es que se hayan conseguido las metas que plantean los ODS», ha subrayado.

Sánchez sostiene que, aunque las empresas se comprometen en sus estatutos a fomentar la consecución de distintos ODS, este hecho no se traduce en «acciones concretas» para medir el impacto de su acción en este sentido, por lo que destaca la importancia de que las compañías fijen «objetivos cuantificables y con límite de tiempo» para avanzar en cada una de las áreas.

En este sentido, explica que en la reducción de las emisiones de CO2 es «necesario» que la empresa se comprometa a reducir en un porcentaje determinado sus emisiones para 2025 o 2030, lo que, según apunta, la «obligará» a poner en marcha un plan de acciones concretas para poder prever con tiempo cómo se realizará dicha reducción de emisiones.

Asimismo, reconoce que es «imposible» que se trabaje con la misma intensidad en la consecución de todos los ODS y matiza que cada empresa, dependiendo de su zona geográfica y sector y el impacto que tienen sobre las comunidades locales, tendrá más influencia sobre unos ODS concretos.

Sánchez ha resaltado que los objetivos en los que las empresas pueden tener un mayor impacto es en aquel relativo al trabajo decente porque «son las mayores empleadoras que hay», en el que se centra en la igualdad de género y en el que se relaciona con el consumo responsable. «Es lógico que haya otros ODS en los que las empresas identifiquen un menor impacto. El ejercicio que deben hacer es identificar aquellos en los que pueden tener más influencia», afirma.

De este modo, ha subrayado las dificultades que tienen las pymes para identificar su impacto en los derechos humanos porque no se sienten identificadas con este área «al operar en mercados en los que están regulados».

«DESCONOCIMIENTO» EMPRESARIAL SOBRE LOS DDHH

Por otro lado, la directora de la organización reconoce que existe un desconocimiento generalizado en el mundo empresarial acerca de lo que son los derechos humanos y ha recordado que la ONU lanzó recientemente un mensaje en el que destacaba que todas las empresas, independientemente de su tamaño y sector, pueden tener un impacto en el respeto de los derechos humanos.

«Una gran empresa con una cadena de funcionamiento compleja en el sureste asiático, por ejemplo, no tiene los mismos riesgos que una pyme española. Hay que hacer una identificación en cada grupo de interés y determina cómo puede realizar una empresa acciones concretas en este sentido», ha apostillado.

Sin embargo, indica que esta situación afecta también a grandes empresas, a pesar de que estén empezando a realizar análisis en sus cadenas de suministro o exigiendo a sus proveedores que cuenten con protocolos de no discriminación o salud y seguridad, entre otros, para asegurarse de no incurrir en una violación de los derechos humanos.

En esta línea, sostiene que uno de los grandes desafíos de la Red Española del Pacto Mundial es determinar de qué manera se puede catalizar este asunto para que las empresas «reaccionen» y «avancen a un ritmo más acelerado».

En otro orden, Sánchez asegura que es «estupendo» que el nuevo Gobierno haya mantenido la Dirección General de Responsabilidad Social Empresarial (RSE), con Maravillas Espín al frente, y le ha mostrado su apoyo para «trabajar y colaborar» de manera conjunta en la consecución de estos retos porque, a su juicio, la administración pública es «un actor fundamental» para potenciar el papel del sector privado en los temas relativos al desarrollo sostenible.

PYMES Y ODS

En cuanto a la situción de las pymes, Sánchez por el momento descarta que desde la organización se pueden realizar estudios concretos sobre el impacto de los ODS en las pyme porque, según explica, muchas de ellas no cuentan con informes de sostenibilidad, su mayor fuente de información.

Así, apunta que se ha desarrollado la ‘Guía para las pymes ante los ODS’, en la que se explica a este tipo de empresas cómo introducir estos objetivos en su gestión. «Creemos que los esfuerzos del Pacto Mundial con las pymes deben consistir en darles herramientas de gestión», ha subrayado.

Esta guía recoge pasos concretos para que las pyme puedan introducir los ODS en sus sistemas de gestión, así como reflexiones sobre cuál es su papel en este aspecto y qué oportunidades de negocio tienen dentro de la Agenda 2030.

Asimismo, Sánchez ha resaltado que la organización cuenta con un plan de acción dirigido a pymes, dentro del cual se realizan sesiones presenciales en distintas comunidades autónomas y colaboraciones con la CEOE y la Cámara de Comercio de España «para poder llegar a pymes de todas las comunidades y sectores».

CATEGORÍAS
Comparte

COMENTARIOS

Wordpress (0)
Disqus ( )