Fui gestante subrogada altruista y ahora estoy en contra de TODA subrogación

Fui gestante subrogada altruista y ahora estoy en contra de TODA subrogación

Escrito por NMN

Traducido por Berta O. García @Omnia_Somnia

Fui gestante altruista para una amiga y un amigo que eran pareja; gesté y di a luz a gemelos. Fue una experiencia increíblemente traumática y tuve que recibir tratamiento por el trastorno de estrés postraumático (TEPT) que me provocó. Nunca hablo con nadie sobre mi experiencia, ya que todavía la encuentro completamente devastadora.
Únicamente oímos hablar de experiencias positivas en los medios, impulsadas por las organizaciones que promueven la subrogación. Es importante que la gente sepa también que la subrogación puede salir muy mal, así como el impacto que deja para toda la vida en las mujeres que ofrecen sus cuerpos para que otros los usen.
Me convertí en gestante para una pareja de amigos. Creía ingenuamente que, dado que los partos de mis propios hijos habían ido bien, sería igual de fácil en un embarazo subrogado. Pensé que había investigado mucho y hablé con otras gestantes sustitutas antes de embarcarme en ello.

Únicamente oímos hablar de experiencias positivas en los medios, impulsadas por las organizaciones que promueven la subrogación.

Sin embargo, acepté hacerlo antes de saber lo suficiente sobre los procedimientos médicos extremadamente intrusivos y dañinos a los que tendría que someterme. Creía ingenuamente que simplemente me serían implantados los embriones atendiendo a mi propio ciclo menstrual. No sabía que mi ciclo natural tendría que detenerse químicamente, ni la cantidad de hormonas dañinas y sintéticas que tendría que tomar para crear un ciclo artificial que estuviera coordinado con el de la donante de óvulos.
Una vez que descubrí la cantidad de hormonas que tendría que tomar, sentí que no podía dar marcha atrás sin destrozar a mis amigos. Seguí adelante muy a pesar mío y de las advertencias de mi propio instinto, porque no quería que se ofendieran ni que se disgustaran.

Con el fin de aumentar las posibilidades de éxito, también me convencieron de que me dejara implantar dos embriones. Ahora sé que yo no tenía pleno conocimiento de que gestar y dar a luz gemelos suponía mayores riesgos para mí.
Echando la vista atrás, veo que sacrifiqué mi propia salud y seguridad para dar prioridad a los deseos de los padres intencionales. Me doy cuenta también de que, cuando tomé aquellas decisiones, mi estado psicológico revela que sufría complejo de mártir y que era demasiado abnegada. Pasé completamente por alto mis prioridades personales. Todo era debido a mi falta de autoestima y de asertividad, y porque sólo me valoraba a mí misma por lo útil que era para los demás. Tenía un sentido hipertrofiado de la «entrega».

Con el fin de aumentar las posibilidades de éxito, también me convencieron de que me dejara implantar dos embriones. Ahora sé que yo no tenía pleno conocimiento de que gestar y dar a luz gemelos suponía mayores riesgos para mí.

Esto es algo muy común en las mujeres, ya que la socialización femenina fomenta y entrena a las mujeres y a las niñas a colocarse en segunda posición, a dar prioridad a los demás y a ser «amables». Esta socialización y psicología femeninas deben ser objeto de investigación y estudio y ser tenidas muy en cuenta en el contexto de las gestantes altruistas.

A lo largo del embarazo, experimenté celos y enfados repentinos por parte de la madre intencional, molesta porque yo podía quedar embarazada tan fácilmente. Ambos, tanto ella como él, me presionaban sobre cómo y dónde tenía que dar a luz. Tenía que ser muy asertiva para dejar claro que se trataba de mi cuerpo y que el proceso fisiológico del parto funciona mejor cuando la madre se siente completamente segura y da a luz de la manera en que se siente más cómoda. Tuve que dejar muy claro que esas decisiones me concernían sólo a mí.
Sentí que se creían –hasta cierto punto– «dueños» de mi útero y de mí, y que «merecían» dirigir el parto porque veían a los bebés como «suyos».
El parto resultó ser traumático en extremo, con uno de los bebés ingresado en la unidad de cuidados intensivos neonatales y yo con desgarro perineal de segundo grado.

A partir de ahí, comenzó una horrible pesadilla que duró dos años, ya que las matronas se movieron rápidamente para culparme a mí y acusarme falsamente de haberles impedido ayudar en el parto. Esta culpabilización es una experiencia ya familiar entre las mujeres que sufren partos traumáticos; vivimos en una cultura en la que ya sabemos que la sanidad pública hará todo lo posible para evitar la responsabilidad en las demandas por negligencia médica. Hubo cuatro investigaciones distintas por parte del colegio oficial independiente de matronas que concluyó que todas las matronas que intervinieron en el parto fueron culpables de no intervenir en un caso de emergencia y de no controlar la salud fetal durante el parto. El trauma del parto se agravó posteriormente por el trauma de ser culpabilizada y de tener que soportar durante dos años un montón de investigaciones que finalmente me exoneraron de culpa. En lugar de seguir adelante con mi vida después de la subrogación, tuve que revivir el trauma una y otra vez durante todo el tiempo que duraron las investigaciones.

Tras el parto, la madre y el padre intencionales me abandonaron más o menos por completo, dejaron que me las arreglara por mi cuenta para hacer frente a las mentiras de las matronas y la revictimización de la que fui objeto. No me apoyaron ni me defendieron y me quedé sola para sobrellevar las diversas investigaciones.
Me dolió muchísimo que no me invitaran al bautizo de los gemelos. Me utilizaron por mi útero y luego me desecharon cuando ya no me necesitaban. Fue la experiencia más degradante y horrible. Mi salud mental colapsó y, dos años después de aquel parto traumático, me diagnosticaron trastorno de estrés postraumático (TEPT), por lo que tuve que ponerme en tratamiento.
Nunca le cuento a nadie lo que pasó, ni siquiera a mis parientes más cercanos, no quiero revivirlo. Sólo me decidí a hacerlo a raíz de la Law Commissioners’ consultation. [1]

Me quedaron secuelas del parto, incontinencia y diástasis de rectos (separación de los músculos abdominales) que me provocan problemas a diario. No sé cuáles serán los efectos para mi salud a largo plazo de las grandes cantidades de hormonas sintéticas que tuve que tomar, ni el posible aumento del riesgo de cáncer de mama, ya que no amamanté a los bebés.
Ahora estoy absolutamente en contra de TODAS las subrogaciones, tanto de las comerciales (que en mi opinión son completamente inmorales) como de las no remuneradas o altruistas. El riesgo de abuso es demasiado grande. No se debe alentar a las mujeres a poner en peligro su salud y seguridad emocional y física por la «necesidad» de otras personas de tener bebés. Las mujeres importan. No se debe alentar a las mujeres a ponerse en segundo lugar ni a arriesgar nuestras vidas por otras personas.
Recomiendo ilegalizar TODAS las subrogaciones como lo han hecho otros países. La ley no debe modificarse para facilitar la explotación de las mujeres, tanto de las mujeres que son vulnerables por su pobreza como de las que simplemente tienen buenas intenciones y están mal informadas como yo.

También pienso a menudo en la pobre y joven estudiante de Europa del Este que tuvo que soportar la extracción de óvulos –y sus consecuencias para toda la vida– para pagar sus estudios. Hay muy poco de «ético» en la subrogación.

Comparte tu historia
Creemos que hay muchas mujeres que sufren en silencio una experiencia infeliz, dañina o traumática después de «donar» sus óvulos o de haber sido «gestante sustituta» en beneficio de otras personas. Si desea compartir su historia de forma anónima, nos encantaría saber de usted. https://nordicmodelnow.org/share-your-surrogacy-or-eggsploitation-story/

[1] En Gran Bretaña, período de consulta abierto del 6 de junio al 11 de octubre de 2019 con el fin de reformar la actual ley de subrogación.

Artículo publicado en https://nordicmodelnow.org/2020/01/29/i-was-an-altruistic-surrogate-and-am-now-against-all-surrogacy/

CATEGORÍAS
Comparte

COMENTARIOS

Wordpress (0)
Disqus ( )