En España viven aproximadamente 70.000 mujeres que proceden de países donde la mutilación es una realidad cotidiana

En España viven aproximadamente 70.000 mujeres que proceden de países donde la mutilación es una realidad cotidiana

 

La secretaria de Estado de Migraciones, Hana Jalloul, ha defendido la necesidad de «sensibilizar» y «trabajar con firmeza» contra la mutilación genital femenina, una práctica de «violencia extrema» que «subyuga» a la mujer.

Así lo ha manifestado durante la IX Jornada Internacional contra la Mutilación Genital Femenina ‘Vivir con mutilación genital
femenina. Construyendo una atención integral de calidad’, organizada por la Unión de Asociaciones Familiares (UNAF) con motivo del Día Internacional de Tolerancia Cero a la Mutilación Genital Femenina, que se celebra el 6 de febrero.

Jalloul, que ha inaugurado la jornada, ha expuesto un testimonio de una víctima de la mutilación femenina. «Solo nos sensibilizamos cuando oímos testimonios cercano y no debería ser así», ha argumentado al respecto.

Así, ha mencionado las palabras de una «superviviente» de la mutilación genital femenina: «‘El momento más duro de mi vida ha sido cuando di a luz y me dieron a esa criatura entre mis brazos. Al ver que era niña pensé ¿y por qué tenía que ser niña?'».

«No podemos permitir que las mujeres tengan miedo. Miedo a ser mujer porque te intenten violar o mutilar», ha declarado Jalloul tras exponer este testimonio en primera persona. Según ha incidido, es una «obligación moral» luchar «con firmeza» contra «este tipo de prácticas que lo que hacen es subyugar a la mujer para que dejen de ser ellas mismas».

En todo el mundo se calcula que hay al menos 200 millones de niñas y mujeres mutiladas, entre las que más de 40 millones son niñas menores de 14 años, según ha señalado la secretaria de Estado. Esta práctica se realiza sobre todo en países de África y de Oriente Medio, aunque también es común en la India, Indonesia, Iraq y Paquistán, así como entre algunas comunidades indígenas de Latinoamérica, tal y como ha expuesto.

En España se estima que viven aproximadamente 70.000 mujeres que proceden de países donde la mutilación es una realidad cotidiana, de las cuales cerca de 18.000 niñas menores de 14 que podrían ser mutiladas, especialmente en los momentos en los que se desplazan a su país de origen. «El Estado tiene que trabajar en proteger a nuestras niñas», ha dicho.

«TRABAJAR DESDE LA EDUCACIÓN»

A su juicio, para prevenir este tipo de prácticas «hay que trabajar desde la educación, la formación, con programas de inclusión, interculturalidad», entre otras cuestiones, para que la sociedad sea «consciente» de las consecuencias de la mutilación genital femenina. «Las grandes trasformaciones que han hecho avanzar a la humanidad siempre han estado en la educación», ha defendido.

En su opinión, este tipo de jornadas son «fundamentales» para concienciar acerca de la mutilación genital femenina. «Tenemos que estar con los que la sufren», ha remarcado, insistiendo en que estra práctica es «una forma muy extrema de violencia que vulnera los derechos humanos de mujeres y niñas».

Para ella, la concienciación y la movilización contra esta práctica tiene que ser «internacional». «Hay que hacer sentir a las víctimas que no están solas y que se pueden reponer», ha subrayado.

El objetivo número 5 de los objetivos de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible incluye entre sus metas la erradicación de la mutilación genital femenina, entre otras violencias contra la mujer.

En las jornadas organizada UNAF pone este año el foco en las mujeres y niñas supervivientes de esta práctica y propone este espacio para visibilizar y profundizar sobre las consecuencias físicas, psicológicas y sociales. El acto, ha contado con la participación de destacadas activistas referentes en prevención e intervención.

CATEGORÍAS
Comparte

COMENTARIOS

Wordpress (0)
Disqus ( )