Activistas de origen africano en las calles de Madrid: NO a «tradiciones que dañan a mujeres» 

Activistas de origen africano en las calles de Madrid: NO a «tradiciones que dañan a mujeres» 

Decenas de mujeres activistas, en su mayoría de origen africano, han salido este jueves a las calles de Madrid para expresar su rechazo y decir ‘stop’ a la mutilación genital femenina (MGF) , con motivo del Día Internacional de Tolerancia Cero a esta práctica que sufren millones de mujeres y niñas en el mundo.

Alrededor de una treintena de personas han acudido a la céntrica plaza de Callao, convocadas por la Red ‘Libres de MGF’, formada por 19 entidades que luchan contra este tipo de violencia hacia la mujer. Las asistentes portaban pancartas como ‘Mujeres libres nos queremos’, ‘Tolerancia cero con la MGF’, o ‘Digamos no a las tradiciones que dañan a las mujeres’.

Entre las participantes estaba Asha Ismail, destacada activista y directora de ‘Save a Girl, Save a generation’, que trabaja en la prevención e intervención ante la MGF en España. «Quiero dar esperanza, fuerza y trasmitir que esto puede cambiar», ha dicho la ‘superviviente’ de la mutilación genital.

Ella es keniata, pero lleva 18 años en España. Estando en su país, trabajaba para Médicos Sin Fronteras, ONG en la que también estaba empleado su ahora exmarido, un madrileño con el que se casó y por el que se vino a España. Según ha relatado a los periodistas, cuando nació su hija, sintió la necesidad de protegerla, y esta fue su motivación para actuar contra la mutilación genital femenina a la que ella misma fue sometida.

Tal y como sostiene, se ha producido un importante cambio en la mentalidad de las mujeres africanas, que ahora rechazan mucho más esta práctica. «El primer año que vinimos a Callao no se quería acercar ninguna mujer africana, y hoy hay muchas; eso ya dice mucho», ha recalcado.

A su juicio, el trabajo de las asociaciones de activistas contra esta práctica es clave en la lucha y prevención. Desde la entidad que lidera ofrecen formación a profesionales de diferentes sectores (policías, jueces, personal sanitarios, etcétera) como a mujeres «supervivientes» para que se impliquen en la prevención. «No se puede pretender cambiar el mundo en un día, pero sí poco a poco», sostiene.

FLASHMOB CONTRA LA MUTILACIÓN GENITAL EN MUJERES Y NIÑAS

También en la Plaza de Sol se ha juntado un grupo de alrededor de una veintena de mujeres africanas, llamadas por Médicos del Mundo Madrid. Allí, han realizado un ‘flashmob’ con la canción feminista ‘un violador en tu camino’, aunque versionando la letra para introducir la Mutilación Genital Femenina como tema central.

Hodan Sulaman, de origen somalí, es mediadora intercultural y trabaja en Médicos del Mundo y es la que ha organizado todo el evento. Tal y como ha reclamado, la asistencia ginecológica y psicológica debe estar «cubierta» para las mujeres y niñas mutiladas.

Su trabajo es acompañar a estas «supervivientes» a las consultas, así como formarlas contra cualquier tipo de violencia de género. «Que el 6 de febrero no solo sea hoy, sino los 365 días del año», ha incidido. También ofrecen formación a personal profesional y sociosanitario con el objetivo de prevenir esta práctica.

Para Hodan, en los países de origen «hay leyes estupendas, pero no están funcionando». Según ha ejemplificado, en Guinea hay una ley que prohíbe la mutilación genital femenina, «pero el resto del mundo sabe que no se está aplicando la ley porque el porcentaje de mutilaciones ha subido en vez de disminuir».

Se estima que más de 200 millones de niñas y mujeres han sufrido la mutilación genital femenina en 30 países de tres continentes, principalmente el Africano. Pero Hodan rechaza utilizar datos y se muestra convencida de que «hay más» fuera de las estadísticas oficiales, y en el caso de niñas que están en riesgo de sufrirla, «muchísimas más».

La MGF es considerada por Naciones Unidas una violación de los derechos humanos de mujeres y niñas, una forma de violencia contra la mujer y una discriminación por razón de género porque es un acto que se ejerce contra mujeres y niñas por el hecho de serlo.

Además, el Objetivo de Desarrollo Sostenible número 5, Igualdad de género, incluye entre sus metas «Eliminar todas las prácticas nocivas, como el matrimonio infantil, precoz y forzado y la mutilación genital femenina».

Por su parte, la activista contra esta práctica Kate Damaro ha destacado las consecuencias físicas y dolores que provoca la mutilación genital, así como el daño psicológico. «Hay que educar a los pueblos africanos para que no mutilen a las niñas, ha manifestado, destacando que la mentalidad ha cambiado entre las mujeres africanas, ya que en la actualidad, muchas de ellas tras ser madre, deciden no mutilar a sus hijas.

CATEGORÍAS
Comparte

COMENTARIOS

Wordpress (0)
Disqus ( )