Fiscalía pide 12 años de cárcel y retirar la patria potestad al padre acusado de abusar sexualmente de su hija de 4 años

Fiscalía pide 12 años de cárcel y retirar la patria potestad al padre acusado de abusar sexualmente de su hija de 4 años

La Fiscalía ha pedido este jueves retirar la patria potestad al padre acusado de abusar sexualmente de su hija de cuatro años en Palma, hechos por los que también solicita una condena de 12 años de prisión.

Al cierre del juicio celebrado en la Audiencia Provincial de Baleares, la Fiscalía ha reclamado una medida de libertad vigilada por siete años y que se obligue al acusado a someterse a un programa de educación sexual. La Fiscalía también pide una orden de alejamiento durante y una indemnización de 20.000 euros por los perjuicios morales.

Los supuestos abusos se remontan al año 2016, en los periodos en los que la niña estaba en el domicilio del padre en cumplimiento del régimen de visitas acordado con la madre, de la que se había separado. El padre ha negado la acusación y ha atribuido la denuncia a la enemistad con su expareja, que ha presentado otras denuncias contra él que se han archivado.

La Fiscalía ha rechazado que la mujer denunciara para perjudicar al padre puesto que pudo denunciar «mucho antes» y no lo hizo porque no tenía pruebas y «estaba en la esperanza» de que lo que contaba la menor realmente «no hubiera ocurrido».

Por su parte, el abogado de la denunciante ha defendido que la madre «ha detallado con claridad tres episodios de abuso» y ha alertado de las «graves secuelas que va a arrastrar» la menor.

LA DEFENSA SEÑALA QUE NO HAY «NINGÚN INDICIO OBJETIVABLE»

Finalmente, la defensa ha acusado a la madre de «preparar el vídeo» en el que la niña contaba que su padre le había tocado, y ha asegurado que la «única fuente» de la información es la madre, quien «crea el contexto» e «instiga las medidas».

En concreto, el letrado ha destacado que los profesores del colegio no actuaron porque apreciasen algún tipo de problema psicológico en la menor, sino porque la madre había hablado con el director avisando del supuesto abuso sexual.

También ha considerado evidente la existencia de animadversión cuando existen «cuatro denuncias» de la expareja hacia el acusado, todas ellas archivadas. En una de ellas, ha protestado el letrado, la mujer acusaba a su expareja de llevarse el arma reglamentaria a casa y le atribuía problemas psicológicos derivados de su estancia militar en Afganistán.

Asimismo, ha dicho que «no hay ningún indicio objetivable», como lesiones derivadas de los presuntos abusos. También ha considerado poco creíble que, como ha declarado la mujer, la Policía no atendiese a la madre y le recomendase grabar a la menor, en lugar de proceder a detener al acusado.

El acusado ha hecho uso de su derecho a la última palabra para defender su inocencia. El juicio ha quedado visto para sentencia.

CATEGORÍAS
Comparte

COMENTARIOS

Wordpress (0)
Disqus ( )