UGT propone repartir las cotizaciones entre cónyuges cuando la mujer lo necesite para su pensión

UGT propone repartir las cotizaciones entre cónyuges cuando la mujer lo necesite para su pensión

 

UGT quiere que se explore la posibilidad de que una pareja pueda repartirse las cotizaciones a la Seguridad Social en el caso de que la mujer lo necesite para cobrar o mejorar su pensión. El caso más claro donde aplicar esta medida sería el de una mujer que se acogió a una reducción de jornada, por ejemplo para cuidar de sus hijos, mientras que su pareja continuó trabajando a tiempo completo. Para no perjudicar la pensión de la mujer, el sindicato plantea la posibilidad de que ambos miembros de la pareja pudieran repartirse lo cotizado.

El sindicado también propone que pueda computarse, a efectos de cotización, el periodo de tiempo que, antes de los 80, muchas mujeres dedicaron al Servicio Social, al que estaban obligadas si querían sacarse el carnet de conducir o incluso acceder a un trabajo.

Éstas son algunas de las medidas que ha planteado este martes la vicesecretaria general de UGT, Cristina Antoñanzas, tras denunciar la «alarmante» brecha de género que existe en materia de pensiones: las mujeres pensionistas del Régimen General cobran de media un 34,6% menos que los varones (unos 6.000 euros anuales menos). Este porcentaje es superior al de la brecha salarial, cifrada en el 23%.

Las razones que, según Antoñanzas, explican esta diferencia en las pensiones percibidas por mujeres y hombres se hallan fundamentalmente en el tipo de empleo que desempeñan las mujeres (el 74% trabaja a tiempo parcial y en ocupaciones con salarios bajos) y en el hecho de que ellas son las que asumen la mayor parte de las excedencias para el cuidado de hijos (el 92,3%) o de otros familiares (el 83,6%). Y todo eso, ha señalado Antoñanzas, perjudica su carrera laboral y de cotización y, por tanto, el importe de su futura pensión.

Por eso, el sindicato también pide que se impulse la creación de escuelas infantiles de 0 a 3 años, públicas y gratuitas; que se dote de dinero y medios a la Ley de Dependencia para que las mujeres no tengan que abandonar el mercado laboral; la aprobación de una Ley de Igualdad Salarial, y que la mejora de la pensión en un 5% que se aplica a las mujeres a partir del segundo hijo se aplique desde el primero en familias monoparentales.

La responsable sindical ha señalado que hay casos en los que a las mujeres les faltan muy pocos días de cotización para tener derecho a una pensión. Con el reparto de cotizaciones entre cónyuges o el cómputo del Servicio Social Obligatorio como tiempo cotizado podrían solucionarse algunos de estos casos.

Antoñanzas admite que el reparto de cotizaciones en una pareja podría tener como «contrapartida» el fomentar lo que no se pretende: que la mujer fuera la que se acogiera a las reducciones de jornada, pero cree que esta medida minimizaría la brecha de género en las pensiones y ayudaría a las mujeres a completar sus carreras de cotización.

BRECHA DE 434 EUROS EN EL RÉGIMEN DE EMPLEADOS DE HOGAR
La de viudedad es la única pensión en la que las mujeres cobran más que los hombres y es porque está ligada a lo cotizado por el cónyuge. En el resto de pensiones las mujeres salen perdiendo, con una diferencia del 34,6% en el caso del Régimen General, del 30% para todo el sistema de la Seguridad Social y del 25,9% en el caso de las pensiones de jubilación del Régimen de Autónomos.

En el Régimen de Empleados de Hogar, el 99,68% de las pensiones de jubilación las perciben las mujeres. Sin embargo, ellos cobran, de media, 434 euros más al año.

Por comunidades, la mayor brecha de las pensiones se sitúa en Asturias, un 44,1%, pero aquí Antoñanzas ha explicado que esta diferencia «tan alta» se debe a que las mujeres en Asturias tuvieron prohibido trabajar en la mina hasta 1996.

Las mujeres con pensiones de jubilación más altas viven en la Comunidad de Madrid, pero sólo cobran 41 euros más que los jubilados peor pagados, que viven en Extremadura.

El sindicato seguirá demandando que las pensiones más bajas suban por encima del IPC dado que éstas son las que mayoritariamente cobran las mujeres. También ha abogado por que la pensión de viudedad no se saque del Régimen General, pues su naturaleza es contributiva, ya que procede de las cotizaciones efectuadas por el miembro de la pareja que fallece.

CATEGORÍAS
Comparte

COMENTARIOS

Wordpress (0)
Disqus ( )