La exmujer de un procesado por intento de homicidio: «me golpeó con una sartén hasta que se cansó y se marchó a la cama»

Juicio en la Audiencia de Ourense por intento de homicidio.

La exmujer del acusado de un delito de intento de homicidio el pasado día 2 de enero de 2017 en Castrelo de Val (Ourense) ha declarado este miércoles que el imputado la pegó «hasta ocho veces con una sartén en distintas partes de la cabeza».

La Audienca Provincial de Ourense ha acogido este miércoles la primera de las dos sesiones del juicio contra un hombre de nacionalidad portuguesa, J.O.A., para el que la Fiscalía solicita 10 años de cárcel por intentar matar a la que era por aquel entonces su pareja.

La supuesta víctima ha relatado que se encontraba en la cocina del domicilio cuando J.O.A. entró «sin hacer ruido, la agarró por los pelos y le golpeó la cabeza contra el fregadero». En este momento, la mujer ha manifestado que le «suplicó» que la dejase porque «le estaba haciendo daño», ha señalado.

A continuación, ha descrito que el acusado «la forzó a colocarse boca abajo en el suelo» y, cuando «consiguió darse la vuelta», J.O.A. «la golpeó con una sartén que quitó del interior del horno, hasta que se cansó y se marchó a la cama».

«Yo me quedé en el suelo de la cocina como muerta. Sangraba por todas partes y no tenía fuerzas para moverme», ha continuado la mujer. La víctima ha contado que cuando consiguió levantarse «intentó escaparse, pero todas las puertas estaban cerradas» .

La mujer ha dicho que le «suplicó» que la llevase al hospital pero, según detalla el escrito de la Fiscalía, no fue hasta el día siguiente, 3 de enero de 2017, cuando su marido accedió «obligándola a mentir y a decir que se había caído para explicar las lesiones».

Durante el interrogatorio, la mujer ha explicado que, con anterioridad, ya había interpuesto varias denuncias contra su marido por casos en los que le había pegado. Sin embargo, las «retiró todas» porque «él siempre le prometía que no volvería a pasar, que iba a cambiar y que aún podían ser felices», ha explicado ella.

«MENTIRAS»

Por su parte, el acusado ha negado en repetidas ocasiones los hechos diciendo que «solo son mentiras» de su mujer. Además, según ha quedado de manifiesto por parte de los letrados y el Ministerio Fiscal, J.O.A. ha incurrido en varias contradicciones con respecto a su declaración anterior tomada en Verín.

En concreto, el acusado ha contado que «cuando salió de la habitación para ir a cenar» se encontró a su mujer «en el suelo». Además, ha asegurado que «trató de prestarle ayuda» y que «esa misma noche» fue él quien se encargó de llevarla al hospital.

El procesado, que permanece en prisión provisional prorrogada, ha «negado usar una sartén para golpear a su esposa» y, en contra de lo manifestado por los agentes de la Policía Nacional encargados de la inspeccción ocular, ha explicado que «en el fregadero no había sangre» y que «tan solo le dieron cuatro puntos».

«No sé qué es lo que lleva a mi esposa a mentir tanto», ha continuado J.O.A.. Después de la supuesta caída que ha manifestado el procesado, «ella fue a la habitación y me pidió estar un poco en la cama», ha señalado.

En este momento, todo según su relato, él le pidió que se vistiese para llevarla al hospital. El acusado niega que la almohada presentase abundante sangre, tal y como han señalado los agentes encargados de la inspección ocular, como una situación que atribuyen al hecho de que la mujer no fue trasladada en el mismo día al hospital.

Por su parte, el abogado de J.O.A. ha intentado defender su inocencia al basarse en que el acusado padece esclerosis múltiple desde hace 15 años, y en que en el momento de ingresar en prisión «ya empleaba una muleta» para justificar que el procesado no tenía en aquel momento «tanta fuerza en los brazos».

PENAS

Por estos hechos, el Ministerio Fiscal ha solicitado este miércoles la imposición de una pena de prisión para el acusado de 10 años y que se le prohiba acercarse a menos de 300 metros de la víctima, de su domicilio o lugar de trabajo, durante 15 años. Tampoco podrá comunicarse con ella por ningún medio.

Por su parte, la acusación particular ha pedido 13 años de prisión por un delito de asesinato en grado de tentativa con el agravante de parentesco. Además, solicita que durante 18 años se le impida al acusado acerarse a menos de 500 metros de la víctima. El letrado también ha pedido 24.000 euros en concepto de responsabilidad civil.

Mientras, el abogado de la defensa ha solicitado la libre absolución y, de no ser el caso, ha hablado de manera subsidiaria de un delito de lesiones para el que solicita la pena de prisión de entre 2 y 5 años, sin determinar la responsabilidad civil.

CATEGORÍAS
Comparte

COMENTARIOS

Wordpress (0)
Disqus ( )