El mito del “cuerpo equivocado”

El mito del “cuerpo equivocado”

 

Hasta hace dos años yo también creía que las personas trans eran mujeres nacidas en cuerpos de hombres, o viceversa, y no me detenía a reflexionar sobre la rareza de esto. Luego, cuando empecé a enterarme de lo que está pasando en otros países, me puse a pensar, a informarme, y llegué a las mismas conclusiones que las feministas radicales que admiro. Como la idea de las personas que nacen “en el cuerpo equivocado” sigue difusa y puede dificultar la oposición a la locura actual, quisiera compartir la información que la desmonta.

Hay muchas razones por las cuales una persona puede desear cambiar de sexo, y mientras vivamos en un mundo sexista y homófobo, éstas son las primeras que habría que considerar.

Para empezar, es verdad que hay personas que sienten, a partir de la primera infancia y sin una causa aparente, que han nacido “en el cuerpo equivocado”, pero la gente no sabe que esta sensación desaparece espontáneamente al llegar la pubertad en el 80% de los casos, y que la mayoría de l@s afectad@s descubre ser sencillamente homo o bisexual.

Si desapareciera la homofobia, también desaparecería la mayor parte de los casos de disforia de género precoz. Tampoco es posible, según los expertos, prever cuándo esta disforia va a desaparecer y cuándo a permanecer más allá de la pubertad, también porque en este periodo el cerebro conoce un desarrollo sin precedentes que lleva a cambios grandes e imprevisibles para cualquiera. Por eso l@s niñ@s tratad@s con bloqueadores de la pubertad desisten solo en pocos casos: como su cerebro queda bloqueado en la infancia, siguen dependientes de l@s adult@s.

Sobre el por qué la disforia permanece en los demás casos, ha salido precisamente este mes un nuevo estudio, resumido en la revista Inverse, según el cual el problema reside en alteraciones de las redes neuronales en algunas zonas del cerebro: las que gobiernan la percepción del cuerpo, el comportamiento social (comportamiento sexual, parental y agresividad) y el sufrimiento. Estas alteraciones pueden tratarse con técnicas menos invasivas que los tratamientos hormonales y las intervenciones quirúrgicas (fármacos, supongo). El cuerpo equivocado sale de escena.

La disforia de género también puede manifestarse de repente, como respuesta a un trauma sexual, o como síntoma de un trastorno mental (a menudo de tipo autístico, pero no solo). Hoy este fenómeno se está expandiendo mucho por el contagio social, como ha analizado Lisa Littman en el artículo citado por Raquel Rosario Sánchez en Las hijas de nadie, porque ser trans (o cualquier otra identidad “no-binaria”) se ha convertido en la última moda entre l@s jóvenes, y especialmente en unos casos parece ser la respuesta a todas las dudas y la solución a todos los problemas.

Para quienes sufren autismo y se sienten “distint@s” y “otr@s”, la idea de que han nacido en el cuerpo equivocado es la explicación más coherente de su incomodidad. (Sobre esto una mujer con autismo, Jane Galloway, ha escrito un artículo extremadamente interesante, Autistic girls: gender’s silent frontier, en el sitio Transgender Trend).

 Para quienes han sufrido alguna violencia sexual, el cuerpo se convierte en la fuente de sus males y cambiarlo parece la solución ideal y una vía de escape radical. La homofobia interiorizada también tiene un rol muy importante en muchos de estos casos, tal y como en países donde declararse homosexuales puede costar la vida. En Irán, el Estado les ofrece pagar el cambio de sexo a l@s homosexuales como alternativa a la pena de muerte; en los países de América Latina, las transexuales son hombres gays que tienen una posibilidad más de supervivencia, aunque mínima, si dicen ser mujeres nacidas en el cuerpo equivocado.

Además se puede elegir cambiar de sexo para adquirir los privilegios del sexo opuesto. Si esto es obvio en el caso de las mujeres, muchos hombres creen que las mujeres somos privilegiadas, y algunos llegan a cambiar de sexo por esto. Una mujer transexual famosa en mi país lo admitió en una entrevista, reconociendo a la vez que había cometido un error.

Y por supuesto quedan los estereotipos de género, que para algunas personas son demasiado duros de soportar.    

Por lo tanto, de cuerpo equivocado no hay nada, y de sociedades equivocadas muchísimo.

 

 

 

CATEGORÍAS
Comparte

COMENTARIOS

Wordpress (2)
  • comment-avatar
    Irene 6 meses

    Claro. El sexo y la personalidad. Y cual seria el problema?

  • comment-avatar
    Eva Paz 6 meses

    Si necesitas desmontarlo es porque esta por encima de ti. Pero para desmontar algo que incluye una reasignacion de genero vas a necesitar una reasignacion de genero. Si se lograse la abolicion del genero como pide el partido feminista, entonces quedaria solo el sexo?

  • Disqus ( )