Absuelto de abuso sexual tras fugarse desde Pedrera a Rumanía con una niña de 14 años

Absuelto de abuso sexual tras fugarse desde Pedrera a Rumanía con una niña de 14 años

 

La Sección Tercera de la Audiencia de Sevilla ha absuelto del delito continuado de abusos sexuales a un hombre, de nacionalidad rumana, que se fugó con una menor de 14 años, a la que prometía «una vida mejor», desde Pedrera (Sevilla), donde ambos convivían, hasta Rumanía aunque fue interceptado en Eslovenia.

En la sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, el juez considera probado que este hombre, «con promesas de casamiento y de darle todo lo que ella deseara», propuso a la menor, de la misma nacionalidad, que se fugara con él hasta Rumanía, a lo que ella accedió.

Así, ambos emprendieron el viaje en abril de 2017 sin que sus familiares u otras personas tuvieran conocimiento de ello pero regresaron cinco días después tras ser interceptados en la frontera de Eslovenia por la Policía, la cual comprobó que la joven era menor y que viajaba sin la compañía ni autorización de sus padres, lo que motivó su regreso a España.

Sin embargo, el juez precisa en el fallo que no ha quedado probado que en el transcurso de este viaje este hombre y la menor mantuvieran relaciones sexuales con penetración por vía vaginal después de que la víctima denunciara hasta tres episodios de relaciones sexuales, que supuestamente se produjeron durante la fuga, concretamente en Valencia, Barcelona e Italia.

El Ministerio Fiscal rebajó la pena de 30 a 11 años de prisión para este hombre ya que en un principio estaba acusado de tres delitos de abusos sexuales y de otro continuado de abuso por supuestamente fugarse con su consentimiento con esta menor.

Durante su declaración en el juicio, el ahora absuelto, casado, con dos hijos y que vivía en la citada localidad sevillana, aseguró que conocía a la menor «desde hacía mucho tiempo» al ser familia de su mujer y que, tras mantener conversaciones con ella a través de las redes sociales, acabó «enamorado».

«Decidimos marcharnos en una furgoneta, sin obligarla a nada y a la que subió voluntariamente», remarcó el acusado, quien dejó claro que fue ella la que le insistió en la fuga y que no abusó de ella en ningún momento.

Por su parte, la menor, durante el visionado de la prueba preconstituida con su declaración, a preguntas de una psicóloga, unos cinco meses después de que sucedieran los hechos, aseguró que lo conoció en Pedrera, que no sabía que tenía mujer ni que estaba casado y que una semana después él le propuso que se fugaran porque «quería casarse con ella y que en Rumanía tendrían una vida mejor». No obstante, reconoció que durante el trayecto él le dijo que estaba «enamorado» de ella y que la trató bien sin amenazarla ni forzarla.

Sobre estas declaraciones, el juez asegura que resultan «claramente antagónicas sin que haya mantenido una versión única sobre lo acontecido, lo que les resta credibilidad», motivo por el que estima que «no existe prueba de cargo suficiente para reputar acreditados dichos hechos» y aplica el principio ‘in dubio pro reo’.

CATEGORÍAS
Comparte

COMENTARIOS

Wordpress (0)
Disqus ( )