Mujeres de CCOO reclaman a la Confederación Sindical la reafirmación de los derechos de las mujeres «basados en el sexo»

Mujeres de CCOO reclaman a la Confederación Sindical la reafirmación de los derechos de las mujeres «basados en el sexo»

 

Desde las distintas estructuras de CCOO se están llevando a cabo actos, editando guías y documentos y firmando convenios y acuerdos que marcan directrices sindicales y de negociación colectiva en los que se trata de diversidad sexual y género desde una determinada perspectiva.

Las posturas no podemos decir que estén cercanas en estos asuntos y por ello vemos con preocupación que todo esto se esté desarrollando con una firmeza de criterio sindical inalienable y que colisiona de lleno con tesis feministas que no nos son propias y que han dirigido y dirigen el trabajo sindical por la igualdad entre mujeres y hombres que es seña de identidad de CCOO como sindicato feminista.

Con este documento que presentamos para su firma y apoyo a hombres y mujeres afiliadas a CCOO queremos trasladar a las estructuras de nuestra Confederación un punto de vista que muchas de nosotras compartimos y que debe ser tenido en cuenta.

Sobre la reafirmación de los derechos de las mujeres basados en el sexo, incluidos los derechos laborales y la lucha contra todas las discriminaciones y violencias que sufrimos por el mero hecho de serlo.
Queremos llamar la atención sobre el hecho de que desde el sindicato, y a raíz de las alianzas con otras organizaciones y bajo el paraguas de la diversidad, se están difundiendo los principios de teorías que impactan sobre los derechos de las mujeres y se están incorporando como base para articular la negociación colectiva sin ningún análisis colectivo.

Este hecho se constata en los contenidos de la multiplicidad de guías, convenios, manifiestos y jornadas de sensibilización que se están realizando en estructuras de rama y territorios sobre la diversidad de género. Las propuestas de estos documentos se fundamentan en la afirmación de que la identidad de género, concepto totalmente subjetivo, individual, mutable e incomprobable, es prevalente e innato frente al sexo biológico, hecho del que se niega su existencia y del que se afirma que es algo asignado al nacer.

Para ser consecuentes con estos planteamientos, se transforma el lenguaje de forma que desaparece la palabra sexo y se utiliza género en su lugar creándose una gran confusión terminológica, desaparece la palabra mujer (categoría que nos define, basada en el sexo) salvo cuando se trata de mujeres trans, y se buscan circunloquios para denominar los acontecimientos relacionados con la naturaleza sexual de las mujeres, como todo lo relativo al embarazo y la maternidad, de ahí que se hable de personas gestantes.

No podemos minimizar y mucho menos invisibilizar la realidad, el hecho obvio de que, además de diversidades sexuales, existen hombres y existen mujeres y que, aun cuando la biología no sea un destino o un objetivo, no es una fábula ni una invención. El sexo, independientemente de la orientación sexual y de género, es lo que condiciona que a las mujeres, por nuestra capacidad de reproducir la especie, se nos encasille en roles estereotipados y se nos relegue a la subalternidad en todas las latitudes y sistemas sociales.

Anular el concepto sexo y sustituirlo por la noción de género, entendida como una autopercepción individual y emocional sin ninguna connotación política, tendrá como consecuencia el debilitamiento hasta su anulación de las iniciativas sindicales que pretenden la igualdad entre mujeres y hombres. Si trabajamos con perspectiva de género (feminista) es para desactivar los mecanismos y estereotipos sociales que impiden que las mujeres desarrollen sus capacidades y accedan a todas las esferas sociales en igualdad de trato y oportunidades con respecto a los hombres.

Si relativizamos y conceptualizamos el género como un rasgo identitario de los individuos que debe ser reivindicado, en vez de hacerlo como una construcción social, un sistema de opresión que define roles que discriminan a la mujer y que hay que superar para alcanzar la igualdad de trato y oportunidades entre hombres y mujeres, estaremos alterando los principios desde los que actuamos y eso requiere, cuando menos, de un debate profundo, ya que confusión entre sexo y género lleva a la erosión de los logros alcanzados por las mujeres durante décadas, desde luego también en el ámbito laboral. El concepto “identidad de género” convierte los estereotipos socialmente construidos, que organizan y mantienen la desigualdad de las mujeres, en condiciones innatas y esenciales, socavando así los derechos de las mujeres basados en el sexo. Muchos de estos derechos conseguidos con años de reivindicaciones y luchas obreras, sociales y políticas.
Lo fluido de la identidad de género tiene consecuencias de desprotección de la mujer víctima si hablamos de violencia machista, socava los derechos de las madres, pone en peligro la seguridad y la efectividad de las medidas especiales diseñadas para eliminar desigualdades estructurales y las violencias sufridas por las mujeres.

Si relativizamos y conceptualizamos el género como un rasgo identitario de los individuos que debe ser reivindicado, en vez de hacerlo como una construcción social, un sistema de opresión que define roles que discriminan a la mujer y que hay que superar para alcanzar la igualdad de trato y oportunidades entre hombres y mujeres, estaremos alterando los principios desde los que actuamos y eso requiere, cuando menos, de un debate profundo, ya que confusión entre sexo y género lleva a la erosión de los logros alcanzados por las mujeres durante décadas, desde luego también en el ámbito laboral.

No podemos permitir que el sujeto-mujer quede relegado a ser una más de las variantes de la diversidad. A las mujeres no se nos puede pedir que renunciemos a nuestra identidad social, ni que releguemos nuestras reivindicaciones de igualdad de trato y oportunidades a favor del reconocimiento de un grupo social. Debemos encontrar una forma de seguir luchando por el reconocimiento de los derechos de las personas trans/lgtbi desde su identidad como tales, sin que ello suponga el borrado simbólico de las mujeres, ni superponer su modelo de afirmación identitaria como colectivo sobre las estrategias que pretenden contrarrestar el corsé de las imposiciones de los roles de género.

Desde estos planteamientos, creemos que CCOO debe realizar un profundo análisis del impacto que pueden tener sobre los derechos de las mujeres y las niñas las propuestas que se defienden como organización a nivel legislativo, como el proyecto de ley estatal de identidad sexual y de género.

CCOO, asumiendo la diversidad y sin desviarnos del objetivo de resolver la desigualdad y la opresión que las mujeres sufrimos, debe conservar la independencia en la configuración de sus propuestas y revisar las medidas y planteamientos que hace en torno a la diversidad de género, sin sucumbir al subjetivismo y a la política de la satisfacción de los deseos, uniendo libertad a derecho, y desde una perspectiva conectada con la realidad material que cuestione las estructuras de poder subyacentes a los estereotipos sexuales.

 

Se puede apoyar esta causa desde aquí

 

CATEGORÍAS
Comparte

COMENTARIOS

Wordpress (0)
Disqus ( )