El Partido Feminista niega que en Catalunya se viva una situación de dictadura

El Partido Feminista niega que en Catalunya se viva una situación de dictadura

A través de un comunicado remitido a Tribuna Feminista, el Partido Feminista de España ha defendido la sentencia del Tribunal Supremo.

Aqui teneis el texto completo.

La Comisión Política del Partido Feminista de España, reunida de urgencia el día 14 de octubre de 2019, ha aprobado por unanimidad la siguiente RESOLUCIÓN:

1ª.- Considera absolutamente ajustada a Derecho la sentencia dictada por el Tribunal Supremo en el juicio seguido contra los dirigentes de la Generalitat de Catalunya y activistas independentistas, puesto que cumple fielmente lo dispuesto en los artículos del Código Penal de 1995, aprobado por el poder legislativo en plena época democrática, referentes a los delitos de sedición, desobediencia y malversación de fondos, que ya han sido probados en el transcurso del juicio que se ha celebrado .
Las condenas no se han dictado, como se pretende por los independentista, para impedir la libertad de expresión, manifestación, asociación y otros derechos fundamentales, sino porque las acciones que llevaron a cabo los acusados fueron para “desconectar” el gobierno de Catalunya –como literalmente declararon- con el Estado español, con la escisión de una parte de España, conculcando la Constitución y el Estatut de Catalunya, base de la democracia representativa que rige en España, cuerpos legales  que fueron aprobados por absoluta mayoría en Catalunya en varios referéndums, libremente convocados y aceptados por el pueblo catalán, incluso con mayorías más amplias que en otras comunidades autónomas.

Quienes están descalificando la sentencia, con adjetivos impropios, como tacharla de política, es que desconocen la Constitución y el Código Penal, y falsean la realidad que se sucedió en Catalunya, donde algo más de la mitad de los diputados del Parlament, imposibilitando que la oposición manifestara su opinión, aprobó las leyes de autodeterminación y de transitoriedad jurídica habilitando la ruptura con el sistema jurídico constitucional español. A continuación realizó un simulacro de referéndum de autodeterminación el 1 de octubre, pese a la expresa prohibición judicial, y procedió a la proclamación unilateral de la independencia que tuvo lugar también durante 2017 en el Parlamento catalán. No se puede olvidar el cerco que organizaron las asociaciones independentistas a la Comisión Judicial que actuaba en la Consellería de Economía, coordinadas con  dirigentes del gobierno catalán y la desobediencia continuada y ostentosa a las decisiones judiciales y del Tribunal constitucional que realizó todo el gobierno de la Generalitat.
Para realizar el referéndum del 1 de octubre todos los condenados trabajaron clandestinamente durante tiempo, con la importación de urnas que se escondieron de la vigilancia policial, presionando a los directores de escuelas para que instalaran los colegios electorales y haciendo una campaña espúrea que engañó a la ciudadanía que pudo creer que aquel referéndum tenía legalidad. A ello se unió que los dirigentes independentistas alentaron la desobediencia a las órdenes policiales que culminaron en múltiples disturbios. Ningún país democrático de nuestro entorno hubiera consentido, ni un día, que semejantes acciones se sucedieran en el tiempo en alguna de sus regiones.

Los hechos indubitados fueron que se atacó directamente al orden constitucional, mediante las normas de desconexión, que declaraban inaplicables para Cataluña la Constitución, el Estatuto de Autonomía y las leyes estatales, dando carta blanca al gobierno de la Generalitat para que gobernara y legislara en contra de lo dispuesto en las leyes estatales.
Teniendo en cuenta que las garantías democráticas que establecen las leyes de procedimiento españolas han permitido que los políticos prófugos, el expresidente Puigdemont y los consejeros Comín y Ponsatí no fueran procesados en ausencia, como sí hubieran sido en muchos Estados miembros de la Unión Europea.

2º.- Cuando los independentistas alegan el “derecho de autodeterminación” están utilizando un término que no les concierne. No se puede aplicar a Catalunya el “derecho de autodeterminación de los pueblos” porque no es un territorio colonizado por otro país imperialista. Ese principio fue aprobado en la Declaración de Derechos Humanos de la ONU de 1948, para liberar a las colonias que todavía mantenían las potencias imperialistas europeas. Era preciso que se disolvieran los imperios que todavía se mantenían, sojuzgando a buena parte de los países del Tercer Mundo. Hoy, habiéndose independizado la mayoría de esas naciones, solo quedan algunos territorios sojuzgados por una potencia extranjera, cuya liberación se exige desde la ONU y los movimientos de izquierda. Plantear que el caso de Catalunya es igual al de la isla de Timor, el Sáhara o Palestina, por mencionar los más conocidos y en situación de opresión más grave, es un absoluto despropósito.

3º.- Es falso que Catalunya viva una situación de territorio colonizado. Catalunya no es una colonia, sino una parte de la nación española. Una colonia es un territorio administrado por una potencia extranjera; pero ese no es el caso de Catalunya, donde existe un autogobierno llamado Generalitat que tiene transferidas competencias tan importantes como sanidad, educación, asuntos sociales, prisiones, orden público y seguridad, economía, justicia, vivienda y medio ambiente. A excepción de defensa, hacienda y asuntos exteriores el gobierno formado por  catalanes administra la mayor parte de las competencias. Eso no es una colonia.

4º.- Es también falso que en Catalunya se viva una situación de dictadura. Resulta incomprensible que se afirme semejante despropósito cuando los líderes independentistas están haciendo declaraciones públicas en todos los medios de comunicación contra las instituciones españolas y sus dirigentes, acusando al gobierno central incluso de delitos graves, se presentan en toda clase de actos públicos para defender sus tesis y organizan algaradas, manifestaciones y mítines y los partidos que defienden la secesión de España se presentan a elecciones sistemáticamente, en campañas electorales totalmente libres. Resulta un agravio para quienes sufrimos la verdadera dictadura comparar a las víctimas de la represión franquista con la situación de los independentistas catalanes.

5º.- Es también falso, como afirma el sector independentista, que el pueblo catalán en su totalidad pretenda la independencia. En las votaciones de las últimas elecciones ni siquiera el 50% de los votantes se pronunciaron por esa opción, y la formación política más votada fue Ciudadanos, que formó el grupo mayoritario de la Cámara, que se opone frontalmente a la independencia. Con absoluto desprecio a la ciudadanía que no desea la secesión con el resto de España, los dirigentes independentistas se erigen en representantes y voceros de la totalidad de la sociedad catalana y pretenden imponer, con maniobras ilegales, su proyecto político a toda la ciudadanía. Es evidente el desprecio a la opinión y deseos de más de la mitad de la sociedad de Catalunya por parte de los partidos y asociaciones que han dirigido este dramático proceso, que está dividiendo y enfrentando a toda la sociedad , con el engaño añadido de fingir que ese es un proceso democrático.

6ª.- Desde la izquierda política en que se sitúa el Partido Feminista de España, no podemos aceptar que se plantee la secesión de una parte de la nación para cumplir los propósitos de la burguesía catalana que desde el siglo XIX ha planteado su supremacismo, y la demanda de ser beneficiada con privilegios y premios económicos. Es una falacia el eslogan de “España nos roba”, cuando Cataluña tiene la segunda renta más alta de España. Si se trata de exigir más privilegios e ingresos a costa de cargar con más impuestos a las regiones más pobres, que es la pretensión siempre de la burguesía, resulta absolutamente inaceptable que sea la izquierda quien defienda esta postura.
La pretensión de separar a Catalunya del resto de España no puede ser apoyada por una izquierda que se ha pretendido siempre internacionalista. Los pueblos no se separan sino que se unen para luchar contra el enemigo común que es el Capital. La consigna de “Proletarios del Mundo, uníos” está ahora sustituida por “pueblos del mundo, separaos”.

8ª.- Esta reclamación de escindir Catalunya de España únicamente beneficia a la burguesía y sobre todo a los designios de las grandes potencias y a la industria militar que dirigen las operaciones de división de las naciones para hacerlas más débiles y sometidas a sus designios. Únicamente la OTAN y los Estados imperialistas saldrán beneficiados del troceamiento de España, como ha sucedido en Yugoeslavia, que fue destrozada por la conspiración del Capital, para el que la OTAN trabaja, y cuya Federación hoy está convertida en una miríada de mini Estados, pobres y sin relevancia internacional alguna, que vive de los subsidios internacionales, totalmente sometida a los designios del imperialismo.

9º.- Nos parece totalmente inaceptable que la izquierda se posicione a favor de las pretensiones de la burguesía catalana que dirige esta campaña independentista, con los señores Puigdemont, Mas, Pujol y toda su familia inculpados por corrupción, al frente del movimiento, y que no haya hecho en estos años una declaración de repulsa de las maniobras de tales personajes, para apoyar las reclamaciones de las clases trabajadoras catalanas que están sufriendo a esos supuestos “salvadores”, desde hace más de un siglo, con la explotación capitalista más aguda y corrupta.

10ª.- Nos negamos rotundamente a secundar las acciones de protesta contra la sentencia del Tribunal Supremo que están proponiendo y difundiendo diversas organizaciones de izquierda, que son totalmente improcedentes y desproporcionadas y que únicamente vienen a apoyar las pretensiones de la burguesía catalana de seguir expoliando a los trabajadores y las mujeres de toda España. Así como consideramos netamente equivocadas las acciones violentas que están llevando a cabo algunos grupos de activistas, que únicamente se granjearán la repulsa y la hostilidad de los ciudadanos, comerciantes y vecinos de los barrios asaltados que ven sus automóviles quemados y sus establecimientos destrozados.
La Comisión Política pondrá en conocimiento de todos los grupos del PFE  esta Resolución y la hará pública inmediatamente, a fin de ofrecer una visión distinta a la que se está haciendo dominante por todos los partidos de izquierda en los medios de comunicación, con el deseo de que nuestros planteamientos sean atendidos. De no serlo, la izquierda se fragmentará aún más y perderá el principal objetivo que es la unidad de todas las fuerzas trabajadoras que tienen que enfrentarse al Capital, con la consiguiente debilidad de las mismas.

CATEGORÍAS
Comparte

COMENTARIOS

Wordpress (0)
Disqus ( )