El feminismo súper guay y sus sujetos súper pertinentes y súper interesantes

El feminismo súper guay y sus sujetos súper pertinentes y súper interesantes

 

Trucos para desactivar las luchas y los objetivos feministas hay muchos. Citemos algunos:

–          Convertir la violencia contra las mujeres en violencia intrafamiliar (VOX, PP, C’s).

–          Convertir las políticas de atención a los problemas de las mujeres en políticas de atención a la diversidad. Esta opción tiene la “ventaja” de que puede ser asumida por todo el arco político. O sea, si una feminista con ideas medio claras y mando en plaza no lo impide, cualquier ayuntamiento o cualquier chiringuito asumirá encantado la propuesta de cambiar “mujeres” por “diversidad” pues, mientras que las mujeres y sus reivindicaciones son “problemáticas”, la diversidad tiene glamour y queda la mar de súper guay.

–          Desactivar la lucha contra la sumisión alegando que el anhelo de las mujeres es justamente cumplir los deseos de los hombres. Así, por ejemplo, ya no se trata de que nos prostituyan, se trata de que nosotras reivindiquemos la prostitución como salida laboral y pidamos que se legalice (a esta reivindicación se apuntan en tropel tanto los súper reaccionarios como los súper modernos).

–          Declarar que el feminismo también es el movimiento de los “hombres gays con expresión de género femenina” (signifique lo que signifique eso, como diría Millás). Clara Serra -que es quien lo reivindica- pone como ejemplo a Paul Preciado. Este señor nació mujer. El plan no le gustaba. En eso coincide con miles y miles de mujeres, yo incluida: darte cuenta de lo que significaba ser mujer y sentirte asqueada era todo uno. Frente a ese espanto, muchas optamos por luchar contra las imposiciones y sumisiones que ser mujer conlleva. Paul Preciado decidió convertirse en hombre: se hormonó y ahora se declara hombre trans. Por mi parte, nada que objetar, con su pan se lo coma, como dicen en mi pueblo. Pero resulta que también reclama ser sujeto del feminismo… Las modernas lo aplauden enfebrecidas y consideran tal pretensión “super pertinente” (Clara Serra dixit).

Paul Preciado les mola. Aunque, si buscas el meollo de lo que dice, si te molestas en escarbar y vas limpiando el fárrago súper psicofilosófico de las parrafadas, te encuentras con que todo se limita a una reivindicación de sus deseos. Y, vale, sí, comprendes que para él sus deseos sean muy importantes, pero de ahí a que el mundo mundial tenga que tomarlos como bandera…

todo se limita a una reivindicación de sus deseos.

Pero, parece que, frente a las disquisiciones de Paul Preciado, las mujeres (las mujeres sin más) no damos la talla.

Porque está clarísimo ¿cómo va a ser súper guay ni súper sugerente, ni súper nada el plan de la señora que carga con el trabajo del hogar y el cuidado de la familia, que sufre presiones de todo tipo para contentar en la cama y fuera de ella a los varones, que hace doble jornada, que desempeña los trabajos muy penosos pero por menos sueldo, o la que tiene que aguantar que tipos la mitad de listos y preparados que ella le pasen por encima, la que vive con un bestia maltratador, la que siempre -y pase lo que pase- se siente culpable, tiene miedo de no ser bastante guapa, buena, limpia, simpática, complaciente (o sea, prácticamente -y en mayor o menor grado- todas)?

Te pones en mitad de la calle del cualquier barrio, o cualquier pueblo, o de un mercado, o te metes en una actividad cultural, o miras una empresa de limpieza, o un parque infantil, o vas a la peluquería de la esquina, o te asomas por las casas… en fin, los lugares donde estamos las mujeres y compruebas que no, que no molamos nada, nada, nada.

Y que conste que yo entiendo perfectamente a Paul Preciado: vive (y divinamente) de ser ese personaje “super interesante”. Confieso, sin embargo, que me cuesta mucho más entender a Clara Serra.

  • Una señora que terminó la carrera de filosofía (quizá con buenas notas) pero sigue sin tener medianamente claro ni fundado el concepto de libertad.
  • Una señora que es diputada pero que no distingue entre la legitimidad que en democracia otorgan los votos y la que se auto otorgan una panda de veinte individuos/as.
  • Una señora que a su edad (no provecta, pero tampoco adolescente) confunde hablar en una universidad y hacerlo en un mitin.
  • Una señora que clama y apela al debate y que no se toma la molestia de leer -ni siquiera por encima- los argumentos de sus oponentes…

Pues tenemos una mala noticia que darle: el objetivo del feminismo es luchar por la liberación de las mujeres, acabando con la dominación y violencia de los varones sobre nosotras.

Pues tenemos una mala noticia que darle: el objetivo del feminismo es luchar por la liberación de las mujeres, acabando con la dominación y violencia de los varones sobre nosotras.

Lo que cual no significa, por supuesto, que Paul Preciado (o cualquier otro señor o señora) no pueda montar su propia asociación o lanzar su propio movimiento en defensa de lo que tengan a bien defender, claro está.

Pero significa que no estamos dispuestas a difuminar los objetivos del feminismo, a diluirlos en una especie de sopa totum revolutum, “súper guay”, “súper interesante”, “súper glamour” y “super moderna” donde caben todos, todas y todes.

En fin, las mujeres reales no sé si caben…

 

 

CATEGORÍAS
Comparte

COMENTARIOS

Wordpress (1)
  • comment-avatar
    Irene 1 mes

    Una que se hace hombre y quiere ser sujeto del feminismo es absurdo!

  • Disqus ( )