Un 36% de huérfanos de violencia de género con pensión han pedido ya la subida para cobrar un mínimo de 600 euros

Un 36% de huérfanos de violencia de género con pensión han pedido ya la subida para cobrar un mínimo de 600 euros

 

Los huérfanos por violencia de género son 32 en lo que va de 2019 y 263 desde el 2013, momento en el que comenzaron a contabilizarse los menores que se quedan sin madre por este tipo de violencia. Esta semana, en apenas 48 horas, cuatro niños se han sumado a este recuento oficial.

La última mujer asesinada presuntamente a manos de su pareja o expareja tenía dos hijas, de 8 y 10 años, que presenciaron el crimen cometido en un barrio de Madrid. También la penúltima mujer confirmada como víctima de violencia de género, que fue asesinada este lunes presuntamente por su expareja en Valga (Ponteverdra), tenía dos hijos menores de edad, los cuales estuvieron presentes en el escenario del crimen, donde su tía y abuela por parte de madre también fallecieron.

«Cuatro mujeres asesinadas por la Violencia Machista en 48h. Cuatro menores huérfanos. El machismo no puede seguir destrozando vidas. Todo mi cariño para su familia. #NiUnaMenos», ha escrito el presidente del Gobierno en funciones en su perfil de Twitter.

Fundación Mujeres gestiona el Fondo de Becas Fiscal Soledad Cazorla que nació en 2016 precisamente con el objetivo de ayudar a estos niños y niñas y a sus familias. Ha denunciado reiteradamente la situación de «desprotección» de la mayoría de estos menores y familiares más allegados de las víctimas mortales de la violencia de género.

Estas denuncias fueron las que inspiraron la Ley 3/2019 de mejora de la situación de orfandad de las hijas e hijos de víctimas mortales de violencia de género, que entró en vigor el pasado mes de marzo, y con la que se buscaba asegurar que estos huérfanos reciban un mínimo de alrededor de 600 euros al mes.

Pero esto solo fue «un paso». En declaraciones a Europa Press, la presidenta de Fundación Mujeres, Marisa Soleto, ha explicado que las familias que se quedan a cargo de los huérfanos siguen estando en una «situación de desamparo» y tienen «dificultades» a la hora de afrontar los trámites administrativos. Todo ello, según sostiene Soleto, teniendo en cuenta el «destrozo emocional» que supone una pérdida así.

La jurista ha destacado en primer lugar «la situación de inestabilidad» de esa familia durante al menos dos años hasta tener una sentencia firme del crimen. Eso sí, ha apuntado que en los últimos años «se ha mejorado bastante la respuesta judicial», en el sentido de evitar que los menores tengan que acudir a ver al padre cuando está en prisión preventiva por cometer el asesinato de la madre, entre otras cosas.

Asimismo, Soleto ha recalcado que los huérfanos por violencia de género «suelen necesitar atención psicológica especializada» que, «en muchos casos no está en la puerta de casa». En este sentido, ha explicado que muchas de las familias a las que la fundación ayuda «se quejan» porque los servicios y atención que reciben «son de corta duración». «Son familias que durante mucho tiempo necesitarán un acompañamiento porque es un herida que tarda mucho en curar», ha subrayado al respecto.

«LABERINTO ADMINISTRATIVO Y FALTA DE INFORMACIÓN»
Otra gran dificultad a la que se enfrentan estas familias es el «laberinto administrativo» relativo a las cuestiones fiscales, patrimoniales y de herencia de los menores huérfanos, tal y como ha expuesto Soleto. Además de que la información sobre los trámites es escasa, hacerlos «suponen esfuerzos», en muchas ocasiones económicos, tal y como ha agregado.

Para ella, es necesario que los servicios de primera atención a estas familias «tengan protocolos de información» sobre los pasos a seguir en casos de que haya menores huérfanos tras el crimen machista. «En términos generales se ofrece mala información a estas familias sobre los recursos; debería haber una atención temprana para, al menos, dar pistas sobre los recursos que hay, e incorporar esa primera atención de los familiares más allegados», ha reivindicado.

La realidad la de la familia y huérfanos de la violencia de género era «invisible» hasta hace poco. De hecho, no fue hasta el año 2013 cuando estos menores se incorporaron a la estadística oficial.

No obstante, Soleto ha lamentado que, a pesar de que exista ahora este registro, sigue sin haber un «seguimiento» de la situación de los menores, de quién se queda con la custodia o si acaban en centros de menores. «La única información que se maneja es la del atestado policial, no hay sobre la atención y la respuesta institucional que se les da», ha declarado.

MEJORA DE LAS PENSIONES Y NUEVA PRESTACIÓN
Por otro lado, estos niños y niñas que se quedan huérfanos han experimentado una mejora económica desde el pasado 3 de marzo, cuando entró en vigor la Ley 3/2019, de mejora de la situación de orfandad de las hijas e hijos de víctimas mortales de violencia de género.

De acuerdo a cifras de la Seguridad Social, a fecha 3 de marzo de 2019 –que es cuando entró en vigor la nueva norma– había 133 pensiones activas de orfandad por violencia de género que podrían ser susceptibles de mejora, debido a que las medidas eran aplicables de manera retroactiva.

Desde que se aprobó la ley, la Seguridad Social ha recibido un total de 48 peticiones de incremento de la pensión de orfandad absoluta –los dos progenitores fallecidos–, según los datos oficiales facilitados a Europa Press. Esto representa el 36% de los huérfanos de violencia de género que son pensionistas, por lo que es «previsible» que en los próximos meses de sigan recibiendo solicitudes de este tipo, según destacan desde el Ministerio.

De esas 48 peticiones de aumento de la pensión ya formuladas, se encuentran en trámite 29, mientras que ya se han resuelto un total de 19, de las cuales se han aprobado siete. Las otras 12 se han denegado porque no son casos de orfandad absoluta –el incremento de la pensión solo se prevé para casos con los dos progenitores fallecidos, es decir, orfandad absoluta–.

La norma mejora la cuantía que reciben los huérfanos pensionistas ya que prevé el aumento del porcentaje de la pensión de orfandad absoluta, pasando del 52% al 70% en los casos de carencias de rentas, es decir, rendimientos inferiores al 75% del salario mínimo interprofesional. Además, se permite alcanzar el 118% si hay más de un beneficiario.

Durante los seis meses desde la aprobación de la norma, se han recibido un total de 30 solicitudes de nuevas pensiones. De éstas, siguen tramitándose 15, y otras 15 ya se han resuelto (14 han sido aprobadas, y una ha sido denegada).

Además del aumento de la pensión, con la ley se creó una nueva prestación prevista para aquellos casos en los que los huérfanos no tuvieran derecho a la pensión de orfandad por ausencia o insuficiente cotización de la madre asesinada por violencia de género. Se calcula aplicando un porcentaje fijo (20% con carácter general y 70% en casos de carencia de rentas), y el 118% de dicha base reguladora en el caso de varios beneficiarios.

Respecto a estas nuevas prestaciones específicas, desde el 3 de marzo hasta el 11 de septiembre se han pedido 21, de las cuales de han resuelto 15 (11 aprobadas y cuatro denegadas). Continúan en trámite seis, según los datos facilitados a Europa Press desde Seguridad Social.

CATEGORÍAS
Comparte

COMENTARIOS

Wordpress (0)
Disqus ( )