María Cegarra Salcedo: la primera perito químico de España también fue poeta

María Cegarra.

Marta Macho-Stadler, Universidad del País Vasco / Euskal Herriko Unibertsitatea

María Cegarra Salcedo (1899-1993) nació y vivió durante toda su vida en La Unión (Murcia), una comarca cuya economía giraba en torno a la explotación de las minas de su sierra. En aquellos tiempos, y en aquellos yacimientos, los trabajadores unionenses extraían plata y plomo entre otros minerales. Arriesgaban su vida, expuestos a enfermedades incurables, con horarios agotadores a cambio de unos salarios limitados.

La madre de María, Filomena Salcedo Apolinario, era maestra. Su padre, Ginés Cegarra Bernal, era comerciante. María era la hermana pequeña de Andrés, Ginés y Pepita. Estuvo muy unida a su hermano Andrés, a su hermana y también a su lugar de nacimiento, en el que siempre vivió. Andrés marcó profundamente la vida de la familia: padecía una enfermedad degenerativa que le dejó paralítico y ciego en su juventud. La vida de la familia giraba en torno a él y sus hermanas intentaban hacer lo más agradable posible el poco tiempo que le quedaba de vida.

Tras la Primera Guerra Mundial, el paro aumentó en La Unión. Sus minas se iban agotando y además descendió bruscamente la demanda de plomo, requerido fundamentalmente para fabricar proyectiles. Aumentó el paro, y con él la pobreza y las enfermedades. Se cerraron negocios y comercios. Las familias más pudientes se marcharon a vivir a Cartagena o a Murcia. Muchas de las personas más pobres emigraron a tierras lejanas en busca de un trabajo para subsistir. Otros, como la familia de María, se quedaron y sufrieron el abandono y la escasez.

Amor a fuego lento

La primera persona dedicada a la literatura en el entorno de los Cegarra Salcedo fue Andrés.

María conoció a algunos poetas que iban a visitar a su hermano, que permanecía postrado en su silla de ruedas. Fue precisamente Andrés quien la animó para que estudiara química: le parecía una buena manera de ganarse la vida, estudiando y analizando minerales.

Aunque al principio no le gustaba demasiado la idea, María se fue enamorando poco a poco de esta disciplina. De hecho, mucha de su poesía está inspirada y salpicada de conceptos de química.

«Es que yo me he enamorado de la química. Francamente, la he trabajado con mucho gusto y no he encontrado aridez. Bueno, la química son unos nombres, unas letras con unos subíndices que te dicen…, pues hasta el secreto de la vida y de la muerte.»

María Cegarra. Entrevista de García Martínez.

Portada del poemario Cristales míos, de María Cegarra Salcedo, Editorial Levante 1935.

María fue la primera mujer que obtuvo un diploma de perito químico en España. Abrió su propio laboratorio de análisis mineralógico, pasando a formar parte de la industria de la que vivía La Unión. Buscaba plata en aquellos minerales que salían de las minas. Alternó este trabajo con el de profesora de química en la Escuela de Peritos Industriales y Maestría de Cartagena, en el Instituto de Bachillerato de La Unión y otros centros de Formación Profesional. Su trabajo ayudaba a sostener a la familia y, tras la muerte de sus padres, Pepita y ella vivieron con el único sueldo de María.

Dos mundos no tan opuestos: poesía y química

María Cegarra dedicó su primer poemario, Cristales míos (1935), a su hermano, que falleció en 1928. La química está muy presente en este libro dedicado a Andrés, como se aprecia en estos fragmentos:

La sílice es una afirmación con un círculo duplicado. Tierra y Dios: mi barro y mi atmósfera.

La química lo afirma; pero se engaña. No existe la saturación.

Hidrocarburos que dais la vida: Sabed que se puede morir aunque sigáis reaccionando; porque no tenéis risa ni aliento, ni mirada ni voz. Sólo cadenas.

Balanza, urna de sensibilidad: Eres el crucifijo de la mirada.

La sonoridad de las ebulliciones y de los alambiques es como un viento sin mar y sin molinos.

¡Ansia de la transmutación! Para conseguirte, cada vez más pequeña, más minúscula, más átomo.

María Cegarra Salcedo, Poemas de laboratorio en Cristales míos, 1935.

Dedicó su último libro de poesía, Poemas para un silencio (1995) a su hermana Pepita, a la que sobrevivió poco tiempo.

Compartió amistad con escritores y políticos de su época. Aunque de ideologías opuestas, fue una gran amiga del poeta Miguel Hernández (1910-1942), con el que intercambió cartas durante un largo período de tiempo.

María Cegarra, Carmen Conde y Antonio Oliver con el grupo de la Romería lírica a Oleza en homenaje a Gabriel Miró el 2 de octubre de 1932.
Patronato Carmen Conde-Antonio Oliver

Sus análisis químicos, su docencia y su poesía estuvieron ligados a la tierra en la que siempre residió. Llevó una vida discreta, como ella misma expresa a través de estos versos:

He sido una sencilla profesora de química.

En una ciudad luminosa del sureste.

Después de las clases contemplaba el ancho mar.

Los dilatados, infinitos horizontes.

Y los torpedos grises de guerras dormidas.

He quemado mis largas horas en la lumbre

de símbolos y fórmulas. Junto a crisoles

de arcilla al rojo vivo hasta encontrar la plata.

No he descubierto nada.

No tengo ningún premio.

A Congresos no asistí.

Medallas y diplomas

nunca me fueron dados.

Minúscula sapiencia para tan grandes sueños.

Pequeñez agobiante para inquietudes tantas.

Y rebelde ha surgido, como agua en desierto,

el manantial jugoso, intenso, apasionado,

–dulce herencia entrañable– que tiene la riqueza

de llenar de poesía tan honda desolación.

Y, del resto salvado, rebrotar lo necesario.

María Cegarra Salcedo, Desvarío y fórmulas, 1978.

María Cegarra falleció el 26 de marzo de 1993. Su vida pasó triste y tranquila, haciendo análisis químicos de minerales, dando clases de química y escribiendo poemas.


Este artículo es una versión ampliada de María Cegarra: poemas de laboratorio que se publicó en el blog Mujeres con ciencia de la Cátedra de Cultura Científica de la UPV/EHU el 16 de junio de 2017.The Conversation


Marta Macho-Stadler, Profesora de matemáticas, Universidad del País Vasco / Euskal Herriko Unibertsitatea

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Lea el original.

CATEGORÍAS
Comparte

COMENTARIOS

Wordpress (0)
Disqus ( )