La historia incómoda que no quieren contar

La historia incómoda que no quieren contar

Carta de la periodista Lydia Cacho

CIMACFoto: César Martínez López

Por: Lydia Cacho

La anatomía de la impunidad está siempre a la vista, lo que hace la diferencia para comprenderla es desde dónde se narra y quién trabaja para desviar la conversación hacia un lugar confuso que favorece al Sistema político que se retroalimenta de corrupción todos los días, gobierne quien gobierne el país.

Aquí la explicación concisa de por qué el ex gobernador de Puebla, Mario Marín y el magnate Kamel Nacif Borge, quien compró niñas por 3 mil dólares (según constancia judicial y llamadas telefónicas entre ellos haciendo la compraventa), siguen prófugos, libres y sin ser detenidos por haberme torturado y encarcelado ilegalmente.

Leer texto completo

CATEGORÍAS
Comparte

COMENTARIOS

Wordpress (1)
  • comment-avatar
    Osvaldo Buscaya 2 meses

    “La anatomía de la impunidad está siempre a la vista, lo que hace la diferencia para comprenderla es desde dónde se narra y quién trabaja para desviar la conversación hacia un lugar confuso que favorece al Sistema político que se retroalimenta de corrupción todos los días, gobierne quien gobierne el país”.
    Por lo precedente, Femeninología no encontrara un lugar, en los textos del “progresismo” de la perversa civilización patriarcal; sus capítulos sobre los “derechos humanos”; “métodos de persuasión para integración social”; etc., que deben su efectividad a la milenaria e hipócrita impunidad del perverso patriarcado. Femeninología, está en la senda que conduce al logro del poder de la mujer. Ciencia de lo femenino basada en el psicoanálisis (Freud), indispensable sobre todas aquellas ciencias de la historia de los orígenes de la perversa civilización patriarcal y de sus grandes instituciones machistas del arte, la religión, etc. y el orden social impuesto sobre lo femenino y la pedagogía.

    “Los Demonios del Edén: el poder detrás de la pornografía infantil. El nombre y el libro siguen vigentes porque todos los implicados, poderosos políticos y empresarios, se han mantenido en el poder o cerca de él a pesar de la evidencia judicial de su participación en una red de explotación sexual comercial de niñas, lavado de dinero y pornografía infantil”, porque el transexual ecuménico perverso patriarcado ejerce sobre nosotros una presión intolerable y demanda una rectificación, y está llamada a influir en las mujeres a una tal rectificación. Nuestra imaginación labora siempre con sujeción a algún modelo; el poder de lo femenino, ese es el camino.

    “Bajo amenazas de muerte y, evadiendo a personas financiadas por esa red, para desacreditarme, di una batalla legal durante seis años más, cuatro abogados se vendieron, llevé el caso a la Suprema Corte; viví 5 años con escoltas y atentados a mi vida”, pues el transexual ecuménico perverso criminal patriarcado por milenios ha regido y rige a la sociedad, siendo eficaz sometiendo a la mujer considerándola un mero objeto, para su desdicha, en esta civilización, situación de la que anhela libertarse con total empeño, mediante el feminismo contra los preceptos del varón ni proseguir despojada de sus derechos.

    “Más allá de mí, lo que me parece importante es que usted recuerde que fui torturada por señalar con nombres y apellidos la existencia de una red criminal que compra y vende niñas de diferentes países para explotarles en México, que lava dinero y financia campañas de gobernadores. A lo largo de 13 años han ido retirando delitos del expediente, logrando de esa manera ceñir el caso a un juicio individual por tortura en mi contra; así ocultaron la delincuencia organizada de un cartel político empresarial dedicado a la esclavitud sexual de chicas y al financiamiento de partidos políticos”, porque persiste como en el pasado la supremacía ilimitada del transexual ecuménico perverso patriarcado, donde el rol de la mujer equivalía y equivale al de un animal carente de razonamiento, utilizando el irreversible ambiguo sexual varón su superioridad llegando a establecer la conclusión de que, solo él es a imagen de Dios; como fuente de todo lo bueno, y la mujer mala y pecadora (Adán fue expulsado del paraíso por culpa de Eva=mujer).

    “Próximamente liberarán al comandante José Montaño Quiróz, policía poblano sentenciado por torturarme; él me advirtió cuando me torturó: si me acusa y voy a la cárcel, la voy y a descuartizar, aunque sea lo último que haga. Succar Kuri prometió asesinarme también, lo hizo frente al juez cuando testifiqué en su contra en el penal de La Palma” y solo podremos comprender, este carácter, comparándolo con el delirio del psicótico. Advertimos que la idea delirante del transexual ecuménico criminal perverso patriarcado, deforma confusamente en su evolución su convicción compulsiva inherente al delirio que, emana como su verdad y se extiende a los errores que la envuelven en su verdad histórica sobre el carácter de síntomas psicóticos criminales.

    “Mi hogar está en Quintana Roo, donde incrementan mensualmente las desapariciones de mujeres y niñas. Ahora estará libre uno de mis torturadores y probablemente, Succar Kuri. Escribo este texto desde España, donde mis amistades me protegen por un tiempo antes de volver a México, a seguir trabajando, a dar la batalla, como millones de personas, para que la verdad no quede oculta bajo respuestas oficiales que encubren el dolor real de un país sin estado de derecho donde la corrupción es ley y la ley rara vez se transforma en justicia”. Es así que, la perversa civilización patriarcal le muestra hoy al feminismo (mujer) la imagen misma, de su irresoluble perversión no sublimada y ambigüedad sexual del varón que posee la decisión final en este esquema, donde lo masculino sigue siendo la ley y ese testimonio se amplía con sus alegatos que parecen “fuera de tema”, pero lo que saca a flote en su discurso como “acontecimiento sin intención”, son fragmentos que constituyen su historia y, entre los más “desunidos” aquellos que afloran de su historia genocida sobre lo femenino (mujer). En su juego actual la perversa civilización patriarcal, suscita la huella reconocida impresa en el perverso varón; esa imagen desde luego de esencia criminal perversa puesto que ejerce la opresión, pero que con su poder sustrae sus rasgos de la mirada de la comunidad. Sin embargo, el feminismo (mujer) descubre esos rasgos en un retrato común al perverso patriarcado: imagen del castrador, del todopoderoso, terrible castigador, imagen y reflejo de si como criminal perverso varón. Pero el criminal perverso hipócrita, “ignora” esa imagen que el mismo presenta con su conducta y que se reproduce incesantemente: hipócritamente la “ignora” en los dos sentidos de la palabra; que lo que repite en su conducta criminal perversa, no lo tenga por suyo en su simulación y que “desconoce” lo importante de la imagen, cuando evoca el recuerdo representado por ella; abuso, violación, femicidio.

    No obstante, desde el albor el feminismo (mujer) concluye en reconocer la imagen, el perverso genocida patriarcado prosigue con su imposición, pero hoy la mujer extrae del poder que dispone, para accionar sobre el perverso varón, operando en los registros de lo intelectivo y de la maniobra efectiva en los espacios logrados constituido en el feminismo que de sometida, abusada, violada, difusa, quebrada, asesinada a través de la historia, ahora se asimila a lo real; es decir restaurada en su realidad propia. Acciones en que el feminismo (mujer) da testimonio de la eficacia de esa realidad. La genocida perversa civilización patriarcal en esta constante interacción entre el criminal perverso varón y el objeto mujer que, en el movimiento histórico impone sobre la misma, la asimila a ese orden, como la mujer del Cesar y así desde lo inmemorial en el tiempo, el alto renombre de la perversa civilización patriarcal no ha corrido riesgos, pues, su alcance ideológico se presenta depurado en su ecumenismo a través de la progresiva evolución, desde la horda primitiva a sus modernos progresos, pero deja traslucir hoy al feminismo (mujer) de un modo sorprendente, la estructura de la inteligencia del criminal perverso varón que la ha construido, sometida en todos sus procesos a la forma de su identificación mental como forma constitutiva, por reflexión en los itinerarios de la irresoluble perversión no sublimada y ambigüedad sexual del varón que posee la decisión final en este esquema, donde lo masculino sigue siendo la ley.

    Por eso el sentido y la verdad del feminismo (la mujer) es absolutamente la derrota del varón; perverso irresoluble y ambiguo sexual.

    Mi Femeninologia Ciencia de lo femenino es la serie de configuraciones que con mi conciencia voy recorriendo constituyendo, más bien, la historia que desarrollo en la formación de mi conceptualización. Es decir, una suerte de escepticismo consumado, que en realidad sería, el propósito de no rendirme, a la autoridad de los pensamientos de otro, sino de examinarlo todo por mí mismo ajustándome a mi propia convicción; o mejor aún, producirlo todo por mí mismo y considerar como verdadero tan solo lo que yo hago.

    *Hoy, como ese infante entre los 4 a 5 años adaptando mi pensar en la realidad, interpretando mi actividad onírica . . .

    Por Osvaldo Buscaya (Bya)

    (Psicoanalítico)

    Femeninologia (Ciencia de lo femenino)

    Lo femenino es el camino

    Buenos Aires

    Argentina

    05/07/2019

  • Disqus ( )