El derecho de la justicia sobre la infancia

El derecho de la justicia sobre la infancia

 

Un niño de 10 años ha sido asesinado por su padre sobre el que pesaba una condena por maltrato y una orden de alejamiento que quebrantó.
Amarga el café más de lo que habitualmente lo hace, porque es rara la mañana que no nos despertamos con una mujer asesinada, violada, agredida hasta la extenuación y lo peor y más terrible, un niño asesinado a sangre fría.
Me cuesta imaginar y se me hace difícil hacerlo, aunque por desgracia puedo acercarme un poquito al dolor de esa madre. Hace unos días una mujer era asesinada por su expareja dejando dos hijos de 15 y 12 años huérfanos de madre. Hoy un padre asesina a su hijo. Pero las exageradas somos nosotras, las manipuladoras nosotras, las que urden tramas, las que sustraen hijos e hijas obedeciendo a nuestras patologías mentales que nos indican hacer “esas cosas”.
Y hablan de denuncias falsas, de que no es para tanto, que la violencia machista a la que desde hoy voy a denominar TERRORISMO MACHISTA no existe, todo invento de unas feminazis, de unas malas madres que lo único que buscan es separar a los hijos e hijas de sus padres varones porque están rabiosas, encolerizadas y buscan venganza. Claro que sí, moviendo ese discurso vomitivo, asqueante, pegajoso, torticero, deplorable, vergonzoso, SÍ VERGONZOSO, por todas las instituciones, departamentos y cualquiera que les quiera escuchar. Y venga a traer y llevar el (i)sap y la manipulación materna y los lavados de cerebro. ¡¡¡BASTA YA!!! No es suficiente con matarnos, hacernos la vida imposible, que tienen que matar a los hijos de nuestras entrañas, a los que gestamos, parimos, amamantamos y sostuvimos a pesar de sus malos tratos.
¿Cuándo se van a dar cuenta que UN MALTRATADOR NO ES UN BUEN PADRE?¿Cúando van a dejar de proteger a los MALTRATADORES Y PRESUNTOS MALTRATADORES CONDENANDO A LA INFANCIA A VIVIR UN INFIERNO O ACABAR ASESINADOS EN SUS MANOS?¿CUÁNDO VAN A DARSE CUENTA QUE NO SE PUEDE EXPONER A UN INOCENTE Y QUE ANTE LA MÍNIMA SOSPECHA NO DEBEN TENER ACCESO NI A LAS MUJERES NI A LOS HIJOS O HIJAS?
Creo que esta situación no debe dejarse para mañana. Ni esperar a crear otra vez el Ministerio de Igualdad o si se presupuesta el Pacto de Estado contra la violencia. Sinceramente estoy convencida que ni un solo niño o niña debe ser expuesto a torturas de la índole que se están llevando a cabo actualmente obligando a entregárselos, bajo la amenaza de arrancarles a sus hijos e hijas a las madres, obligarles a convivir con quienes no quieren, torturándoles con ejecutores de violencia, con padres maltratadores que les rompieron la infancia, la inocencia. El sistema judicial no puede ni debe proteger a padres violentos ni consentir que los derechos de un adulto y más gravoso que sea su padre, se impongan a los de los hijos e hijas.
Ante el menor signo de violencia y me parece más que suficiente que se ejerza violencia sobre la madre, los hijos deben cortar toda relación con el maltratador. Ni es sano, ni beneficioso, ni enriquecedor permanecer ni un solo segundo al lado de quien no respeta, no ama y no protege. Harto difícil es conseguir hoy por hoy una condena, mucho más difícil una orden de alejamiento, como para que dándose esas circunstancias se siga insistiendo en poner la vida de unos hijos en manos de unos auténticos torturadores asesinos y a la vista ésta. Las visitas no deben ser vigiladas, ni en los puntos de encuentro familiar, ni supervisadas, ni todos esos rollos que se han inventado con la única y clara intención de seguir respaldando los derechos de los “pater familias”, NO TIENEN QUE CONCEDERSE. La frase de “mejor un mal padre que ninguno” es un invento de quien no conoce la espiral de violencia, un auténtico descalabro de quien se lucra de este terrible dolor y lo hace perdurable. De la espiral de violencia se debe salir y cuanto antes, dar ese paso es una decisión de una embergadura tremenda, denota valentía, muchísima valentía. El sistema no puede, NO DEBE, seguir alimentando una situación de la que urge distanciarse. No puede ser que cada fin de semana, cada miércoles, cada jueves nos veamos obligadas a regresar al punto de partida. NO DEBE SEGUIR OBLIGÁNDONOS A ENTREGAR A NUESTRAS HIJAS E HIJOS A VIOLENTOS, a mantenernos en un estado de alerta continua, a implantar en nuestros hijos inseguridades, pánico, abandono, soledad dejándoles a su suerte cada fin de semana y pensando que quizá no los volvamos a ver, implantando el miedo, el pánico, el terror en sus cortas vidas.
Igual que pasó en Castellón, en Andalucía, en Galicia, en Aragón, en cada una de las Comunidades Autónomas, debemos exigir responsabilidad a quien dictó esas estancias, cada cual debe responder por lo que firma y por tanto todos esos jueces, juezas y fiscales deben responder por lo que refrendan, por los fallos de sus sentencias. Lo mismo para los equipos psicosociales que cargados de razones reprochables recomiendan las estancias, más de lo mismo para los puntos de encuentro familiar que sólo saben detectar las interferencias marentales y el sap, el engendro de tortura y destrucción más aberrante.
De la misma forma que no se obliga a una mujer violada a tomar café con su violador, cuanto menos convivir, ni a los asesinos a veranear con las familias de sus víctimas, tampoco debemos obligar a los niños y niñas a convivir con maltratadores, con más motivo si son sus padres.
Desde aquí ruego encarecidamente que las asociaciones que defienden el bienestar de los niños y niñas en este país, los colegios de profesionales que trabajan con la infancia, asociaciones de mujeres, de abogadas, de juristas pidamos que respondan todos aquellos que intervinieron en este asunto y que, por tanto, sean separados del servicio mientras dure el proceso, consiguiendo que siente precedente para llevar a cabo las mismas acciones en todos los casos de asesinato de menores a manos de sus padres.

¡¡¡URGE!!! ERA PARA AYER

CATEGORÍAS
Comparte

COMENTARIOS

Wordpress (0)
Disqus ( )