Ya son dos los asesinos por violencia de género que matan a otras mujeres mientras estaban en libertad condicional

Ya son dos los asesinos por violencia de género que matan a otras mujeres mientras estaban en libertad condicional

 

Durante el año 2019, dos hombres que estaban cumpliendo condena por asesinar hace unos 15 años a mujeres que con las que mantenían o habían mantenido una relación sentimental, han vuelto a matar, presuntamente, a quienes eran sus parejas en la actualidad. Ambos estaban en libertad condicional por decisión de un juez.

Uno de ellos es el hombre hallado muerto este viernes junto a su pareja, ambos con heridas de arma blanca, en una vivienda de Córdoba donde se ha registrado un incendio. El varón estaba en libertad condicional tras una condena por asesinato de su expareja en un municipio de Cádiz en el año 2002.

El hombre ingresó en prisión provisional y fue condenado en el año 2004 por estos hechos. En octubre de 2017, un juzgado de Cádiz le concedió el tercer grado; en febrero de 2018, la libertad condicional; y su pena extinguía íntegramente en 2020, según han informado a Europa Press fuentes penitenciarias.

El otro caso en el que un hombre ya condenado por asesinar a una mujer presuntamente mató a otra en enero de 2019 fue el de la abogada Rebeca Santamalia, cuyo cadáver fue hallado con heridas de arma blanca en una vivienda de Zaragoza.

Ella es una de las víctimas mortales por violencia de género que forma parte de la estadística oficial, que se elabora desde el año 2003. Su presunto agresor, José Javier Salvador, con quien mantenía una relación sentimental, se suicidó tras lanzarse desde un viaducto en Teruel.

Él se encontraba en libertad provisional por el asesinato de su esposa en el año 2003, caso en el que fue representado por Santamalia. Ella le defendió en los tribunales a José Javier Salvador cuando asesinó con una carabina a su esposa, Susana Patricia Maurel, en La Puebla de Híjar (Teruel), en el mes de mayo de 2003.

REINSERCIÓN SOCIAL

En declaraciones a Europa Press, la vicepresidenta de la Asociación de Mujeres Juristas Themis, Altamira Gonzalo, ha reclamado una mejora de los tratamientos de reinserción que se dan en los recintos carcelarios. «No se trata de reivindicar penas más altas. No creemos que la única finalidad de la pena sea apartar al delincuente de la sociedad, la pena constitucionalmente tiene una función que es la reinserción social de quienes delinquen», ha señalado.

Así pues, en su opinión, Instituciones Penitenciarias debe «reconsiderar» el tratamiento dado al preso y analizar «dónde se ha fallado», al tiempo que ha pedido «más recursos» para que la reinserción se produzca en «la mayor parte de los casos».

Eso sí, según ha subrayado a Europa Press, la reinserción «es difícil» especialmente en los delitos bajo los que hay «ideología machista». «Las ideas es lo más difícil de cambiar en una persona. Por ejemplo, es una situación de necesidad, una persona que roba, si se resuelve esa situación de necesidad es probable que no se repita, pero modificar las ideas es difícil, por eso es tan difícil la lucha contra la ideología machista», ha afirmado.

Para ella, el machismo «no se va a vencer» mientras «no se aborde desde la educación en la infancia». «Es una lucha a largo plazo, pero hay que abordarla ya, porque son medidas punitivas solo abordamos las consecuencias, no las causas», ha dicho.

CATEGORÍAS
Comparte

COMENTARIOS

Wordpress (0)
Disqus ( )