Temporeras contra la esclavitud: los testimonios que la Audiencia Provincial obliga a escuchar al juez Serrano

Temporeras contra la esclavitud: los testimonios que la Audiencia Provincial obliga a escuchar al juez Serrano

«Se abalanzó sobre mí como un monstruo y me metió la mano en la vagina».

«Las mujeres que se oponían a subirse al bus, fueron tiradas al suelo y violentadas».

«Cuando más miedo sentí es cuando vi que el Guardia Civil que nos tomaba declaración era el mismo que estaba en la finca por la mañana».

La Mar de Onuba reproduce hoy, íntegramente, el testimonio de tres de las diez trabajadoras marroquíes conocidas como Temporeras contra la esclavitud, que los abogados de la Asociación de Usuarios de la Administración de Justicia (AUSAJ) pretenden que escuchen los jueces Virginia Sesma y Carlos Serrano, titulares de los juzgados de Primera Instancia e Instrucción 1 y 3 de La Palma del Condado (Huelva).

Ambos jueces habían dictado sendos autos ordenando el «sobreseimiento provisional» de las causas abiertas contra el propietario de la empresa Doñana 1998 por presuntos delitos contra la libertad sexual y los Derechos de los Trabajadores, sin haber llegado a tomar declaración a las denunciantes. La decisión de los juzgados palmerinos fue considera entonces «un disparate jurídico» por la letrada de AUSAJ, quién recurrió los autos de Sesma y Serrano.

La semana pasada, la Audiencia Provincial de Huelva daba la razón a los abogados de las temporeras contra la esclavitud y ordenaba reabrir el caso. Y que el juez Serrano tome testimonio a las temporeras. Queda por resolver el recurso del sobreseimiento dictado también por la jueza Sesma, aunque los letrados de AUSAJ esperan que la Audiencia Provincial se pronuncie en el mismo sentido, al tratarse del mismo caso y las mismas denunciantes.

Los tres testimonios que reproduce este domingo La Mar de Onuba, forman parte de las diligencias abiertas por el juez de Audiencia Nacional Santiago Pedraz para investigar la posible comisión de un presunto Delito de Trata de Personas denunciado por AUSAJ. La Fiscalía se manifestó en contra de que la Audiencia Nacional investigara los hechos, y finalmente Pedraz desistió de continuar su investigación, al entender, como el Fiscal, que los juzgados de Huelva son competentes para ello. Las diligencias realizadas por Pedraz forman parte de los autos instruidos en La Palma del Condado, a los que ha tenido acceso esta revista, y están aportadas en las causas denunciadas en los juzgados de La Palma del Condado por los letrados de las temporeras contra la esclavitud.

La Mar de Onuba reproduce también hoy la versión de la empresa sobre los hechos denunciados, a través del testimonio ante el Juzgado de Manuel Matos, propietario de la explotación agrícola  Doñana 1998.

Los hechos que recogen los testimonios de las tres temporeras contra la esclavitud que publica hoy La Mar de Onuba, trabajadoras marroquíes contratadas en origen para la recolecta de frutos rojos es coincidente en los graves hechos que relatan, que incluyen agresiones sexuales amenazas, acoso o situaciones de privación de libertad. También lo son testimonios de las otras siete denunciantes a los que también ha tenido acceso esta revista.

Testimonio 1: «Se abalanzó sobre mí como un monstruo y me metió la mano en la vagina».

Testimonio 3: «Las mujeres que se oponían a subirse al bus, fueron tiradas al suelo y violentadas».

Testimonio 7: «Cuando más miedo sentí es vi que el Guardia Civil que nos tomaba declaración era el mismo que estaba en la finca por la mañana».

Lo que dice la empresa: «Ciento y pico de trabajadoras han declarado que se trata de denuncias falsas que se deben a las promesas del sindicato (por el SAT) de conseguir papeles en España».

La voz no escuchada de las denunciantes
Extracto del auto de sobreseimiento dictado por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 3 de La Palma del Condado

Por diferentes circunstancias, lo cierto es que a estas alturas ninguno de los dos jueces que instruyen las causas de las Temporeras contra la esclavitud ha visto o escuchado a las denunciantes. Los únicos testimonios que obran en los autos son los tomados por agentes de la Guardia Civil en las dependencias de la Benemérita en Almonte (Huelva) (y los adjuntos en las diligencias de la Audiencia Nacional – tres los reproduce hoy La Mar de Onuba- que los jueces no citan en sus autos).

Sólo hubo una primera toma a una de las diez mujeres, practicada por la jueza Virginia Sesma, que se realizó por videoconferencia y que hubo de dar por finalizada por «fallos técnicos» en el Juzgado de La Palma.

Según ha podido saber La Mar de Onuba (y así se infiere del propio auto de sobreseimiento de la jueza, al que ha tenido acceso esta revista) el fallo técnico se produjo cuando la abogada de la denunciante, la letrada de AUSAJ Belén Luján, estaba en su turno de preguntas. Tampoco han declarado los guardias civiles, cuya actuación en el caso de las temporeras contra la esclavitud ha sido cuestionada por los letrados de AUSAJ y por varios colectivos sociales.

CATEGORÍAS
Comparte

COMENTARIOS

Wordpress (0)
Disqus ( )