Santiago Posteguillo: «Hay que cambiar el relato de la Historia contada por hombres y hablando solo de hombres»

Santiago Posteguillo: «Hay que cambiar el relato de la Historia contada por hombres y hablando solo de hombres»

El autor y Ayanta Barilli, ganador y finalista del Planeta, presentan sus novelas en Roma y esperan publicar la edición italiana este año

ROMA, 24 May. (del enviado especial de Europa Press, Eduardo Blanco) –

El escritor Santiago Posteguillo ha criticado «ese relato de la Historia con mayúsculas» que está «contado por hombres y hablando solo de hombres», pidiendo un mayor espacio para las mujeres, como la protagonista de su última novela ‘Yo Julia’, que se alzó con el Premio Planeta hace nueve meses.

«A mí me ha incomodado enormemente lo increíblemente silenciada en la Historia que ha estado una mujer como Julia Domna, por ejemplo. Este relato de Historia contado por hombres solo con hombres no es que esté mal ni deba ser revisado, pero hay que completarlo hablando de la otra mitad de la humanidad: las mujeres», ha señalado el autor durante un encuentro en el Instituto Cervantes de Roma.

Posteguillo se encuentra en Roma junto a la finalista del Premio, Ayanta Barilli (con ‘Un mar violeta oscuro’), para presentar ambos su novela en una ciudad que, en cierta manera, se erige en un protagonista más de sus relatos. Los dos autores esperan próximamente la publicación de la edición italiana de sus trabajos: en el caso de Barilli, el próximo 7 de junio; ‘Yo, Julia’, por su parte, deberá esperar hasta el próximo otoño.

Pese a que casi 2.000 años separan las historias de Posteguillo y Barilli, ambos han hablado de las «sincronías» que se dan gracias a esos lugares comunes de la capital italiana. «La de Posteguillo es una Roma más imperial y la mía más íntima y familiar», ha reconocido Barilli, mientras paseaba por algunos de los sitios que le han servido de inspiración para la novela sobre las mujeres de su familia.

Desde la casa familiar de vía Canobi, en el popular barrio de Monteverde, hasta la Piazza San Pietro donde la autora jugaba de joven –«antes del ataque turístico» al que está sometido en la actualidad El Vaticano, lamenta Barilli–, se entremezclan con otros escenarios donde la ambición de poder llevaba incluso a derrochar sangre en la época imperial, como el Coliseo o el Circo Máximo.

«Roma es nuestro pasado y origen, y entender ese pasado es bueno para no repetir graves errores: al recuperar las luchas descarnadas por el poder, nos damos cuenta de que hoy las seguimos teniendo», ha afirmado Posteguillo, quien reconoce que con la recuperación del personaje de Julia Domna –esposa de Septimio Severo– se está pensando iniciar una saga, al igual que ha hecho con otras figuras de la época romana.

Para el escritor, Roma constituye «un referente como gigantesca unidad administrativa» que podría haber supuesto lo que hoy es la Unión Europea. «Me gusta recrear ese pasado, uno se de cuenta de que es la base de una UE con cosas que se pueden mejorar: de hecho, en Europa tendemos a reproducir los errores brutales de esa época porque hemos olvidado el pasado», ha lamentado.

ROMA, «AMOR FALLIDO»

Mientras, Barilli ha hablado de esa historia de «amor fallido» que ha supuesto para ella Roma, la ciudad en la que nació. Tras la muerte de su madre a los 9 años, la autora comenzó a escarbar en un pasado en el que las mujeres de la familia no siempre contaron con la fortuna de los hombres e, incluso como en el caso de su bisabuela, acabaron en un manicomio por ser «una víctima de las circunstancias».

«Me parecía interesante descubrir qué pasaba en la intimidad de una familia y cuáles han sido los mecanismos perversos que se han repetido hasta llegar a ponernos en peligro de muerte. Hablo de mujeres fuera de las normas sociales y, cuando se salen de esas normas, las mujeres suelen tener problemas graves», ha criticado.

«Cuando alguien suele decirte que en qué época te hubiera gustado vivir, yo siempre le respondo si como hombre o mujer, porque siendo mujer no te queda otra que elegir esta última época», ha indicado, tras poner el foco en el «lugar común» de que «los hombres cuenten esa Historia con mayúscula y a la mujer le toque la infrahistoria». «Hay que aprender a relacionarse y, en el momento en que lo hacemos en desigualdad, es difícil prosperar», ha añadido.

MUJER EXTRANJERA EN LA ROMA IMPERIAL

Posteguillo se ha mostrado de acuerdo con estas afirmaciones, ensalzando a su personaje, una mujer «adelantada a su tiempo que no consideraba que su género tuviera que ser óbice o dificultad para conseguir sus objetivos». «Se rebeló contra su situación y esa rebelión cambió la Historia entera», ha explicado, para luego añadir que la emperatriz tuvo que hacer frente a otro estigma de la época por su procedencia siria: ser una extranjera en la Roma imperial.

«Los romanos de la época tenían pánico a cualquier mujer oriental que se acercara al poder desde la experiencia que tuvieron con Cleopatra», ha ironizado, para terminar haciendo otro paralelismo sobre la situación de la mujer en la época actual. «Lo realmente relevante sería que, sin necesidad de recurrir a métodos de obligación, se consiga una representación ecuánime e igualitaria, porque nos iría mejor a todos», ha concluido.

CATEGORÍAS
Comparte

COMENTARIOS

Wordpress (0)
Disqus ( )