El principal sospechoso del asesinato de Janet Jumillas repintó su piso para ocultar pruebas

El principal sospechoso del asesinato de Janet Jumillas repintó su piso para ocultar pruebas

El sospechoso tiró a la basura dos fregonas empapadas con sangre de Janet Jumillas y unas gafas rotas.

El principal sospechoso del homicidio de Janet Jumillas, desaparecida el 13 de marzo de 2019 y cuyo cadáver no ha aparecido (en estos momentos se está investigando si el cuerpo encontrado ayer corresponde con Janet Jumillas) repintó parte de su piso en Cornellà de Llobregat (Barcelona), para ocultar sangre.

Según un auto del Juzgado de Instrucción 4 de Cornellà, recogido por Europa Press, Jumillas acudió a ese piso el día de su desaparición, ya que estaba al lado de la oficina de la Agencia Tributaria de Cornellà, donde tenía que hacer un trámite, y allí cerca aparcó su coche.

Esa mañana envió un mensaje de voz a un sobrino manifestándole que había terminado la gestión y que en media hora tenía previsto llegar a su municipio, Viladecans (Barcelona), aunque nunca llegó, siendo esta la última de sus comunicaciones.

En el registro de la vivienda, los investigadores descubrieron un pintado reciente en parte de la vivienda y hallaron restos de sangre humana tanto en las paredes con en el suelo, lo que lleva a presumir «como más que probable que fue en el interior de dicho domicilio donde el investigado acabó con la vida de Janet Jumillas».

Los investigadores que seguían al investigado días después de la desaparición le vieron tirando unas bolsas de basura a un contenedor, que fueron recuperadas, y en ellas había dos mochos de fregona empapados en sangre, que se confirmó que era de Jumillas.

En esas bolsas de las que se desprendió Aitor G.P. también había unas gafas rotas de la desaparecida y un trozo de cuerda con cabello de ella, según los indicios que baraja el juez.

Asimismo, el juez tiene en cuenta que el Aitor G.P. incurrió en «contradicciones y falsedades» al declarar en calidad de testigo en comisaría una primera vez, antes de su detención, el 21 de marzo, después de que los investigadores descubrieran que era una de las personas que habían mantenido contacto presencial y por teléfono con la desaparecida los días antes.

El sospechoso lleva en prisión provisional desde el 9 de mayo como presunto autor del crimen, por un presunto delito de homicidio con ocultación de cadáver, y de momento se ha negado a declarar ante el juez.

CATEGORÍAS
Comparte

COMENTARIOS

Wordpress (0)
Disqus ( )