¿Por qué Andrea Dworkin es la feminista radical y visionaria que necesitaríamos en nuestros terribles tiempos?

¿Por qué Andrea Dworkin es la feminista radical y visionaria que necesitaríamos en nuestros terribles tiempos?

 

Como escribió Julie Bindel el pasado 16 de abril en “The Guardian”, Andrea Dworkin fue etiquetada como que odiaba a los hombres, como que era anti-sexo y que era fea. Pero ella predijo ambos, la llegada de Trump al poder y el movimiento #MeToo – y su anti apologética actitud es hoy más relevante que nunca.

Julie Bindel escribió: “No puedo decir que soy su amiga, aunque me hubiera gustado serlo”. Estas fueron las palabras de Andrea Dworkin, al dirigirse a una organización de hombres anti-sexistas en 1983, en su aclamado discurso “Yo quiero una Tregua de 24 horas en la que no haya violaciones” (I Want a 24-Hour Truce in Which There Is No Rape). “El poder ejercido por los hombres, en la vida diaria es poder institucionalizado. Está protegido por la ley. Está protegido por la religión y las prácticas religiosas. Está protegido por las universidades, que son fortalezas de la supremacía masculina. Está protegido por las fuerzas policíacas. Está protegido por aquéllos a los que Shelley llamó “los legisladores no reconocidos del mundo”: los poetas, los artistas. Contra ese poder, tenemos silencio”.

Dworkin, quién falleció en el 2005 de un ataque cardiaco a la edad de 58 años, fue una de las feministas radicales más notables del mundo. Escribió 14 libros, el más Famoso de ellos fue Pornografía: Hombres Poseyendo Mujeres (1981). En la actualidad su trabajo está siendo consultado en una nueva colección de su autoría titulada “Últimos en Hot Slit”.

Muchos de los artículos que escribió sobre el odio que Dworkin personificaba.
Los medios a menudo decían que ella odiaba a los hombres, que odiaba la libertad sexual y que, absolutamente, odiaba a las izquierdas. En 1988, un escritor en una revista londinense que reseñaba libros fue capaz de opinar sobre su apariencia (“sobrepeso y fea”) y cómo su “frustración” por no tener suficiente sexo “la llevó a odiar a los hombres”. Otro se atrevió a escribir después de su muerte que Dworkin era un “fantasma triste” que el feminismo necesitaba exorcizar y que estaba loca.
Dice Julie Bindel que conoció a la verdadera Dworkin, y que su amistad de una década me enseñó mucho más de amor que de odio. “Conservo las historias de las mujeres en mi corazón,” le decía a Bindel cuando le preguntaba cómo hacía el trabajo que hacía y pudo permanecer consecuente. A lo que Dworkin le respondió “Ellas me motivan y mantienen concentrada en lo que se debe hacer”.
Ella se motivaba por un deseo innato de liberar al mundo del dolor y la opresión. Si hubiera habido más de nosotras escuchando a Dworkin durante sus décadas de activismo, y hubiéramos tomado su trabajo más seriamente, muchas más mujeres nos hubieran sumado a su feminismo inflexible, a diferencia del feminismo divertido y banalizado, del tipo de camisetas con propaganda sobre el poder femenino individual de las chicas que son capaces de usar shorts, en lugar de un movimiento colectivo para emancipar a todas las mujeres de la tiranía de la opresión.
Julie Bindel y Andrea se conocieron en 1996. Julie era una de las organizadoras de una conferencia internacional sobre violencia contra las mujeres, y Dworkin era una de las conferencistas magistrales. Se conectaron de inmediato, ya que Julie Bindel y Andrea Dworkin tenían un sentido del humor similar y un número de amistades en común. Un grupo de las ponentes en la Conferencia salieron a cenar la primera noche de la conferencia y estuvieron discutiendo sus distintas y variadas listas de deseos de las formas para derrotar al patriarcado. “Notaste que éramos damas cuando llegamos y hombres cuando nos tomaron la orden”, dijo Dworkin a la mañana siguiente. “y probablemente, censuradas de por vida cuando nos retiramos”.
A principios de los 1970s, Dworkin habló de sus propias experiencias de abuso sexual y violencia, cuando pocas se atrevían a hacerlo. Y hoy, con el surgimiento del movimiento “MeToo, Podemos darnos cuenta qué tan avanzada a su tiempo estaba. “En los 1980s y 1990s, la lectura de Dworkin se convirtió, para muchas, en un desconcertante y estimulante rito colegial de iniciación”, dice un artículo reciente publicado en el New York Times”. “Su escritura es una mirada estridente y cruda al sesgo sistémico que afecta las experiencias cotidianas de la mujeres.”
El libro de Dworkin de 1983, Mujeres de Derecha, podría haberse referido a cómo llegó Trump al poder. Sin embargo, Julie Bindel duda que Andrea hubiera sido tan aguda como para culpar a las mujeres blancas por la elección de Trump, que se sienten atraídas por una política que desprecia sus derechos es más relevante hoy que nunca. Su teoría central es que el derecho explota los miedos de las mujeres y ofrece una protección caballerosa. Nos asegura que no necesitamos cambiar el estatus quo, sino aceptarlo, y tomar cualquier pequeño resquicio disponible de acceso al poder para nosotras. Dworkin desesperada por lo que ha llegado a ser conocido como “el feminismo magro” que se centra en la capacidad de las mujeres individuales, privilegiadas para subir a la cima, y siempre dijo que hasta que las mujeres en el “fondo de la pila” fueran liberadas, ninguna de nosotras podríamos liberarnos.
Su estilo de hablar y escribir era muy refrescante – intoxicante y anti apologética – se compara con la “divertida prosa feminista” que vemos con tanta frecuencia en los estantes de libros modernos. Mucho de lo escrito se centra en la autoayuda de personas descontentas, como la forma de ser mujer, como el libro de Caitlin Moran titulado Cómo ser Mujer, que se centra en reírse del sexismo y tener muchas referencias irónicas. Esto, Dworkin hubiera dicho, es otra distracción de “cómo las mujeres viven en un sistema de humillación del que no hay escapatoria”.
Estamos viviendo tiempos terribles para las mujeres. Gracias a nuestra resistencia al crecimiento pandémico del feminicidio, de la violencia sexual y doméstica. Pero esta resistencia está siendo restringida por un intento concertado de silenciar a las mujeres – basta con mirar el ascenso inexorable de los acuerdos de no divulgación para amordazar a las mujeres que hablan sobre la discriminación o el acoso.
Dworkin nunca podría ser silenciada. Leyendo su artículo “Queridos Bill y Hilary”, publicado en The Guardian en 1988, nos hace preguntarnos cómo no pudimos ver que un hombre como Donald Trump terminaría llegando al poder, y que los escándalos de abusos sexuales dominarían los medios.
La nueva pornografía es un vasto cementerio donde la izquierda se ha muerto. La izquierda no puede tener sus prostituidas y su política, también. »
Andrea Dworkin
Hace algunas décadas, Dworkin vocifero contra las feministas liberales que defendieron a Clinton contra las acusaciones de abuso sexual y mala conducta, simplemente porque afirmó apoyar el movimiento de los Estados Unidos contra la violencia hacia las mujeres. “Las políticas públicas de los políticos masculinos con respecto a las mujeres son importantes, pero el acoso sexual también es un grave problema. Tú no puedes decir que está bien que el líder de tu país tenga una felación, con alguien de la mitad de su edad, mientras que estaba en la oficina presidencial”, escribió. “Me importa cómo los hombres públicos tratan a las mujeres”. Qué profética es cuando 20 años después los Estados Unidos tienen un presidente que habla públicamente sobre cómo su fama significa que él puede “hacerles cualquier cosas” a las mujeres — incluso “agarrarlas por el coño”.

Y luego está el espinoso tema de la pornografía. Junto con la académica y autora feminista Catherine MacKinnon, en 1983 Dworkin se acercó a la Ordenanza de derechos civiles de Dworkin. MacKinnon-pornografía, que había dado a las perjudicadas directamente por la pornografía el derecho a recurrir a un recurso civil, permitiendo que las víctimas pudieran demandar a los productores y distribuidores de la pornografía. La inspiración para el acercamiento fue Linda Lovellance, la Estrella de garganta profunda, que había anunciado que se había visto obligada a hacer la película y que fue violada durante su producción.
La ordenanza, aunque apoyada por feministas anti-pornografía en los Estados Unidos, Reino Unido y otros lugares, fue objeto de ataques por una coalición de organizaciones que abrazaron la Primera Enmienda de una manera absolutista, por lo menos en lo que se refiere a la violencia sexualizada y la misoginia y al movimiento “feminista” a favor de la industria del sexo. Esta coalición impulse una campana estratégica y bien fondeada de desinformación, muy parecida a la campana que hoy estamos atestiguando contra la Ley FOSTA-SESTA. Pero dice la autora anti-porno Gaill Dines:

“el trabajo de Dworkin adquiere mayor importancia a la luz del movimiento #MeToo, que ha hecho visible la violencia sexual cotidiana que se ha mantenido durante mucho tiempo en secreto. Era más preciso de lo que incluso ella podría haber sabido: la cultura dominante todavía evita enfrentar la realidad del papel de la pornografía en la dominación sexual de los hombres sobre las mujeres que llaman ‘calientes’.”

Dworkin fue la primera feminista de la segunda ola en escribir en detalle sobre cómo las prácticas de belleza vinieron y se alimentan de la opresión de las mujeres. “Arrancando las cejas, afeitándose las axilas… aprendiendo a caminar en zapatos de tacón alto”, escribió en “Mujeres que Odian”, “arreglándose la nariz, alaciándose o enchinándose el cabello – esas cosas duelen. El dolor, por supuesto, enseña una importante lección: ningún precio es demasiado alto, ningún proceso es tan repulsivo, ninguna operación es tan dolorosa para la mujer que desea ser hermosa.”

Las llamadas feministas pornográficas son un fenómeno muy reciente, pero Dworkin no hubiera tenido paciencia con la idea que el porno podía hacerse de manera ética. Me imagino que ella lo hubiera visto como los argumentos de izquierda que defendían que el porno debería ser protegido como la “libertad de expresión.” “La nueva pornografía es un vasto cementerio donde la izquierda ha muerto”, dijo una vez. “La izquierda no puede tener sus prostituidas y también su política.”
Meses antes de que muriera Andrea, Julie Bindel le presentó a algunos editores de The Guardian, ya que se sentía cada vez más angustiada por no poder hacer que su trabajo fuera publicado en los Estados Unidos. Una de las piezas encargadas como resultado de esa reunión fue la de “Vivir con Dolor y Discapacidad”. En el último correo electrónico que Julie Bindel recibió de Andrea Dworkin, le contó que era una muy grata experiencia tratar con aquellos que reconocían. “Nunca tuve la experiencia con los editores con los que he trabajado de que me trataran con tanto respeto. Lo apreció mucho.”
Dworkin fue tristemente profética sobre la heterosexualidad. La activista Caroline Criado-Perez (descrita recientemente como “el rostro aceptable del feminismo”) citó el análisis de Dworkin de las relaciones sexuales entre hombres y mujeres. “Hay una cita brillante de Dworkin sobre esto”, dijo. “Las mujeres son las únicas … que comparten la cama con su opresor.”

El odio visceral hacia Dworkin actuó como una advertencia a las mujeres de no involucrarse con un tipo radical de feminismo.

En 1988, Dworkin fue ampliamente atacada por describir las relaciones sexuales como “obligatorias”, argumentando que los hombres reclaman un derecho inalienable a penetrar a las mujeres durante el sexo y que Dworkin la calificó como una herramientas del patriarcado. Apenas el mes pasado, sin embargo, durante un caso en el Tribunal Superior, se pidió a un juez que considerara imponer una orden que impida a un hombre tener relaciones sexuales con su esposa porque ahora carecía de la capacidad mental para dar su consentimiento. Él dijo: “no puedo pensar en ningún derecho humano más obviamente fundamental que el derecho de un hombre a tener relaciones sexuales con su esposa.”
Tuvieron muchas conversaciones sobre su vida anterior. Aunque admirable, siempre hizo sentir triste a Bindel que Dworkin sentía que debía una deuda de gratitud con el movimiento feminista, porque las feministas la habían ayudado en sus primeros días a escapar de un matrimonio violento. Aunque algunas feministas eran muy poco amables con Dworkin, como una escritora de alto perfil que una vez le dijo a Bindel “Andrea no le hace ningún favor al movimiento, ella es un cañón suelto y se ve horrible.”

El odio visceral hacia Dworkin actuó como una advertencia a las mujeres de no involucrarse con un tipo radical de feminismo. Sin embargo, la necesitamos más que nunca en este momento. Las condenas por violación son tan raras como los dientes de gallina, la porno venganza es una realidad diaria para muchas mujeres y niñas; y la trata de mujeres en el comercio del sexo es un mal endémico. Una investigación del mayor grupo criminal de proxenetas en Inglaterra encontró que la policía era feliz de culpar a las víctimas por su destino. El feminismo blando más prevaleciente hoy en día es inadecuado para el clima de la misoginia que las mujeres se ven obligadas a soportar. El enfoque particularmente de las mujeres jóvenes y universitarias, sobre la identidad individual y la elección del estilo de vida no resistiría los argumentos del movimiento de los derechos humanos.

La verdad sobre Dworkin está en todas partes, pero también lo es la distorsión de su trabajo y de su política. En 1998, visitó Bindel a Dworkin en su casa de Brooklyn. Estuvieron platicando sobre el último ataque que sufrió de las feministas pro-pornografía, que claramente la habían hecho sentirse mal. Y le dijo: “Tengo un sentimiento de que después de mi muerte, seré finalmente comprendida”. Le preguntó que quería decir con eso, pero no se extendió en su respuesta.

Escribió Bindel: nuestras largas conversaciones, que extraño más con cada año que pasa, estarían llenas de risas y pasión, pero siempre con la nube de fatalidad inminente flotando entre nosotras. Dworkin lo comprendió tan bien cuando le dijo, sólo meses antes de morir: «las mujeres regresarán al feminismo, porque las cosas van a llegar lejos, mucho peores para nosotras, antes que mejoren.»
Para mí, solo hay dos formas de colonizar los cuerpos de las mujeres: la propiedad privada, a través del matrimonio y la propiedad colectiva de nuestros cuerpos a través de la prostitución, por eso es que hay que luchar contra toda forma de colonización de los cuerpos de las mujeres.

CATEGORÍAS
Comparte

COMENTARIOS

Wordpress (2)
  • comment-avatar
    Osvaldo Buscaya 4 meses

    “Dworkin, quién falleció en el 2005 de un ataque cardiaco a la edad de 58 años, fue una de las feministas radicales más notables del mundo. Escribió 14 libros, el más Famoso de ellos fue Pornografía: Hombres Poseyendo Mujeres (1981). En la actualidad su trabajo está siendo consultado en una nueva colección de su autoría titulada “Últimos en Hot Slit””, que tiende a elevar hoy al feminismo a algo visible en el acto de lucha que, entabla con la imposición del transexual ecuménico perverso patriarcado, siendo su fin y su esencia verdadera, la existencia del bien en la sociedad. La naturaleza de las armas manejadas en esta lucha, no serían otra cosa que, lo esencial de las luchadoras mismas; las armas del transexual ecuménico perverso patriarcado se hallan presentes en esta lucha.
    “Ella se motivaba por un deseo innato de liberar al mundo del dolor y la opresión. Si hubiera habido más de nosotras escuchando a Dworkin durante sus décadas de activismo, y hubiéramos tomado su trabajo más seriamente, muchas más mujeres nos hubieran sumado a su feminismo inflexible, a diferencia del feminismo divertido y banalizado, del tipo de camisetas con propaganda sobre el poder femenino individual de las chicas que son capaces de usar shorts, en lugar de un movimiento colectivo para emancipar a todas las mujeres de la tiranía de la opresión”, pero hoy en el feminismo surgen dones, capacidades, fuerzas que el transexual ecuménico perverso patriarcado manteniendo su poder, lo presenta como un instrumento pasivo indiferente del que, se abusa en una realidad predominante violatoria, abusadora, proxeneta, pedófila, femicida; presentándole al feminismo una situación carente de vida, sin independencia propia, que puede conformarse con los roles, que le “tira” el transexual ecuménico perverso patriarcado siempre que se someta a su imposición.
    “Estamos viviendo tiempos terribles para las mujeres. Gracias a nuestra resistencia al crecimiento pandémico del feminicidio, de la violencia sexual y doméstica. Pero esta resistencia está siendo restringida por un intento concertado de silenciar a las mujeres – basta con mirar el ascenso inexorable de los acuerdos de no divulgación para amordazar a las mujeres que hablan sobre la discriminación o el acoso”. Sin embargo el feminismo, hoy, deposita su fin en la unidad originaria de la lucha de la mujer desde el pasado al presente contra el machismo, como un ardid para caer en las espaldas del transexual ecuménico perverso patriarcado en el transcurso de esta lucha y llevar a este fin a su consecución de tal modo que, de hecho, para el feminismo su propio obrar y su lucha son, en rigor una finta; que vuelve sobre el machismo exponiéndolo a que se desgaste y deteriore, pues los “dones” y capacidades del macho encubren con el travestismo su transexual perversión irreversible y ambigua sexual, que satisface con su homosexualidad sádica.
    Es real que, solo hay dos formas de colonizar los cuerpos de las mujeres: la propiedad privada, a través del matrimonio y la propiedad colectiva de nuestros cuerpos a través de la prostitución, por eso es que hay que luchar contra toda forma de colonización de los cuerpos de las mujeres”, porque la violencia de género debe ser entendida como aquella violencia basada en una relación desigual de poder, anclada en un sistema transexual ecuménico perverso patriarcal, que se ejerce contra las mujeres.
    Por eso el sentido y la verdad del feminismo (la mujer) es absolutamente la derrota del varón; perverso irresoluble y ambiguo sexual.
    Mi Femeninologia Ciencia de lo femenino es la serie de configuraciones que con mi conciencia voy recorriendo constituyendo, más bien, la historia que desarrollo en la formación de mi conceptualización. Es decir, una suerte de escepticismo consumado, que en realidad sería, el propósito de no rendirme, a la autoridad de los pensamientos de otro, sino de examinarlo todo por mí mismo ajustándome a mi propia convicción; o mejor aún, producirlo todo por mí mismo y considerar como verdadero tan solo lo que yo hago.
    Hoy, como ese infante entre los 4 a 5 años adaptando mi pensar en la realidad, interpretando mi actividad onírica.
    Por Osvaldo Buscaya (Bya)
    (Psicoanalítico)
    Femeninologia (Ciencia de lo femenino)
    Lo femenino es el camino
    Buenos Aires
    Argentina
    25/04/2019

  • comment-avatar
    Eva Paz 4 meses

    Ni una palabra de la especulacion invadiendo la economia domestica. Ni una palabra de el estado recaudando dinero para religiones oficiales. Ni una palabra de los colegios religiosos.

  • Disqus ( )