Casi el 80 por ciento de las mujeres de 25 a 29 años no tienen ningún hijo/a

Casi el 80 por ciento de las mujeres de 25 a 29 años no tienen ningún hijo/a

Demógrafo, sobre el retraso en la edad para ser padres: “Hoy, tener un hijo supone una inversión alta”
MADRID, 9 Abr. (EUROPA PRESS) –

El catedrático de sociología de la Universidad de La Coruña Antonio Izquierdo ha atribuido el retraso en la edad para tener el primer hijo en España –casi el 80 por ciento de las mujeres de 25 a 29 años no tienen ninguno, según datos publicados este martes 9 de abril por el INE– a la “inseguridad” laboral y de vivienda, unida a la “alta inversión” que supone ser padres.

“Ahora, un hijo supone una inversión alta, y van retrasando la decisión porque necesitan tener cierta estabilidad para invertir en el hijo. Por eso hablo de la maternidad y paternidad responsable. Un hijo hoy no te ‘cuesta’ lo que te ‘costaba’ en los 70, tienes que invertir en educación”, ha explicado Izquierdo en declaraciones a Europa Press.

El experto ha precisado que los datos del INE publicados este martes reflejan una tendencia que viene “desde hace décadas” en Europa, a “retrasar la decisión de tener un hijo”, algo que atribuye a la “inseguridad” a nivel laboral, de vivienda y a la falta de conciliación y de corresponsabilidad.

“Tenemos muy baja fecundidad en los países del sur de Europa y eso se corresponde con sociedades de mucha inseguridad a la hora de proyectar la vida, la carrera laboral, la trayectoria sentimental. La inseguridad es lo contrario a tener hijos”, ha apostillado.

Así, ha precisado que a finales de la década de 1970 del siglo XX había una fecundidad “bastante alta”, de 2,7 hijos por mujer –frente a la tasa de 1,3 actual–. La diferencia, según ha indicado, es que “hoy, un hijo no cuesta lo mismo que en los 70”, supone “una inversión alta”.

“A finales de los 70 salíamos de no tener libertades, el papel de la mujer era el que era. La mujer se incorpora al mercado de trabajo, con autonomía, educación superior o media. Después entramos en la UE, cambiamos de la peseta al euro, nos empobrecemos y viene la segunda derivada, las universidades, el mercado de trabajo, las empresas dicen que para que un hijo funcione tienes que invertir mucho dinero en él. Antes trabajan en lo que hubiera que trabajar pero ahora el hijo supone una inversión alta”, ha concretado.

A esta circunstancia, se suma, según ha apuntado el experto, el hecho de que la edad de 25 a 29 años es precisamente la franja en la que los jóvenes recién salidos de la Universidad tienen que trabajar más duro para encontrar un trabajo, escalar en salarios o adquirir un cierto estatus en la empresa. “Son los años en que más esfuerzo imprimen para asentarse; y el hijo se va retrasando, hay prioridades”, ha comentado.

En España, además, según ha puntualizado, “cuesta tanto encontrar el primer empleo” y es “tan inestable”, que los jóvenes no encuentran esa seguridad para formar una familia hasta bien entrados los 30. Así, mientras en la década de 1970 la edad “cúspide” de la fecundidad era de los 25 a 29 años, en la actualidad es “de los 30 a los 35 años”.

En todo caso, Izquiero ha argumentado que la baja tasa de fecundidad no se debe a que las mujeres y hombres españoles no quieran tener hijos sino a que “no pueden” tenerlos porque “no se tienen medios que den una cierta seguridad, como un empleo con un salario digno” y por la falta de medidas de conciliación. “La fecundidad real es muy diferente y muy distante de la fecundidad deseada”, ha advertido.

CATEGORÍAS
Comparte

COMENTARIOS

Wordpress (0)
Disqus ( )