Ladran, luego cabalgamos (1)

Ladran, luego cabalgamos (1)

La ultra derecha de nuestro país había vuelto a sus andadas. Volvieron a despilfarrar miles de euros en sacar a pasear el ya conocido “autobús del odio”. Miles de euros destinados a propagar odio cuando hay tanta miseria en nuestros barrios, tanta gente pasando verdaderas penurias a nuestro alrededor.

Al parecer, uno de los frentes más peligrosos con que se ha topado en los últimos tiempos es el feminismo, es decir, su mayor enemigo somos aquellas personas que luchamos por la igualdad entre hombres y mujeres. Aquellas mujeres que pretendemos conquistar unos derechos que nos son negados por el simple hecho de ser mujeres –como la igualdad salarial, por ejemplo– y que no cesamos en la lucha por acabar con aquellas opresiones y situaciones de violencias a las que nos enfrentamos día a día por el mero hecho de haber nacido mujeres: nosotras, somos su mayor amenaza. ¿Por qué? Porque queremos despojarles de aquellos privilegios que tienen a costa de nuestro sometimiento; y esta idea, obviamente, no les hace ninguna gracia.

La ultraderecha de este país nos llama feminazis y se queda tan ancha. Nos disfraza de Hitler, un hombre violento y dictador que cuenta en su haber con millones de asesinatos de inocentes cometidos en su nombre. Me pregunto por qué no habrá elegido a Franco, otro hombre violento y dictador, sí, pero cuya memoria y honor ellos defienden sin escrúpulo alguno a capa y espada.
Apenas avanzamos un poco en igualdad, el sistema reacciona. y opone resistencia. ¿Cómo? Negando la realidad, negando la violencia, obviando su verdadero origen: el de una cultura que aún pone al hombre por encima de la mujer y naturaliza las desigualdades e injusticias que se derivan de esa misma posición de superioridad. Y confundiéndonos, como si nuestra lucha estuviera ya obsoleta y pasada.

Que escuche bien la ultraderecha de este país: pasado son Franco y Hitler –afortunadamente–, no pretendan despistar; los hombres violentos que asesinan a sus mujeres conviven entre nosotras y nos siguen asesinando, acosando sexualmente en el trabajo y explotándonos en los cuidados. Forman parte del presente, de nuestras vidas cotidianas, y no de la Historia pasada. Que escuche bien la ultraderecha de este país: el feminismo nunca ha matado a nadie, sin embargo, el machismo mata cada día. El feminismo es un movimiento social que apuesta por la paz y que ha llegado por fin para que-darse. No tenemos miedo, porque, efectivamente, nos quitaron tanto que acabaron quitándonos in-cluso el miedo. Además, más allá de quitarnos la vida no hay nada que temer.

El 8M el movimiento feminista habló. Y lo hicimos con hechos: centenares de miles de personas ocupamos las calles del país entero y millones de estudiantes pararon. La cuarta ola del Feminismo ha venido para quedarse: ¡somos imparables! Sin fletar autobuses y sin regalar bocadillos para cautivar a falsos aliados. Nuestra próxima cita ya tiene lugar y fecha: nos vemos el 28 de abril en las urnas.

Mientras siga habiendo asientos parlamentarios ocupados por personas que están en contra de la igualdad, seguiremos saliendo a la calle; mientras siga habiendo partidos políticos que gastan miles de euros en sacar su odio a pasear, seguiremos inundando las calles, ocupándolas. Su odio fue un motivo más por el que ir a la Huelga del 8M. Sí, pararemos el mundo, no descansaremos hasta ha-cernos con todos y cada uno de los derechos que nos han sido arrebatados, porque nuestros derechos no son negociables. No nos rendiremos hasta que la igualdad entre hombres y mujeres se con-vierta en una realidad y permita a la ciudadanía ser mucho más feliz.

Que sigan ladrando: será siempre síntoma de que cabalgamos.
(1) Verso del poema Kläffer (“Ladrador”) de Johann Wolfgang von Goethe, 1808

CATEGORÍAS
Comparte

COMENTARIOS

Wordpress (1)
  • comment-avatar
    Osvaldo Buscaya 1 semana

    “El 8M el movimiento feminista habló. Y lo hicimos con hechos: centenares de miles de personas ocupamos las calles del país entero y millones de estudiantes pararon. La cuarta ola del Feminismo ha venido para quedarse: ¡somos imparables!”, porque el feminismo demuestra su dignidad y en vez de exigir sus derechos pisoteados, se los toman por sí mismos.
    El sentido y la verdad del feminismo (la mujer) es la derrota del varón; transexual perverso irresoluble y ambiguo sexual que satisface su homosexualidad sádica sobre la mujer
    Por Osvaldo Buscaya (Bya)
    (Psicoanalítico)
    Femeninologia (Ciencia de lo femenino)
    Lo femenino es el camino
    Buenos Aires
    Argentina
    12/03/2019

  • Disqus ( )