El Partido Popular, inmerso en la campaña para las próximas elecciones generales del 28 de abril, quiere recuperar lo que se presupone traspapelado a Vox. La formación ultraderechista ha irrumpido con fuerza, arrancando de las garras conservadoras a una ingente cantidad de fieles electores embaucados por las propuestas del partido de extrema derecha.

Pablo Casado sigue consumando su giro a la derecha y su radicalización en los últimos tiempos. Una vuelta al pasado que se acentuará en la carrera para hacerse con las llaves de La Moncloa. El dirigente de los conservadores ha expuesto sus líneas argumentales sobre el escabroso asunto del aborto y la violencia machista.

Ahora quiere brindarle un guiño al que hasta hace poco era un grupo de electores fiel al Partido Popular, la familia tradicional. Un perfil de votante que siempre ha estado del lado del PP, gracias a la ‘defensa’ que los conservadores siempre han hecho sobre esta. Quiere recuperar una antigua promesa de Mariano Rajoy de 2008 e implementar lo que le ha denegado a Vox en Andalucía.

La idea de Casado si se convierte en presidente del Gobierno es crear una nueva cartera. Se trata del Ministerio de Familia, cuya función se vincula al desarrollo de una ley integral de apoyo familiar, según ha publicado La Razón. Una medida que consideran digna de combatir con la defensa que Vox también ejerce sobre la familia tradicional y cristiana.

Negativa en Andalucía

En los días posteriores a las elecciones andaluzas, las negociaciones entre las tres derechas se acrecentaron. Juanma Moreno iba a ser presidente de la Junta, aunque no parecía que fuera fácil, sobre todo a raíz del documento con las condiciones de Vox. Este archivo estuvo próximo a dilapidar las quimeras del entonces candidato del PP.

Entre las exigencias ultras se hallaba la creación de una consejería de Familia en Andalucía, un afluente que desembocó en una crisis exprés. El Partido Popular de Moreno y, por ende, Casado, dejó fuera del acuerdo esta medida solicitada por las altas esferas de la formación de extrema derecha.

Según apunta La Razón, tan sólo unos meses después, el Partido Popular dibuja las líneas argumentales de la campaña y entre ellas destaca este Ministerio de Familia. Esta nueva cartera traería bajo el brazo un paquete de medidas dirigidas al beneficio del “núcleo familiar como garantía de convivencia pacífica y de desarrollo integral de los hijos, soporte económico de la sociedad y cohesión entre generaciones». En este sentido, también se incluyen posibles actuaciones para reducir los abortos.