Más de un centenar de fotos de ‘Creadores de conciencia’ llegan a Madrid para reflejar el compromiso del fotoperiodismo

Más de un centenar de fotos de ‘Creadores de conciencia’ llegan a Madrid para reflejar el compromiso del fotoperiodismo

La exposición reúne el trabajo de 40 fotoperiodistas y se puede visitar hasta el 28 de abril en el Círculo de Bellas Artes de Madrid

La exposición ‘Creadores de conciencia’, que reúne 120 imágenes de 40 de los principales fotoperiodistas españoles, se muestra desde este lunes 25 de febrero en el Círculo de Bellas Artes de Madrid para «reflejar el compromiso de estos reporteros ante los conflictos de nuestro tiempo», según los responsables de este proyecto itinerante que inició su recorrido en Barcelona y visitará ciudades como Valencia, Zaragoza o Gijón.

El más de un centenar de fotografías de reporteros como Gervasio Sánchez, Manu Brabo, Ricardo García Vilanova, Ana Palacios, Kim Manresa o Sandra Balsells permanecerá en Madrid hasta el 28 de abril y todos los beneficios del catálogo de la muestra se destinarán a Reporteros Sin Fronteras. La exposición está organizada por DKV por el vigésimo aniversario de sus acciones de responsabilidad social corporativa.

La exposición, comisariada por el fotógrafo Chema Conesa, ha seleccionado a 40 reporteros en activo con una trayectoria «avalada por el tiempo, la dedicación y la profesionalidad, que hayan logrado algún premio o reconocimiento y cuya «excelencia» estuviera perfectamente representada. Así, se han seleccionado tres imágenes de cada uno de los autores para «dibujar una mapa de los problemas de nuestro tiempo».

En la muestra convive el trabajo de reputados veteranos del oficio, como Gervasio Sánchez, que aporta tres imágenes de sus coberturas en los Balcanes, Sierra Leona y Guatemala, con el de jóvenes como Antonio González Calero, que sigue trabajando en una carnicería familiar que compatibiliza con las cámaras, según ha explicado Chema Conesa en la presentación de la exposición, en la que ha estado acompañado por algunos de los fotógrafos participantes.

TESTIGOS DEL HORROR
Por ejemplo, Ricardo García Vilanova, que comenzó a retratar la convulsión de Siria en 2010, con la eclosión de las primaveras árabes, y ha dedicado nueve años al conflicto desencadenado en el país árabe en un «trabajo a largo plazo» que le ha robado, literalmente, tiempo de su vida: en 2013 fue secuestrado por el Estado Islámico, y permaneció más de seis meses en cautiverio.

La imágenes de García Vilanova reflejan el horror de uno de los peores conflictos bélicos de este siglo y del que ha sido un excepcional testigo. «Esta foto es de agosto de 2012, cuando el régimen de Al Assad borbardeaba indiscriminadamente a la población civil», ha explicado a los asistentes a la inauguración comentando una foto de Alepo, ciudad devastada que también aparece en fotografías seleccionadas de JM López y Mayson.

«Era terrible la cantidad ingente de niños heridos y muertos a diario», ha comentado este fotógrafa zaragozana sobre sus visitas a Siria, uno de los escenarios más representados en la muestra, como Afganistán, el Mediterráneo, África o Centroamérica. Aunque la muestra también recoge conflictos que tenemos al lado de casa.

CONFLICTOS CERCANOS
Lo demuestra el fotógrafo cántabro Olmo Calvo, que junto a una imagen de refugiados en Grecia o de mujeres y niños rescatados por el barco Open Arms en el Mediterráneo, presta una original fotografía del desahucio de una mujer en Madrid: en ella se observa a los agentes de la Policía desde la mirilla de la vivienda apostados en el descansillo para ejecutar el desalojo.

«Olmo sabe ponerse en la piel de la gente, y esto es lo que se ve en la mirilla cuando vienen a desahuciarte, es como en el cine, un plano de una cámara psicológica», ha destacado el comisario Chema Conesa.

La valla de Melilla es también un escenario recurrente en la exposición como símbolo de los problemas y barreras que se encuentra la población migrante en todo el mundo. Aunque también hay miradas que desandan el camino de las personas que buscaron un futuro mejor en otras latitudes para encontrar un enfoque menos convencional, como Abel Ruiz León, que viajó a Senegal en 2009 para encontrarse con las viudas y madres de hombres que perdieron la vida en el mar tras subirse a un cayuco rumbo a las islas Canarias.

En África también encontró historias escondidas la fotógrafa Ana Palacios. «Me gusta la actualidad que no es sexy, pero que está ahí», ha apuntado para explicar qué le empujó a retratar a niñas negras albinas en Tanzania, donde convivió con ellas en un país donde nacer con la piel aclarada de acorta la existencia: la esperanza de vida de los negros albinos allí es de tan solo 30 años. «Muchos mueren de cáncer de piel», ha precisado.

Fotos sobre la muerte, y alguna que salva vidas. Conesa lo ha hecho saber al posarse ante una impactante imagen de José Cendún en la que aparece un hombre herido en la cara, desfigurado. Ocurrió en las islas Comoras. Un soldado cogió un cuchillo y se lo puso en el cuello. «Un compañero de Cendún gritó algo como «¿qué cojones haces?», lo que provocó que el soldado soltara el cuchillo y lo dejara vivo». El pavor del hombre que puso ser degollado quedó captado por la cámara.

CATEGORÍAS
Comparte

COMENTARIOS

Wordpress (0)
Disqus ( )