CSIF llama a «parar la Administración» una hora el 8 de marzo para denunciar la discriminación y abuso a la mujer

CSIF llama a «parar la Administración» una hora el 8 de marzo para denunciar la discriminación y abuso a la mujer

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) convoca a todos los trabajadores/as de administraciones públicas y empresas privadas a «parar» una hora el próximo 8 de marzo, con motivo de la huelga por el Día Internacional de la Mujer, para denunciar las «situaciones de discriminación, abuso y violencia» a las mujeres.

«Convocamos esta huelga porque además del clamor con respecto a la discriminación y desigualdad que aún existe, no podemos quedar indiferentes ante los atropellos, los graves incidentes, las agresiones sexuales que se están produciendo en España. Y para trasladar los incumplimientos en el ámbito de las administraciones públicas», ha explicado la secretaria de igualdad de CSIF, María Ángeles Mur, este lunes 25 de febrero en rueda de prensa en Madrid.

Por ello, han convocado «a los trabajadores de las administraciones públicas y empresas privadas a hacer huelga de una hora en turno de mañana, tarde o noche. Paramos la Administración», ha subrayado Mur.

Además, han presentado los resultados de una encuesta realizada a más de 4.000 hombres y mujeres que revela que «el 50 por ciento de las trabajadoras de las Administraciones Públicas convive a diario con situaciones sexistas».

«A diario vemos situaciones sexistas cotidianas que asumimos como normales pero no son aceptables en el entorno laboral. La mitad de las administraciones conviven con situaciones sexistas. Los micromachismos son también una violencia de baja intensidad que va calando poco a poco», ha explicado la responsable de prevención de riesgos de CSIF, Encarna Abascal.

Según muestra el informe, el 55 por ciento de los encuestados asegura que existe un humor sexista en su trabajo; un 40 por ciento dice haber soportado o haber visto cómo sus compañeras soportan piropos o comentarios sobre su apariencia; otro 40 por ciento asegura haber sentido o haber visto «ninguneos o indiferencia» hacia las mujeres; y un 32 por ciento indica que ha recibido o ha escuchado comentarios ofensivos a las mujeres.

Por su parte, un 17 por ciento asegura haber sufrido contacto físico no deseado; un 6 por ciento dice haber recibido citas para hablar de cuestiones laborales fuera del centro de trabajo; y un 9 por ciento afirma haber recibido correos electrónicos o ‘whatsapp’ con insinuaciones o subidos de tono. Casi 9 de cada 10 encuestados indican que no comunica estas situaciones a la organización, muchas veces, según precisa Mur, por «desconocimiento de protocolos o miedo a represalias».

«NO SE APLICA EL PROTOCOLO CONTRA EL ACOSO SEXUAL»

En este sentido, Mur ha denunciado que «sigue sin aplicarse el Protocolo contra el acoso sexual en el ámbito de la Administración General del Estado». También ha criticado que «quedan pendientes» medidas como la reserva del dos por ciento de la oferta de empleo público para mujeres víctimas de violencia de género.

Además, respecto a la brecha salarial, ha enumerado algunos «incumplimientos», por ejemplo, en las empresas que cuentan con Plan de Igualdad y en las que, sin embargo, hay diferencia salarial entre hombres y mujeres.

Precisamente, desde CSIF se han mostrado «muy satisfechos» por una sentencia dictada el pasado mes de noviembre por un juez de Almería, contra la empresa Acrena por la existencia de una brecha salarial entre las envasadoras y los mozos. En la sentencia, el magistrado señala la existencia de «discriminación por razón de sexo» y reconoce el «derecho de las envasadoras a percibir el mismo salario por hora que los mozos».

CSIF ha advertido de que esta situación «no solo afecta a esta empresa sino al Convenio Colectivo de Trabajo del sector del Manipulado y Envasado de Frutas, Hortalizas y Flores de Almería» y espera que la futura redacción del convenio «tenga en cuenta» sus «recomendaciones». Según ha precisado Rocío Viciana, trabajadora de Acrena y delegada de CSIF, unas 26.000 mujeres sufren esta discriminación en la provincia de Almería.

CATEGORÍAS
Comparte