La guerra contra las mujeres

La guerra contra las mujeres

Decía recientemente Rosa Cobo Bedía en sus redes sociales que “La derecha esta vez va a por todas y ha elegido al feminismo como el primer objetivo a batir”. Sencillamente puso palabras a mis pensamientos.

También Sylviane Dahan acertó poniendo nombre a mis pensamientos cuando en la presentación del manifiesto “La paz de las mujeres” habló de que Sin haberse declarado formalmente estamos en una clara guerra contra las mujeres por parte del patriarcado y que se libra en todo el mundo para mantener la dominación masculina sobre las mujeres.”

En ambas expresiones se pueden resumir lo que estamos viviendo estas últimas semanas. Porque al capitalismo neoliberal que utiliza los cuerpos de las mujeres como materia prima para comerciar con ellos en la prostitución y los vientres de alquiler, ahora se han unido sin ningún pudor las derechas políticas que abogan por eliminar la igualdad entre mujeres y hombres como amplio concepto político.

Exigir la eliminación de recursos económicos contra las violencias machistas es, en sí mismo, expresar la supremacía de los hombres a poder actuar como les venga en gana contra las mujeres sin consecuencias. Incluso violarlas y matarlas sin apenas consecuencias judiciales como ya estamos comenzando a ver. Pero que además sea una condición para forzar un cambio de gobierno es, sencillamente, deleznable.

Y si esta situación es, en sí misma ya miserable y de poca catadura moral, todavía peor lo es el hecho de querer gobernar a partir de esa condición previa, puesto que demuestra que nada importa con tal de llegar al gobierno.

A las mujeres nunca nos ha ido bien cuando han gobernado las derechas, pero es que ahora nos están advirtiendo de que directamente van a por nosotras.

La brutal reacción patriarcal que han tenido frente a la explosión de feminismo que vivimos en la pasada huelga del 8M solo puede ser combatida con más feminismo. Y este año recién nacido lo hemos de aprovechar para combatir a esa gente a quien nuestras vidas y nuestra seguridad no les importa nada.

Si al final se acaba formando gobierno en Andalucía se estará enviando un claro mensaje a las mujeres y las niñas: Vuestra seguridad y vuestras vidas no tiene valor para nosotros. Son, solo, monedas de cambio con las que negociar un gobierno.

Y yo me pregunto ¿Cómo pretenden gobernar de espaldas a la mitad de la población que somos las mujeres? La peor cara de la derecha ha sido mostrada en Andalucía y los tres líderes políticos han de valorar que en mayo volvemos a las urnas pero que antes está de nuevo, la convocatoria de otra huelga feminista para el próximo 8 de marzo.

Pero hemos de recordar que tanto el PP como Ciudadanos votaron en el Congreso el Pacto de Estado contra la Violencia de Género, con lo cual (y de nuevo) están incumpliendo su propia ética política al aceptar estas imposiciones por parte del tercer partido para poder formar gobierno.

Tampoco podemos olvidar que el candidato del PP, Juanma Moreno Bonilla, fue el Secretario de Estado de Servicios Sociales e Igualdad entre 2011 y 2014, parte de la primera legislatura de Rajoy. ¿Acaso no aprendió nada durante aquella etapa? Bueno sí que aprendió algo y que, por lo visto ahora le va a venir de lujo: Aprendió a desmantelar y recortar todo lo que previamente se había conseguido en formación y sensibilización contra la violencia de género.

También conviene recordar que hasta hace unos meses los de Ciudadanos que ahora compiten también por gobernar con la derecha andaluza estuvieron dando su apoyo al PSOE en Andalucía para que siguiera gobernando Susana Díaz. Pero de esta formación política cabe esperar de todo. Con tal de hacerse visibles son capaces de olvidarse de su ética política y de girar constantemente a la derecha para así intentar mimetizarse con todo ese espectro de ranciedad y conservadurismo.

Sí, como afirma Rosa Cobo, van a por todas e intentando batir al feminismo creen que van a poder volver a dominar a las mujeres. Pero me permito recordarles que, entre los logros del feminismo actual está haber hecho caer a Ruiz Gallardón cuando intentó cambiar a peor la ley del aborto.

También me permito recordarles a esta pandilla derechona que en el feminismo no estamos cuatro locas o feminazis como les gusta llamarnos. Somos muchas e incluso cada vez más muchos que, al menos ya saben distinguir entre la violencia de género y la violencia doméstica. Que sabemos y podemos organizarnos masivamente y hemos dado muestras en los últimos años con las movilizaciones de El tren de la libertad en 2014 que le costó el cargo a Ruiz Gallardón, el 7N en 2015 en el que se exigía un Pacto Estatal contra la Violencia de Género y que llevó a Rajoy a atrasar unas elecciones generales hasta un 20 de diciembre, justo en vísperas de Navidades y el pasado 8 de marzo con una multitudinaria huelga feminista que sorprendió a propios y extraños y que se convirtió en referente mundial.

Sabemos y queremos organizarnos para pararle los pies a quien pretende recortarnos más derechos a las mujeres.

Y estoy segura que la huelga de este año, con mayor motivo será una demostración de fuerza de cara a las elecciones europeas, municipales y autonómicas de mayo.

Pueden pactar un gobierno desde la ética, pero no en base a más recortes sobre más de la mitad de la población, porque lo que ahora pueden ver como un éxito no tardará en ser un fracaso y una demostración más de su catadura moral.

Quedarán retratados para la posteridad como los miserables que no tuvieron ningún pudor en cambiar derechos de las mujeres por poder político puntual.

Desde el feminismo nos encargaremos de recordarlo a generaciones venideras. Porqué tenemos memoria y sabemos lo que nos ocurre a las mujeres cuando se pretende recortar nuestros derechos de ciudadanía y nuestro derechos como humanas a tener y vivir una vida digna y libre de violencias y de miedos.

Porque su discurso del miedo es antidemocrático y no nos sirve para mejorar esta democracia que, sin las mujeres, no será nunca una democracia de calidad.

CATEGORÍAS
Comparte

COMENTARIOS

Wordpress (3)
  • comment-avatar
    Osvaldo Buscaya 2 meses

    “También Sylviane Dahan acertó poniendo nombre a mis pensamientos cuando en la presentación del manifiesto “La paz de las mujeres” habló de que “Sin haberse declarado formalmente estamos en una clara guerra contra las mujeres por parte del patriarcado y que se libra en todo el mundo para mantener la dominación masculina sobre las mujeres.” En ambas expresiones se pueden resumir lo que estamos viviendo estas últimas semanas”, pues el perverso sistema patriarcal solo puede imponerse mediante el sometimiento de las mujeres.
    “La guerra contra las mujeres”, es el persistente sometimiento avalado de varias maneras: inculcación de los géneros; privación de la enseñanza; prohibir a las mujeres conocer su propia historia; división entre ellas al definir la «respetabilidad» y la «desviación» a partir de sus actividades sexuales; por medio de la represión y la coerción total; por medio de la discriminación en el acceso a los recursos económicos y el poder político “recompensando” con privilegios de clase, a las mujeres que se conforman con lo impuesto por el perverso patriarcado.
    El sentido y la verdad del feminismo (la mujer) es la derrota del varón; perverso irresoluble y ambiguo sexual
    “El feminismo es única y absolutamente la mujer”
    Un travesti no es una mujer
    El discurso de la acción femeninológica, de mi ciencia de lo femenino (Femeninologia), expone al varón frente a aquello que ha silenciado en el pasado; el fundamento agresivo que encubre con su hipócrita moral y ética patriarcal, que se demuestran insostenibles en el presente. El psicoanálisis ha sido en el principio una disciplina en que las mujeres se desarrollaron como investigadoras y teóricas de forma, y manera indiscutible Pero esta expansión al no estar Freud, se frenó por la imposición de un orden patriarcal con conceptos que reproducen ese perverso orden; Es decir, la relación desnaturalizada del psicoanálisis, que pretende el perverso patriarcado con sus normas sociales, aparece así de forma muy clara.
    Por Osvaldo Buscaya (Bya)
    (Psicoanalítico)
    Femeninologia (Ciencia de lo femenino)
    Lo femenino es el camino
    Buenos Aires
    Argentina

  • comment-avatar
    Eva Paz 3 meses

    Casi se me olvidaba mencionar los nombramientos a dedo de mujeres para cargos. Es exatcamente lo mismo que nombrar hombres a dedo.

  • comment-avatar
    Eva Paz 3 meses

    No hay ninguna guerra contra las mujeres o contra los hombres. En este pais ni las mujeres ni los hombres son inocentes. Todas las mujeres tienen la deuda de haber aceptado regalos a cambio de procrear con un especimen peor, mas animal. Todos los hombres tienen la deuda de haber participado en la misma decepcion a la naturaleza.

    El feminismo esta haciendo lo mismo que el machismo con otro nombre. Se estan creando estructuras de poder animal, el comportamiento de dichas estructuras es la oscilacion perfecta. Un paso adelante. Un paso atras. El humanismo es la solucion, pero es muy antiguo ya, nunca ha tenido mucha relevancia.

    El ovario, la matriz y la teta cegando el intelecto es exactamente lo mismo que el testiculo, el pene y el biceps cegando el intelecto. Ademas es exactamente lo mismo que lo que inculca la religion monoteista. Todos a cegar el intelecto para desregular el poder los organos reproductivos y poder hacer daño con ellos. Por ser tercer genero tanto feministas como machistas me roban en cuanto me relaciono con ellos. Toda ayuda que les di para su desarrollo intelectual fue malgastada. Siempre peso mas el dinero. La conclusion en la que deriva esto es que apetece regalarle a la matriz tramposa mi sangre en un caldero.

  • Disqus ( )