Publicamos a continuación sus incendiarias declaraciones sobre la violencia machista.

“En varias fui absuelto y en otras no”

Mi exmujer me denunció en múltiples ocasiones. En varias fui absuelto y en otras no lo logré por la sencilla razón de que había jueces y fiscales que me la tenían jurada. Tuve una orden de alejamiento de mi hija durante medio año y arresto domiciliario. Naturalmente no me dieron opción, ni siquiera a defenderme”, ha indicado a este periódico.

“Mi condena, un mamoneo”

Caldito se defiende sosteniendo que ‘sólo’ hay condena por las “vejaciones a su hija”, que además asegura que no se probaron. Por todo ello, tacha su condena como un “mamoneo”, al igual que el arresto domiciliario al que fue sometido.

“Desde un insulto hasta un pedo”

Caldito asegura así sentirse “víctima de la Ley de Violencia de Género” y resta importancia a lo sucedido. Para ello, aporta datos falsos, como que en España hay “300.000 mil condenas con orden de alejamiento por razones estúpidas” o que en nuestro país, “en estos instantes, se han rebasado ya los 2 millones de denuncias contra hombres por supuesto de maltrato contra sus mujeres, novias, vecinas o compañeras”.

“En España, cualquier cosa, de lo más insignificante, es motivo de acusación de violencia sobre una mujer. Desde una simple discusión acalorada, hasta un insulto, o hasta un pedo. Hay sentencias por cosas semejantes”, agrega de forma desvergonzada el que fuera candidato por Vox en las elecciones por Badajoz.

“¡Pues claro que lo sabían en Vox!”

Desde Vox han explicado a este periódico que Carlos Aurelio Caldito “fue expulsado del partido”. En la formación de Santiago Abascal califican a su candidato al Senado como “uno de esos de los que se cuelan”. 

Por su parte, Carlos Aurelio también confirma que en la actualidad no milita en Vox, pero explica su marcha por batallas internas. De hecho, asegura que es uno de los exdirigentes del partido que han denunciado la supuesta financiación ilegal de la formación ultraderechista.

Preguntado sobre si antes de presentarse al Senado, en Vox sabían que había sido denunciado y condenado, Carlos Aurelio afirma: “¡Pues claro! Nos ha jodido que lo sabían. Yo nunca lo he ocultado. Pues faltaría más. Yo nunca lo he ocultado. ¡Cómo si hurgas en todos los partidos, tiene que haber gente a puntapala!”

“Entré a Vox por recomendación del juez Serrano”

Respecto a su entrada en el partido que lidera Santiago Abascal, Carlos Aurelio afirma que fue el juez Francisco Serrano, portavoz de Vox en Andalucía y hombre clave para facilitar el Gobierno de la Junta a PP y Ciudadanos, quien le animó a militar.

“Yo acudía a Vox porque como tanta gente más. Me ilusioné con lo que decían que iban a hacer. Tenía una gran amistad con Francisco Serrano, el exjuez de Sevilla. Me recomendó que entrara porque estaba en el convencimiento de que era la herramienta adecuada para, entre otras cosas, cuestionar la Ley de Violencia de Género y todo lo que concierne al derecho de familia en España. Y así hice. Yo entré en Vox por recomendación del juez Serrano”.

Aclaraciones de Caldito

Una vez publicado este artículo, Caldito se ha puesto en contacto con ElPlural.com para insistir que es «víctima, como cientos de miles de hombres, de falsas denuncias por maltrato, hace ya muchos años, cuando mi hija era una niña,  que hoy es ya adulta». En este sentido, afirma: «Nunca he ejercido ninguna violencia contra nadie, y menos sobre mi hija o la madre de mi hija».