Generalitat crea protocolo catalán para combatir violencias sexuales no previstas en el código penal

Generalitat crea protocolo catalán para combatir violencias sexuales no previstas en el código penal

Dará criterios operativos a policías, municipios y locales de ocio ante estas agresiones

La Generalitat ha creado un nuevo protocolo para detectar, prevenir y combatir por la vía administrativa violencias sexuales que se dan en espacios de ocio y que no están previstas en el código penal, y que dará pautas de actuación y nuevos criterios a cuerpos de seguridad, entes locales y empresas de ocio que se adhieran voluntariamente, y formará a 13.000 personas.

Lo han presentado este miércoles en rueda de prensa la consellera de la Presidencia, Elsa Artadi, y el de Interior, Miquel Buch, que ha señalado que permitirá combatir “conductas que quizás se han naturalizado a lo largo de los años”, pero que en ningún caso son aceptables y que atentan contra la libertad de la mujer.

Buch ha explicado que han ahondado en la vía administrativa y los recursos que tenían al alcance para luchar contra la violencia machista en ámbitos que no recoge el código penal, aunque éste a veces “se retuerce” y se usa para según qué fines, ha lamentado, y ha indicado que el protocolo señala cómo prevenir, detectar y actuar ante estas agresiones.

Según la Encuesta de violencia machista en Catalunya de 2018, el 20,9% de las agresiones fuera de la pareja se dan en espacios de ocio, y el 18,3% en el espacio público, ante lo que Artadi ha subrayado la necesidad de prevenir actuando sobre el acoso sexual que no se denuncia, porque una pérdida de respeto puede derivar en agresiones más graves, como “un espiral”.

“Hay que parar la primera rotura del respeto a la mujer, de creer que porque eres un hombre puedes violentar a una mujer sin que pase nada. Una vez se traspasa esta barrera, ya puede pasar cualquier cosa”, ha explicado, y ha dicho que la presencia de cuerpos de seguridad y de espacios de ocio en el acto reconoce la importancia de la problemática pero, también, el compromiso de erradicarla.

ACORRALAMIENTO Y VEJACIÓN

Se consideran agresiones constitutivas de infracción administrativa el exhibicionismo obsceno, la masturbación en espacios públicos o abiertos, el seguimiento obsceno, la injuria sexual, hacer fotos a partes íntimas, el acorralamiento con finalidad sexual y otras conductas que impliquen una vejación sexual, con independencia del sexo del agresor y de la víctima.

El director general de Administración de Seguridad de la Generalitat, Jordi Jardí, ha explicado que el protocolo dará nuevas instrucciones operativas a cuerpos de seguridad –o cambios en las que tengan–, nuevos criterios interpretativos ante estas faltas, y formación a 13.000 personas de todos los colectivos: “Queremos que llegue a toda Catalunya”.

Bajo el lema ‘No en passem ni una més’ (No dejamos pasar ni una más), se trata de una herramienta de adhesión voluntaria y solo será exigible su aplicación en actividades organizadas por empresas, instituciones y organismos públicos que se hayan sumado a convenios con la Generalitat.

Se aplicará a ilícitos penales y administrativos que sancionen conductas que atenten contra la libertad e indemnidad sexual de las personas, con independencia del sexo, y Jardí ha observado que la jurisprudencia llevará a incorporar otras conductas.

“EL PROBLEMA ESTÁ EN EL SISTEMA”

Artadi ha llamado a hacer un cambio cultural: “No es un hecho aislado, no es que el sistema nos esté fallando, sino que el problema está en el sistema”, porque hay un imaginario colectivo en el que persisten valores que subordinan a las mujeres y legitiman la violencia machista.

Estas actuaciones también pueden ser un espejo para lo que ocurre dentro de la intimidad del hogar, donde se da gran parte de la violencia machista, y ha lamentado que tras ver las encuestas “la conclusión a la que se llega en las cifras es que no hay ningún entorno seguro para las mujeres”.

A esto se suma que el 80% de las acciones no se denuncian, y aunque se ha mejorado esta cifra, no es suficiente, porque la falta de denuncias genera sensación de impunidad al agresor, invisibiliza la problemática, impide abordarla y deja sola a la víctima, y ha reconocido el trabajo de Interior para formar a los profesionales y evitar la revictimización que puede darse.

El protocolo ha sido promovido por entidades que luchan contra la discriminación de las mujeres, ha destacado la presidenta del Institut Català de les Dones (ICD), Núria Balada, que ha reflexionado sobre cómo se ha avanzado del ‘No es no’, al ‘Solo sí es sí’.

CATEGORÍAS
Comparte

COMENTARIOS

Wordpress (0)
Disqus ( )