El PP usa la violencia contra las mujeres para reivindicar la prisión permanente revisable

El PP usa la violencia contra las mujeres para reivindicar la prisión permanente revisable

El PP  recupera a la exdelegada del Gobierno para  blanquear su posicion, pero ella no  menciono de forma explícita la Ley de Violencia de Género, aunque pidió  no «sacralizar» ningún instrumento,   Blanca Hernandez si alerto del peligro de sitúar a las mujeres como «unas lagartas que se aprovechan del sistema»

El Partido Popular ha hecho un homenaje a las mujeres víctimas de violencia de género este sábado en la Convención del PP ‘España en libertad’, donde también ha reivindicado la prisión permanente revisable.

El PP ha organizado en su convención un debate específico para defender las medidas contra la violencia de género, en plena polémica por los mensajes de Vox contra esta legislación y por su exigencia de que se deroguen las normas de género. El senador Ignacio Cosidó ha avisado de que el compromiso del Partido Popular con las víctimas de violencia de género es «inquebrantable», por lo que no va a admitir «que nadie les de una lección» a su formación.

En la segunda jornada de la convención, Cosidó ha asegurado que el PP «siempre» va a estar con las víctimas de violencia de género y sus familiares. «Estamos con las mujeres, el compromiso con las más vulnerables, nunca os vamos a fallar», ha prometido.

También ha prometido que el PP de Pablo Casado va a abrir «una reflexión» sobre la ley del menor y sus penas y va a «mantener y ampliar la prisión permanente revisable» para que nunca más se tengan casos «de tanta crueldad como los casos de Mari Luz y Sandra Palo».

UN PROBLEMA «EPIDÉMICO Y GRAVÍSIMO»

En esta sesión ha intervenido la que fuera delegada del Gobierno contra la violencia de género con Mariano Rajoy, Blanca Hernández, que ha lanzado un discurso muy duro contra quien niega la existencia de este problema, que es «epidémico, universal y gravísimo».

Blanca Hernández ha defendido la legislación contra esta violencia y los medios puestos a disposición de las mujeres afectadas. Y ha calificado de «peligroso» hacer un discurso negacionista y que trate de equiparar esta violencia con la que sufren los hombres.

«A los hombres les pasan otras cosas y hay que ayudarlos pero esto no, esto en masa, universal y normalizado les pasa a las niñas y las mujeres», ha recalcado.

Ha censurado también el discurso «dogmático» de quien cree que solo desde su punto de vista se puede combatir el problema, o el de quien criminaliza a los hombres, que «no son los malos», ha subrayado, sino el machismo y la desigualdad.

Por último, ha calificado de estrategia peligrosa ser hipercrítico con las mujeres, afirmar de ellas que son «unas lagartas que se aprovechan del sistema para protegerlas».

Frente a estos modelos que enfrentan a la población, Hernández ha apostado por un discurso que reconoce el problema, que explica y hace pedagogía, que incluye a todo el mundo en la solución –«especialmente a los hombres»– y que es «generoso con todas las fuerzas políticas».

FAMILIARES DE VÍCTIMAS

En el debate ha participado el padre de Mariluz, Juan José Cortés, que ha asegurado que es igual de importante mantener la ley contra la violencia de género como la prisión permanente revisable ya que gracias a esta medida «se están salvando vidas de verdad».

Cortés ha exigido que no se derogue la prisión permanente revisable porque «no está para castigar» sino para «defender a los más indefensos ante aquellos violentos que los asesinan», entre ellos, los niños, los ancianos y las mujeres.

«Dicen que la prisión permanente revisables es inhumana y degradante pero más inhumanos es ver a los criminales en la calle», ha confesado Cortés que critica al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, por no hacer ninguna propuesta «apropiada» que sustituya la prisión permanente revisable.

El padre de la niña de cuatro años asesinada se ha dirigido al «feminista» Sánchez para pedirle que «retire el recurso de inconstitucionalidad contra la prisión permanente revisable que hay en el Tribunal Constitucional» ya que se lo exigen «los españoles, el PP y las víctimas». «No hay derecho a tener que sufrir esta vergüenza de ver a los criminales en la calle, eso sí que es inhumano y degradante», ha reiterado.

Por su parte, la madre de Sandra Palo, Marimar Bermúdez, ha pedido al «futuro presidente de España», Pablo Casado, que no se olvide de meter en su agenda social la reforma de la ley del menor, para que «no salgan impunes» de sus delitos, que hoy en día «no son condenas sino faltas».

Pero también le ha recordado, que este tipo de medidas se cambian «con el consenso» de los partidos políticos, porque es «la única forma en la que se puede conseguir» que las penas «sean más elevadas en casos de extrema gravedad», como lo fue el asesinato de su hija Sandra Palo.

CATEGORÍAS
Comparte