El juzgado deja en libertad sin fianza al detenido como presunto autor de la muerte en 1981 de una joven embarazada

El juzgado deja en libertad sin fianza al detenido como presunto autor de la muerte en 1981 de una joven embarazada

El juez del Juzgado de Instrucción número 4 de Manresa ha acordado dejar en libertad sin fianza al hombre de 73 años detenido este pasado martes en Castellón en relación con el homicidio hace 37 años de una joven de 25 que estaba embarazada de cinco meses y cuyos restos óseos aparecieron en 1999 enterrados en una finca de Sant Salvador de Guardiola (Barcelona).

Según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, el juzgado encargado del caso, tras tomar declaración al detenido, y de acuerdo con el ministerio público, ha acordado su libertad provisional en una causa abierta por un delito de homicidio.

De acuerdo con el auto de libertad, la decisión se adopta teniendo en cuenta las circunstancias de los hechos, la pena que en su día pudiera ser impuesta al investigado así como que tiene domicilio fijo y no burlará la acción de la justicia.

El investigado deberá fija domicilio y notificar los cambios que realice de vivienda durante el procedimiento abierto así como comparecer en el juzgado todas las ocasiones en las que sea requerido para ello.

ADN DEL FETO
La Guardia Civil detuvo el pasado martes en Castellón a este hombre por su presunta relación con la muerte, en 1981, de una joven de 25 años que estaba embarazada en el momento de los hechos y cuyos restos óseos fueron encontrados en 1999 enterrados en una finca de Sant Salvador de Guardiola (Barcelona). Los agentes están a la espera de cotejar el ADN del feto con el del detenido para comprobar si era hijo suyo.

La chica, que estaba embarazada de cinco meses, presentaba un impacto de bala en la cabeza y un golpe en la mandíbula. A la espera de cotejar ese ADN, los agentes sospechan que el ahora arrestado, que estaba casado en Madrid y tenía tres hijos, había iniciado una relación sentimental con la víctima en ese año, a la que supuestamente mató y enterró en la casa que había comprado en Barcelona.

El resultado de la investigación llegó, 37 años después, gracias a los avances científicos y a que en abril en la Base de Datos de Personas Desaparecidas y Cadáveres sin Identificar, conocida como Fénix, se incorporara un perfil que coincidía con el de la víctima. La denunciante resultó ser hermana de la víctima y explicó que no la veía desde 1981, momento en que la vio por última vez y sospechó que estaba embarazada.

Entonces, la hermana salía con un hombre conocido de su propia pareja y que fue identificado como uno de los propietarios del terreno de la urbanización Cal Esteve de Sant Salvador de Guardiola donde apareció el cuerpo de la víctima, que fueron investigados en su día pero sin advertir conexión con la víctima. Ese hombre en esa fecha estaba casado con una mujer con la que convivía en Madrid junto a sus tres hijos.

La Guardia Civil solicitó judicialmente en mayo pasado la exhumación del feto y el Departamento de Biología del Servicio de Criminalística de la Guardia Civil pudo extraer el perfil de ADN, a la espera de su cotejo con la muestra obtenida del detenido.

CATEGORÍAS
Comparte