APDHA denuncia la alta afección del VIH en prisión

APDHA denuncia la alta afección del VIH en prisión

El “ensañamiento” del virus en las cárceles se deriva de la ausencia del traspaso en las competencias de la sanidad penitenciaria a las comunidades autónomas.

La Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDHA) ha denunciado ayer, con motivo del Día Mundial contra el SIDA que se celebra hoy que, según la Subdirección General de Coordinación de Sanidad Penitenciaria en torno a 2.000 personas presas están infectadas por el Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH), un 5,1% de la población presa, un porcentaje que dista mucho del que presenta la población libre, que no supera el 0.4%.

Esta proporción tan desigual en el padecimiento de la enfermedad, deja al descubierto el “especial ensañamiento de este virus con este sector de la sociedad”, que se debe a la ausencia del traspaso de las competencias de sanidad penitenciaria a las comunidades autónomas.

Esta ausencia provoca graves deficiencias para acceder a la medicación, serios inconvenientes para obtener citas de especialidades, pérdida reiterada de citas médicas, dificultad de los médicos de prisión para acceder a las historias clínicas, aislamiento de los facultativos o la desorbitada ratio médico/paciente.

La situación se ve agravada porque estas personas presentan con frecuencia pluripatologías que necesitan cuidados y tratamientos específicos crónicos. Según la subdirección general, una de cada cuatro personas infectadas por hepatitis C padece a su vez VIH, y el 85,8% de los internos con VIH positivo también presentan hepatitis C. No obstante, el número de personas infectadas en las prisiones españolas ha ido disminuyendo a lo largo de los últimos años, de casi un 25% en 1990, a una tasa de entre un seis y un ocho por ciento en el año 2000, un 5% en Andalucía.

No es posible obviar, señala la organización, los escasos procedimientos de apoyo psicosocial para fomentar una verdadera resocialización de las personas presas y que, devienen, en muchos casos, en un aumento de las conductas adictivas dentro de las cárceles, con los peligros sanitarios que conlleva.

“Es muy grave constatar cómo el acceso sanitario en condiciones adecuadas y suficientes, sigue siendo un tema pendiente para Instituciones Penitenciarias y el Ministerio del Interior, cómo a estas alturas tenemos que seguir reivindicando el acceso de estas personas enfermas a un tratamiento adecuado, a unos cuidados dignos y a unas condiciones vitales que favorezcan el mínimo posible de recaídas e infecciones concomitantes”, critican desde la APDHA.

La asociación denuncia que estas enfermedades no afectan a todas las personas por igual, depende de las condiciones sanitarias, sociales y políticas en las que la persona se encuentre, por lo que, sentencia, “es vital que trabajemos por el tratamiento efectivo e igualitario del VIH, sin importar de dónde provengas o en qué lugar estés”.

CATEGORÍAS
Comparte

COMENTARIOS

Wordpress (0)
Disqus ( )