Feminicidas seriales: una historia de terror. (2ª Parte)

Feminicidas seriales: una historia de terror. (2ª Parte)

 

Fabiola, de 26 años y con un hijo pequeño, salió a buscar trabajo; hoy sabemos que podría ser una víctima del ‘Monstruo de Ecatepec’

Fabiola Luquin salió de su domicilio a una entrevista de trabajo el 10 de enero de 2012, luego de que viera un anunció pegado en un puente en Ecatepec que solicitaba una persona para el aseo de una casa y ya no volvió. Hoy se sabe que podría ser una de las víctimas de Juan Carlos ‘N’ y Patricia ‘N’, conocidos como los ‘monstros de Ecatepec’.

Fabiola, salió de su domicilio el 10 de enero del 2012 a encontrarse con unas personas que le ofrecieron trabajo, pues buscaba sacar adelante a su hijo.

La madre de Fabiola declaró a los medios que: “El día 9 fuimos al mercado y subiendo el puente peatonal había un anuncio de empleo y mi hija lo tomó y ese mismo día la citaron en el puente entonces acudimos al otro día, no sé si como yo iba con ella nadie se presentó, nos regresamos para la casa”, indicó Rosa María Reyes, la madre de Fabiola.

En declaraciones de Patricia ‘N’, esposa del llamado ‘Monstruo de Ecatepec’, éste habría asesinado a Fabiola cuando se presentó en su domicilio en la colonia Jardines de Morelos, para realizar labores de limpieza y en donde inicialmente le dicen que se trata de un robo y posteriormente la asesinan. Narran que con su cuerpo habían hecho bistecs el mismo día que desapareció.

Posterior a la desaparición de su hija, según narró la mamá de Fabiola, habló con una mujer que tenía el celular de su hija, hoy se presume era Patricia ‘N’.

“Ya posteriormente le estuve llamando a su celular y también marqué a donde ella fue a trabajar, a donde llevó su solicitud. Me contestó una mujer a quien le pregunté por mi hija. Le dije buenos días , disculpe mi hija fue con ustedes a llevar una solicitud de empleo y me dijeron que si, que así era, es que estoy tratado de comunicarme con ella y no me contesta su celular y todavía hasta le dije no sea malita, que se comunique conmigo y le dije o pásemela y me dijo que no me la podía pasar, porque había ido a un mandado, fue a un mandado, de ahí dije que no ella no se iba a quedar a trabajar”, indicó la madre de la joven.

Monstruo de Ecatepec‘ se comía a sus víctimas en bistecs

Incluso su mamá guarda el anunció del lugar donde acudiría y en él se observa un número telefónico y abajo: colonia Jardines de Morelos. Iglesia de Monte. A tan sólo una calle de distancia de dónde se sabe vivía en esa época la pareja, en Montes Altai, donde también fue asesinada la menor de 13 años, Luz del Carmen.

De acuerdo con las declaraciones de la pareja sentimental de Juan Carlos “N”, Patricia “N”, ella y su esposo comieron en repetidas ocasiones carne de las mujeres asesinadas. A través de las declaraciones ministeriales que ha dado la pareja sentimental del “Monstruo de Ecatepec” se ha logrado saber que Juan Carlos no sólo violaba y asesinaba violentamente a sus víctimas, sino que de su cuerpo extraía carne, que más tarde era comida por ella, (mientras estaba embarazada), él y su hijo.

“Juan Carlos le cortó un cacho de carne de la pierna derecha fileteándola, sacando cuatro bisteces y yo hice carne asada y comimos de ahí”, declaró Patricia, mientras narraba el asesinato de Fabiola Luquin Reyes, realizado en 2012. Todo parece indicar, por lo menos eso confesaron, que Fabiola fue su primera víctima.

Patricia “N” declaró: “mi esposo puso letreros para conseguir muchachas para trabajar en nuestra casa y las que le gustaban, las contrataba, pero las jalaba para violarlas. A pesar de tenerme ahí, él quería tener sexo con más mujeres de afuera, es el caso que Fabiola Luquín Reyes, era una chica de aproximadamente veintidós años, de la que sabía que era casada y tenía un hijo, recuerdo que fue en el 2012, fue a la casa, mi esposo Juan Carlos le dijo que quería contratar a alguien que me ayudara en los quehaceres de la casa, y Fabiola se percató que la casa no tenía muebles, pero como vió que estaba embarazada, aceptó, así que se quedó y mi esposo le dijo que la ropa sucia estaba en el baño y cuando Fabiola entró al baño, dándole la espalda a Juan Carlos, éste la tomó por la espalda y le dijo que era un robo, que no hiciera nada, que nada más si hacía lo que le dijera se iba a ir, y me dijo que me saliera de la casa con mi hijo menor, y me quedé esperando afuera, y pasada media hora, mi esposo Juan Carlos, se asomó a la puerta y me dijo que ya podíamos pasar y al entrar, vi en el baño, a la muchacha Fabiola tirada en el piso, llena de sangre, con una herida muy grande en el cuello, y me espanté y le dije que lo iba a denunciar, y me dijo que no fuera pendeja, que nos iban a encerrar a los dos, y yo le creí. Y como Juan Carlos le cortó un cacho de la pierna derecha, fileteándola, sacando 4 bistecs y yo hice carne asada y de ahí comimos mi esposo Juan Carlos y yo, metiendo el resto del cuerpo de Fabiola, en un bote de cartón y en la noche la fuimos a tirar a un lote baldío, de la calle Lázaro Cárdenas, sobre las vías, en la Colonia Jardines de Morelos, en un diablito. Como la gente sabía que éramos basureros, no se les hacía raro que tiráramos basura en la noche, y con las ropas de Fabiola las tiramos en la basura.

Después de unos dos meses, aproximadamente, el señor Jorge que vivía en la misma vecindad, era monoso y se metía a la casa a con nosotras y se ponía a monear y le dábamos un taco de repente. En una ocasión me quedé sin gas, y me prestó un anafre. Y luego le subí el anafre, estando Luz del Carmen Miranda González, quien era hija del señor Jorge y la señora Araceli, y le pregunté que si estaban sus papás, y me dijo que no, que estaba sola, y le dejé el anafre. Después subí de nuevo para pedirle prestado su teléfono para que le hablara a mi suegra. Bajando Luz del Carmen para ver qué estábamos haciendo, entrando a la casa y sentándose en el sillón, y mi esposo Juan Carlos le empezó a decir cosas, que estaba muy bonita, y se le acercó y la comenzó a amenazar, diciéndole que hiciera todo lo que él le dijera, que sólo iba a ir a robar a su casa y que la iba a dejar en el baño, amarrándole los pies con una venda, le decía que nos íbamos a ir y la aventó al colchón, diciéndome que las manos no se las iba a amarrar, porque así podía con ella. Me salí de la casa con mi hijo a juntar basura y me tardé, porque yo no quería regresar y ver a mi esposo, cuando regresé a la casa, me quedé afuera para separar la basura. Y cuando regresé a la casa, vi en el baño a Luz del Carmen en el baño degollada y estaba cortada a la mitad. Y en la tarde, aproximadamente como a las 16 horas. De igual forma, Juan Carlos la fileteó y le sacó un kilo de bistecs de los muslos de Luz del Carmen e hice carne asada.

Al momento del cierre de esta columna, Juan Carlos “N” y Patricia “N” se encuentran presos y vinculados a proceso penal por los últimos tres feminicidios, el de Nancy Nohemí, el de Arlette y el de Evelyn, por el delito de trata de personas en la modalidad de adopción ilegal, por la venta de la bebé de Nancy Nohemí y por violación a las leyes de inhumación y exhumación.

Sobre el caso de Fabiola y de Luz del Carmen, no se han encontrado rastros de sus restos.  Las madres de todas las desaparecidas de Ecatepec, y especialmente de Nancy Nohemí, de Arlette y de Evelyn, pero también de las madres de Fabiola y Luz del Carmen, cuando dicen que quieren que le caiga al ‘Monstro de Ecatepec’ y a ‘Patricia “N”’, todo el peso de la ley, pero, lamentablemente, el nuevo sistema penal oral adversarial, les da la ventaja a los acusados de optar por el procedimiento abreviado, lo que les representa la mitad de la pena mínima, en el caso de delitos dolosos, de la pena de prisión que le correspondiere al delito por el cual se les acusa. Por eso digo que será muy difícil que a los hoy vinculados se les deje caer todo el peso de la ley, aunque también es cierto que para que les concedan ese beneficio deben haber llegado a un acuerdo reparatorio y/o haber reparado a las víctimas.

Y me pregunto, ¿cómo le repara uno a una madre la vida de su hija? ¿Cómo se hace para reparar todas las perversidades que sufrieron sus hijas?

Además, el desempeño de los cuerpos de justicia ha dejado mucho que desear, no actuaron con la debida diligencia e inclusive se filtró información a los medios de comunicación, información que debía ser reservada, como la filmación de la entrevista psiquiátrica de Juan Carlos “N” o la declaración de Patricia “N”, que a pesar de todo el dolor que esa declaración les han ocasionado a las familias de Fabiola y de Luz del Carmen, han tenido que vivirla y revivirla en los medios de comunicación, en un claro proceso de revictimización, sin que hasta ahora hayan podido sepultar a sus hijas y no haya pruebas para procesarlos por el feminicidio de sus hijas.

CATEGORÍAS
Comparte

COMENTARIOS

Wordpress (0)
Disqus ( )