Dorothea Tanning

Dorothea Tanning

Dorothea Tanning nació en 1910 en Galesburg, Illinois (Estados Unidos), perteneció a una familia de clase media y en esa ciudad se crió. Desde muy pequeña sintió gran interés por el arte y se fue formando de modo autodidacta. A sus padres les preocupaba que se convirtiera en una bohemia, pero a base perseverancia consiguió en 1928 empezar a estudiar en el Knox College. Más tarde se instaló en Chicago donde permaneció durante varios años, allí completó sus estudios asistiendo al Instituto de Arte de Chicago.

En 1935 se trasladó a Nueva York y comenzó su trabajo como diseñadora publicitaria. Durante este periodo conoció los movimientos surrealista y dadaista en la exposición “Fantastic Art, Dada and Surrealism” que el Museo de Arte Moderno programó. Estas nuevas visiones del arte la influyeron profundamente, precisamente por ese interés tuvo la oportunidad de conocer y contactar con los círculos de esos artistas.

Intentó abrirse camino en París, avalada por las cartas de recomendación que habían escrito varios artistas, entre ellas las de Max Ernst, aunque solo le sirvieron para comprobar que Francia estaba a punto de entrar en guerra y que los artistas habían huido del país.

Ángeles Guardianes (1946)

Tal y como se preveía, en la década de los 40 muchos artistas de vanguardia se exiliaron de Europa huyendo del nazismo y llegaron a Nueva York para entonces Tanning ya se había introducido en la pintura surrealista. Trabajaba sus pinturas mientras seguía manteniéndose económicamente como artista comercial e ilustrando anuncios de moda para Macy’s.

Precisamente el director de arte de Macy´s quedó tan sorprendido por la creatividad de Dorothy que decidió presentarla al propietario de la galería Julien Levin. Entre los artistas de la galería se encontraba Max Ernst, con quien permaneció unida durante 34 años, es decir hasta la muerte del pintor. En 1942 Ernst visitó el estudió de Tanning ya que seleccionaba obra para una exposición sobre mujeres en el surrealismo que organizaba para la galería “Art of this Century” de Peggy Guggenheim.

A Max rápidamente le llamó la atención el autorretrato de Dorothea titulado “Birthday” y que seleccionó para que formara parte de la exposición. Según ella misma comentó, el día de la visita jugaron al ajedrez y se enamoraron, y en 1946 se casaron en Beberly Hills en una ceremonia doble en la que también se casaron sus amigos el artista Man Ray y Juliet Browner.

Durante las siguientes décadas la producción de la artista sufrió una considerable evolución, sus pinturas comenzaron a representar escenas inquietantes que conectaban con el inconsciente “Eine Kleine Nachtmusik” una de sus obras más conocidas, también “Maternity” de (1946) en la que una madre sostiene en brazos a su bebé. En el suelo hay un caniche con rostro de niño.

En 1956, Max y Dorothea se trasladaron para vivir y trabajar en Francia, estancia que duró veintiocho años. Aunque se establecieron en París, preferían el señuelo tranquilo de Touraine y de la Provenza. En este nuevo escenario también cambió la línea narrativa y la meticulosidad surrealista para dedicarse a sus pinturas “prisma”, como ella las llamaba. Más adelante esas nuevas pinturas pasarían a ser conocidas como “Insomnios”. En esos lienzos aparecen figuras completas, partes de cuerpos y caras poco reconocibles que flotan junto a formas biomórficas, creando lugares de ensueño. Pero, además, investigó nuevas formas de expresión artística y las encontró en el grabado, la escultura y la poesía.

Resultado de imagen de dorothea tanning birthday

Birthday (1942)

Max Ernst murió en 1976 y Dorothea se enfrentó a un futuro solitario. Al regresar a Estados Unidos a fines de los setenta, comenzó a escribir, era una inquietud que tenía desde hace mucho tiempo. Desde entonces sus poemas aparecieron en varias revistas literarias, como The Yale Review , Poetry , The Paris Review . Sus obras publicadas incluyen dos memorias, “Birthday” y “Between Lives” y una novela “Chasm”.

Insomnias (1957)

Dorothea Tanning vivió en la ciudad de Nueva York, respirando palabras y aire. Fue una pintora que dejó un legado de la calidad y originalidad verdaderamente incalculable, pero también fue ilustradora y escultora. Taning diseñó decorados, y trajes para ballet y teatro. Murió en su casa a los 101 años cuando precisamente acababa de publicar su segunda colección de poemas “Coming to That”

CATEGORÍAS
Comparte

COMENTARIOS

Wordpress (0)
Disqus ( )