De proxeneta a diputada

De proxeneta a diputada

En abril de 2014 cuando se destapó el escándalo de prostitución que protagonizó Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre, se hizo público que reclutaba edecanes, con engaños, ofreciéndoles en anuncios en el periódico puestos de edecanes, recepcionistas o auxiliares administrativas y al final era para darle servicios sexuales a él y a sus amigos. Gutiérrez de la Torre en ese entonces era presidente del Partido de la Revolución Institucional (PRI) en la hoy Ciudad de México, Diputado Local y dirigente del Movimiento Territorial. Si ese partido tuviera respeto por la ciudadanía y las y los votantes, lo menos que debió haber hecho era expulsarlo del partido, sobre todo porque había antecedentes de esas prácticas por el mismo personaje desde el 2003.

Ahora bien, lamentablemente la PGJDF empezó a actuar debido a la denuncia presentada por el Partido de la Revolución Democrática (PRD). Y digo que lamentablemente, porque la investigación se debió de haber iniciado de oficio, porque es un delito grave. Además, existen los elementos suficientes para acreditar el delito, como las grabaciones de la reportera infiltrada y los testimonios recabados de las víctimas, también difundidos en el noticiero conducido por Carmen Aristegui en Noticias MVS.

Una de las enganchadoras, Claudia Priscila Martínez González, buscó el Amparo de la Justicia Federal, mismo que le fue negado y sin embargo nunca se ejercitó acción penal contra ella.  Está claro que en la grabación del noticiero de Carmen Aristegui en MVS, se les informa a las jóvenes reclutadas que iban a ser contratadas como auxiliares administrativas, incluso después de revisar la nómina del PRI-DF, se pudo constatar que esta mujer cobraba varios sueldos.

Otra figura clave en la red de prostitución es Sandra Vaca Cortés, que fungía como Secretara Particular de Gutiérrez de la Torre y ocupó el segundo lugar en la lista de candidaturas plurinominales al Congreso de la Ciudad de México y, por supuesto, otro actor en esta red delictiva, Tonatiuh González Casé, incondicional de Gutiérrez de la Torre y próximo a Priscila Martínez González, posiblemente hasta su pariente, hoy es coordinador de la Fracción Parlamentaria deL PRI en el Primer Congreso de la Ciudad de México, al que llegó por representación proporcional y en donde sólo cuentan con cinco escaños.

En las negociaciones para repartir las Comisiones ordinarias, en el Congreso de la Ciudad de México, no se tomó en cuenta la experiencia ni los antecedentes de las personas que van a dirigir estos organismos parlamentarios.

Este 27 de septiembre el pleno del Congreso de la Ciudad de México aprobó otorgar la presidencia de la Comisión Atención al Desarrollo de la Niñez, a la priista Sandra Esther Vaca Cortés, quien es acusada de engañar y reclutar mujeres para una red de trata de personas en la capital del país.

Sin importar las acusaciones y su participación en actos delictivos, documentada en 2014 por una reportera encubierta y el equipo de investigación de la periodista Carmen Aristegui, y denunciada por tres víctimas, Vaca Cortés fue postulada como candidata plurinominal del Partido Revolucionario Institucional y ahora cuenta con la presidencia de una Comisión.

La actual legisladora, según las denuncias penales y públicas, reclutaba y administraba los turnos de las edecanes cuando era secretaria particular del ex líder del PRI en la Ciudad de México, Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre, quien fue acusado de mantener una red de explotación sexual dentro de la institución partidista.

Cuando declinó la competencia la Procuraduría General de la República (PGR), la investigación llegó a la Procuraduría General de Justicias del Distrito Federal, en donde ya existían dos denuncias, una presentadas por el Partido de la Revolución Democrática (PRD) y otra por una víctima, que ya no se presentó por temor. También la denuncia que presentó el Partido Acción Nacional (PAN) en PGR fue declinada a la PGJCDMX. Sin embargo, todas fueron radicadas en la Fiscalía de Asuntos Especiales y Electorales y por más que solicitamos que las denuncias de las víctimas fueran radicadas en la Fiscalía Central de Investigación para la Atención del Delito de Trata de Personas, esto nunca sucedió.

Y para hacer más evidente la complicidad y la protección que Gutiérrez de la Torre estaba recibiendo de las autoridades de la Ciudad de México, nunca citaron a declarar a las víctimas “Valentina”, “Beatriz” y “Renata” y, aun así, acumularon todas las denuncias, con una denuncia que había presentado Gutiérrez de la Torre. El Ministerio Público Francisco Soriano Velasco determinó el no ejercicio de la acción penal. Presentamos el recurso de inconformidad ante la Oficina del Procurador, recurso que confirmó el que hoy es Procurador de Justicia de la Ciudad de México, Raymundo Garrido, desde la Sub-Procuraduría de Averiguaciones Previas Centrales.

El 22 de octubre de 2015 solicitamos el Amparo de la Justicia Federal, el que se radicó en el Juzgado Décimo Cuarto de Distrito en Materia Penal, con el número 956/2015, que se sobreseyó, a lo que interpusimos un recurso de revisión, el que ganamos, ya que le ordenaron al Juez que repusiera el procedimiento. Siempre la PGJCDMX argumentó que la representación victimal no contaba con la representación legal de las víctimas. Y, una vez más, el Juez Décimo Cuarto de Distrito en Materia Penal volvió a sobreseer el Amparo por cuestiones de forma y no de fondo.

Cuando nos notificaron el segundo sobreseimiento, interpusimos un segundo recurso de revisión, el que fue radicado en el Quinto Tribunal Colegiado de Distrito en Materia Penal de la Ciudad de México, el que quedó registrado bajo el número 112/2017.

Hace unos meses, cuando había pasado más de un año, se resolvió el amparo en revisión, el que nuevamente ganaron las víctimas, y que en suma, en su resolución, estableció nuevamente reponer el juicio de amparo y se le ordenó al Juez Décimo Cuarto que llamara a las víctimas para que ratificaran el amparo y su representación victimal, que es lo que debió haber hecho la PGJCDM, desde el principio. También se le ordenó tomar todas las medidas de protección para que las víctimas pudieran realizar la diligencia con todas las medidas de seguridad necesarias para que no pusieran en riesgo sus vidas, su integridad y su seguridad, lo que se hizo.

Durante estos 4 años y medio de lucha, se confirma cómo la justicia se vende por dinero o por votos. También se confirma que existen compromisos que rebasan con mucho la justicia y que los procedimientos para el acceso a la justicia están maquiavélicamente diseñados para que en este tortuoso camino las víctimas se den por vencidas. Y también confirmamos que tanto el Gobierno de EPN y el de la CDMX ya se terminó y se terminó su influencia y que el Poder Judicial no es tan independiente como debería.

En este camino, la PGJCDMX violó el resguardo de la identidad de las víctimas, mujeres del PRI, con engaños llegaron a mi oficina, para tratar de llevarme a atender un asunto de trata de niñas y luego me denunciaron por amenazas, balacearon la oficina, nos atacaron cuando fuimos a manifestarnos frente al INE-DF, nos seguían, nos intimidaban, lo que seguramente se revivirá, nuevamente.

Insistimos, piezas importantes en la red de prostitución fueron la persona que contrataba los anuncios, la enganchadora Claudia Priscila Martínez González, Sandra Vaca Cortés que era la Asistente de Cuauhtémoc Gutiérrez y la que les daba el visto bueno a las aspirantes, por cierto, todas mujeres jóvenes, con necesidades, con hijos y sin oportunidades de empleo o estudio.

Gutiérrez de la Torre fue restituido en la vida política antes de las elecciones, por Eruviel Ávila, nuevamente en el Comité Ejecutivo del PRI de esta Ciudad. Y lo que es peor, designó a más de la mitad de las candidaturas de la Ciudad de México.

Hoy sólo tenemos que esperar a ver si es cierto que finalmente las víctimas acceden a la justicia y se reabre la investigación en la PGJCDMX, ojalá no sea obstáculo que estos personajes cómplices de Gutiérrez de la Torre ya cuenten con fuero.

CATEGORÍAS
Comparte

COMENTARIOS

Wordpress (1)
  • comment-avatar
    Osvaldo Buscaya 5 meses

    “De proxeneta a diputada”, configura situaciones del poder genocida perverso patriarcado como dueño del lenguaje, la transmisión de ideas y del pensamiento “reglándonos”, en las acotaciones, donde se permite imponer límites precisos con sus leyes, sobre lo femenino como mero objeto de uso, donde la mujer puede acceder a los “cargos” siempre que se someta a la imposición del varón. Es inevitable para lo femenino el sometimiento, pues es lo unico que la civilización genocida perversa patriarcal le permite. Es así, que debemos “saltar” los muros impuestos; decimos “saltar” y no demoler, pues será efectiva la demolición, cuando lo femenino tomé, y, asuma el poder. Si adherimos para “liberar” demorados proyectos de ley sobre la trata, deberíamos priorizar que se contemple a la infancia absolutamente abandonada. Los “mecanismos” del genocida perverso patriarcado, que nos “venden” sus programas gubernativos y campañas sobre protección a la niñez, son de una obscena hipocresía. Deberíamos considerar como ilegalidad, las leyes “legales” del genocida perverso patriarcado ¿Cómo es posible “discutir” si la prostitución puede ser legal o no; si es consentimiento o no; si es a una edad u otra? ¿No es ilegalidad los fallos habituales de los jueces impuestos por el genocida perverso patriarcado? ¿A estos jueces qué tribunal los juzgaría? ¿Con la “legalidad” del genocida perverso patriarcado? Respetar la “legalidad” del genocida perverso patriarcado es respetar su irresoluble perversión y ambigüedad sexual.
    Sería de considerar que el acceso del varón, por medio de un precio, al cuerpo de la mujer es un ejercicio social arcaico como la supremacía genocida perversa patriarcal sobre las mismas. Sería una versión más de otras formas ostensibles del genocida perverso patriarcado; la mutilación de los genitales, el derecho de pernada, castigo físico y o psicológico, violaciones masivas en conflictos bélicos donde la prostitución es parte de la impuesta normativa del macho que pone en evidencia el lugar que le corresponde a las mujeres. El genocida perverso patriarcado en sus adaptadas “modalidades” religiosas o civiles, organiza desde época inmemorial como las mujeres deben estar disponibles para su uso colectivo por parte de los varones.
    Se esgrime un razonamiento “plural” donde lo aparentemente distinto, en realidad, convalida y legitima el uso sexual de las mujeres, con un proxenetismo reivindicador social para poner a disposición de la demanda y en el mercado una variedad suficiente de mujeres, adolescentes, niñez para consumo sexual; donde los liberales “modernos”, se manifiestan partidarios de la reglamentación, por ser fervientes defensores, según dicen, de la libertad. Convienen así en enfatizar que la prostitución es una elección personal y descalifican la crítica feminista a la institución del proxenetismo; obviando los liberales “modernos” que son justamente las mujeres de manera y forma mayoritaria y abrumadora, y no los varones los que acceden a tal “elección”.
    Es así, que debemos establecer como Delito de Lesa Humanidad el abuso sobre la niñez, la trata, el proxenetismo y sus consecuencias y extenderlo a toda violencia de género.
    El sentido y la verdad del feminismo (la mujer) es la derrota del varón; perverso irresoluble y ambiguo sexual.
    El discurso de la acción femeninológica, de mi ciencia de lo femenino (Femeninologia), expone al varón frente a aquello que ha silenciado en el pasado; el fundamento agresivo que encubre con su hipócrita moral y ética patriarcal, que se demuestran insostenibles en el presente.
    Por Osvaldo Buscaya (Bya)
    (Psicoanalítico)
    Femeninologia (Ciencia de lo femenino)
    Lo femenino es el camino
    Buenos Aires
    Argentina

  • Disqus ( )