No a los sindicatos de proxenetas y puteros, no a la industria del sexo

No a los sindicatos de proxenetas y puteros, no a la industria del sexo

Club de alterne en Dueñas (Palencia) Fotografía Pinterest

Acabamos de conocer cómo la industria del sexo (a partir de ahora IS) sigue evolucionando y marcando un ritmo acelerado en España, el rearme del patriarcado no pierde tiempo.Y sabe muy bien desde donde situarse para contar con el apoyo de buena parte de la sociedad y de algunos sectores políticos.

Como viene siendo tendencia desde hace algunas décadas, una de las instituciones más patriarcales y misóginas que existen se viste de progresismo, libertad y rebelión, habló de la prostitución. Explotación y esclavitud sexual que pretende disfrazarse de izquierdismo barato y lenguaje copiado del feminismo, bajo el falso respaldo a las mujeres prostituidas y sus derechos.

Hace escasamente un día y medio que se ha legalizado por error o por ineficacia política-burocrática (así es como quiero pensarlo) el Sindicato de Trabajadoras Sexuales llamado OTRAS, con sede en uno de los paraísos putero-pornográficos de España, Barcelona, ciudad que acoge a entidades tan prolíferas y escandalosamente proputeros como APROSEX (más adelante volveré al papel protagonista de esta organización proxeneta en la articulación del susodicho sindicato).

Ya conocemos de sobra el beneplácito del que goza la IS en este territorio,con las políticas regulacionistas de su alcaldesa Ada Colau, quien pretende normalizar la mercantilización de las mujeres y niñas.
Ayuntamiento que permitió sin ningún filtro el rodaje de pornografía dura en sus monumentales calles hace dos años, bajo un manto de progresismo al más puro estilo neoliberal del todo vale (y si se trata de los cuerpos y dignidad de las mujeres más aún, siempre que se revista de libre elección y consentimiento…). No me queda otra que pensar que se trataba de un paso más para legitimar al lobby proxeneta y servir de reclamo turístico,también sabemos que Barcelona es un centro neurálgico del turismo sexual en España y Europa.

Por todo ello no me sorprende que este sindicato vea su luz en esta capital ,con la pretensión de extenderse por todo el territorio español.
Un sindicato, un formato pro “derechos humanos” para salvaguardar los derechos del macho, para servir de plataforma al lobby proxeneta y garantizar la legalidad e impunidad de todo el entramado prostitucional, a saber; mafias de tratantes y trafiquistas, chulos con corbata y carnet de empresarios, asociaciones y organizaciones que reclutan a mujeres para la prostitución (con cursos sobre cómo hacer la mamada de su vida a un putero), algunos policías, políticos y jueces corruptos que son comprados por las organizaciones criminales con sexo gratis y a voluntad en los burdeles, clubes y pisos habilitados para el goce de los hombres, y por supuesto garantizar la impunidad del consumidor de cuerpos, del demandante de sexo-violación a la carta, el putero, los puteros de todas las edades, clases sociales, procedencias geográficas, nivel cultural, que se agolpan cada noche en las habitaciones del terror para cientos y miles de mujeres y niñas pobres expulsadas de sus raíces, familias, países , cuerpos y vidas.

Y ahora toca decir que la trayectoria sindicalista de la IS del sexo no es nueva, trayectoria que es una farsa, que pone en evidencia la perversa intención patriarco-capitalista de legalizar la esclavitud sexual y de hacernos pensar que se preocupan por los derechos de las mujeres, para que puedan gozar de contratos como en un trabajo cualquiera, de pagas dobles, de vacaciones, de bajas por enfermedad etc.
Me pregunto que tipo de broma pesada es esto, cómo puede llegar a calar tan profundo una manipulación tan sangrante de la realidad. ¿De verdad creemos que la violencia más atroz cometida contra las mujeres, puede tener la entidad de un trabajo y constituirse como un proyecto de vida?. ¿De verdad creemos que pueden darse condiciones de empoderamiento y autonomía bajo las fauces del patriarcado?. ¿Pensamos que el goce, la libertad, los cuidados y el amor propio pueden darse en condiciones de fragmentación total del ser?, cómo bien ha estudiado la Dra. Ingerborg Kraus, las mujeres prostituidas deben aprender a disociarse, a romper con sus identidades para cubrir los deseos de violación y sometimiento de los hombres, de otra manera sería imposible soportar tal grado de vejación y horror.
¿De verdad pensamos que la libertad de elección no está coaccionada, en un sistema donde las mujeres pobres son mercancía, para la explotación sexual, para la explotación reproductiva y doméstica?.

los puteros de todas las edades, clases sociales, procedencias geográficas, nivel cultural, que se agolpan cada noche en las habitaciones del terror para cientos y miles de mujeres y niñas pobres expulsadas de sus raíces, familias, países , cuerpos y vidas.

Y sobre todo ¿de verdad pensamos que los sindicatos proxenetas se preocupan de proteger y dignificar a las mujeres prostituidas? Cómo muy bien apunta Kajsa Ekis Ekman en su obra maestra el Ser y la Mercancía(2015), “las contradicciones de esta lógica muestran que pocos de los que participan en el debate al respecto se toman en serio la idea de los sindicatos”.

Para dejar más clara la idea voy a exponer algunas de las preguntas que la autora se plantea en su libro y que nos saca de toda duda sobre la prostitución, ¿cómo se van a estipular estos contratos?: “¿cabría esperar que una mujer tenga relaciones sexuales con 10 hombres o que se reduzcan a 5 ( y yo apunto, esto no tendría cabida en la lógica capitalista que marca la IS y que llena las cajas de los burdeles)?¿cuanto cuesta una relación sexual (matizo, violación)15 euros o 1.500 euros?¿cómo hacer contratos jurídicamente vinculantes con una mafia armada hasta los dientes?¿acaso el trabajo sexual en el que las mujeres y niñas son golpeadas y orinadas se ajusta a la legislación sobre entornos laborales seguros?¿y que pasa con las leyes contra las agresiones sexuales?¿cómo encaja todo esto?”

¿Cuales son los intereses que realmente representan estas organizaciones sindicales tan «revolucionarias»? Para desmontar este teatro de respeto, dignidad y protección para las mujeres, voy a servirme del trabajo de investigación realizado por Kajsa Ekis Ekman, según la periodista fue a principios de este siglo, en el año 2000 cuando se funda uno de los sindicatos de trabajadores sexuales más conocidos internacionalmente el IUSW (el Sindicato Internacional de Trabajadores Sexuales) afincado en el Reino Unido que contó con el respaldo del Partido Verde británico.Sindicato donde el número de mujeres prostituidas afiliadas ha brillado por su ausencia, y cuyo miembro más activo y uno de sus principales ideólogos en el año 2015, curiosamente es Douglas Fox, fundador y copropietario de una de las agencias de scorts más importantes de Inglaterra, que no ha tenido ningún reparo en manifestar orgulloso los ingresos que le reporta su meganegocio y que cree que es un buen samaritano y que hace un gran favor a las jóvenes, según él: “a las chicas que trabajan solas les gusta saber que hay alguien que está al tanto del lugar donde van, a qué hora deben llegar y a qué hora debe terminar una cita” y que dice textualmente que hay una “necesidad humana de compañía” ,refiriéndose por supuesto al deseo sexual irrefrenable del macho y que incluso las instituciones deben invertir y pagar por estos servicios (extraído del Ser y la Mercancía de Kajsa Ekis Ekman, 2015). Poco más o menos que las instituciones públicas deben pactar con la IS para proveer de putas a los puteros.

Una de las fundadoras de este sindicato fue Ana Lopes, operadora de línea erótica, detalle que también veo importante pues existe una curiosa coincidencia entre este sindicato internacional y sus artífices y el sindicato recién fundado en Barcelona.

Hombres poderosos detrás y mujeres provenientes de la IS que defienden el mensaje regulacionista, que repiten (con lenguaje copiado al feminismo para engañar mejor) el mantra del empoderamiento y que por lo general demonizan al feminismo abolicionista, envían falsos mensajes sobre puritanismo, represión y paternalismo. Valga decir en este punto que la abolición de la prostitución pone el foco en el sistema prostituidor, nunca criminaliza a las mujeres y se basa en el respeto profundo a las mismas, sin imponer en ningún momento lo que tienen o no que hacer. Hago un inciso para recordar que el divide y vencerás es una de las armas del patriarcado para mantenernos enfrentadas a las mujeres, la IS se ha especializado en ello.

En el Sindicato de Trabajadoras Sexuales OTRAS, dos de sus promotores son hombres de los que desconozco su identidad y su secretaria es Concha Borrel presidenta de APROSEX, una organización que imparte cursos de cómo hacerse prostituta y de cómo aumentar el placer de los varones, subvencionados por la diputación de Barcelona. Curiosamente éstas “prostitutas” dejaron de ejercer su “profesión”. No creo que sea cosa de fantasías, la historia se repite, los modelos del lobby proxeneta son transversales y sus conquistas también.

Me gustaría terminar haciendo un llamamiento a la izquierda y al feminismo, para que no nos dejemos seducir por estos relatos de libertad de elección y de salvaguarda de los derechos de las mujeres. Que sigamos uniendo nuestras fuerzas para de verdad crear un sistema antipatriarcal y anticapitalista, que genere las condiciones de igualdad y de humanidad que necesitamos las mujeres, porque el empoderamiento nunca vendrá de la mano y los deseos del macho misógino, por mucho que nos empeñemos, un sistema prostitucional es incompatible con la igualdad entre mujeres y hombres.  Mirar y reconocer la opresión duele y es necesario para combatirla.

CATEGORÍAS
Comparte