Juana Rivas viaja a Italia con el objetivo de dar a sus hijos «una vida sin violencia»

Juana Rivas viaja a Italia con el objetivo de dar a sus hijos «una vida sin violencia»

 

 Juana Rivas, la vecina de Maracena (Granada) a la que un juzgado ha condenado a cinco años de cárcel por dos delitos de sustracción de menores, ha viajado a Italia para pasar quince días consecutivos con su hijos y con el objetivo de garantizar para ellos una vida «libre de violencia«.

Rivas se ha instalado temporalmente en Cerdeña y disfrutar de quince días en compañía de sus hijos, que ahora viven allí con el padre, el italiano Francesco Arcuri.

En un comunicado, Rivas ha recordado que ha vivido situaciones «extremadamente duras y difíciles» desde que el 18 de mayo de 2016, fecha en la que llegó a España «buscando protección y ayuda» para salir de los malos tratos por los que ha denunciado a Arcuri.
«Lo que me hace seguir adelante, por encima de todo, son mis hijos y la necesidad de garantizarles una vida libre de violencia y digna de ser vivida», ha explicado esta madre, a la que un juzgado ha condenado a cinco años de cárcel por dos delitos de sustracción de menores.

Rivas, que solicitó reunirse con sus hijos en España por sus precarias condiciones económicas, ha agradecido la colaboración de las asociaciones y colectivos que han hecho posible con sus aportaciones este viaje, que realiza ya acompañada de su madre gracias a una agencia de viajes que les ha regalado los billetes.

El Tribunal de Cagliari, encargado de decidir sobre la custodia de los dos menores, ratificó este encuentro entre la madre y sus hijos el pasado 6 de agosto y pese a conocer la condena a cinco años de prisión impuesta a Juana Rivas.

El abogado de Juana Rivas, José Estanislao López, ha indicado que existe la posibilidad de que su cliente permanezca en la isla italiana por más tiempo ya que los representantes de Arcuri le ofrecieron, al menos de manera oral, permitirle disfrutar de los menores hasta que comenzara el colegio.

Ha recordado además que Rivas tendrá que acudir también a la vista definitiva por la custodia de los menores que se celebrará el 26 de septiembre en el Tribunal de Cagliari.

Rivas ha sido condenada por el Juzgado de lo Penal 1 de Granada a cinco años de cárcel y a seis de inhabilitación para la patria potestad de sus dos hijos por permanecer en paradero desconocido el verano pasado junto a ellos para no entregárselos al padre. 

El fallo, frente al que ha anunciado un recurso de apelación ante la Audiencia, le condena a pagar las costas procesales, incluidas las de la acusación, y a indemnizar con 30.000 euros a su expareja y padre de sus hijos, condenado en 2009 por maltrato y al que volvió a denunciar en 2016.

CATEGORÍAS
Comparte