Critican que la discoteca de Vitoria se cierre por ruido y no por machismo

Critican que la discoteca de Vitoria se cierre por ruido y no por machismo

Podemos e Irabazi han criticado que la discoteca Perseus de Vitoria haya sido clausurada ayer por el Ayuntamiento debido a que ha incumplido la normativa de ruidos, en lugar de hacerlo porque organiza fiestas de marcado carácter machista.

La polémica saltó ayer cuando se ha sabido que este local de ambiente latino había organizado para hoy una fiesta que se publicitaba con un cartel en el que se anunciaba que se iban a intercambiar «chupitos por besos».

En el cartel aparece una chica con un vestido ajustado y escotado con las frases: «Si no me acuerdo, no pasó. Lo que sucede en Perseus se queda en Perseus. Cambiamos besos x chupitos. Te animas…».

El consistorio ya prohibió el pasado mes de abril que celebrara una «Fiesta de la minifalda» con premios a la prenda más corta y más provocativa, y el año pasado tuvo que suspender un concurso de culos.

Tanto Podemos como Irabazi de Vitoria, grupo que ha denunciado los hechos que finalmente han motivado el cierre, han lamentado que la razón esgrimida para la clausura cautelar del local sea la acumulación de expedientes por ruido y no la «cosificación de la mujer».

«Publicitar comportamientos y celebraciones que incitan a abusar de las mujeres» cuando no están «en plena posesión de sus facultades tiene un nombre: cultura de la violación», asegura Podemos en un comunicado, en el que considera que «esto es incitar a cometer un delito».

También recuerda que «no es la primera vez que este local organiza eventos machistas», por lo que pide al equipo de gobierno PNV-PSE «tolerancia cero» para que no vuelvan a organizarse fiestas de este tipo en ese ni en ningún otro lugar porque «la diversión, el placer y el sexo siempre debe ejercerse entre iguales».

También Podemos Euskadi ha denunciado que «haya sectores sociales que se empeñen en cosificar el cuerpo de las mujeres» y ha presentado una queja por estos hechos ante la Comisión Begira, dependiente del Instituto Vasco de la Mujer (Emakunde).

«Todavía hay numerosos hombres que, en tiempo de ocio y fiestas, consideran a las mujeres un objeto más para su disfrute. Así lo atestiguan las numerosas agresiones que se han denunciado en las últimas semanas», ha opinado Arana, quien ha aplaudido por contra el aumento del número de denuncias

CATEGORÍAS
Comparte