Acabar con el aborto (o casi)

Acabar con el aborto (o casi)

Como sabemos, durante la mayor parte de sus siglos de existencia, la iglesia sostuvo que una persona no era persona (valga la redundancia) hasta que nacía y dios le insuflaba el espíritu. Sin que dios no le “inyectaba” el alma, era solamente un amasijo de células (por usar una terminología moderna). Pero, para desgracia nuestra, la iglesia cambió de cuento y decidió que desde el momento en el que el espermatozoide y el óvulo se juntan, dios ya hacía de las suyas.

A esa primera desgracia, se añadió otra: a la iglesia le dio por magnificar esta cuestión. Ya sabemos que la iglesia tiene abundante doctrina de la que solo se toma en serio ciertos asuntos mientras desdeña olímpicamente otros. Así, por ejemplo, todo lo que predicó Jesús sobre la riqueza la trae al pairo. Pero, por el contrario, está obsesionada con la sexualidad y con los embriones y fetos.

Luego, una vez que el feto nace y se convierte en bebé, la iglesia se relaja completamente. Le importa poquísimo si ese ser que llega al mundo va a sufrir, va a tener una dura vida de miseria o de humillación, va a ser maltratado… La iglesia quiere que nazca. Y, una vez nacido, que se apañe como pueda (en lo material, porque en lo “espiritual” la iglesia va a intentar seguir machacándolo).

Como esta iglesia tan aferrada a los fetos tiene enorme poder sobre ciertos grupos sociales, resulta difícil legislar en contra de sus locuras (sí, locuras, en el sentido de que carecen de lógica y congruencia).

Y claro que terminaremos ganándoles esta partida, igual que hemos ido ganándole otras (si no, andaríamos aún en la edad media y quemando brujas). Pero, mientras, siguen muriendo mujeres…

Y como a nosotras sí nos importa la vida humana tenemos que pensar soluciones puente. Alternativas para paliar la carnicería de mujeres.

¿No quieren despenalizar el aborto? Pues entonces que sean congruentes y condenen también al que embarazó a la mujer que aborta. Y que lo condenen a la misma pena. ¿Qué dice la ley? ¿diez años de cárcel para la mujer que aborta? Pues diez para quien la dejó embarazada.

A ver, seamos lógic@s: las mujeres no se embarazan solas… Es más, si una mujer quiere abortar es porque no desea un hijo ¿y quién puso la mitad del embrión? Es conclusión, el embarazador no solo es cómplice necesario, es el comanditario. Y que no se hagan los tontos… que no nos cuenten que ellos no sabían que eyaculando dentro de la vagina de una mujer esta podía quedarse embarazada… O que no cuenten que sí, que ellos la embarazaron pero que no querían que abortase… O sea: usted empuja al agua a una mujer y luego pretende que ella se quede quieta y se ahogue…

Si un varón no desea dejar embarazada a una mujer -y mucho menos quiere que aborte- ya sabe: que use condón o que no practique el coito o que se vasectomice… Fácil.

Yo estoy segura de que una ley que los hiciera responsables (como incitadores, cómplices necesarios y comanditarios) y los condenara a la cárcel no aumentaría el número de presos (ni de presas, claro) sino que haría disminuir drásticamente el número de abortos…

Pero esta propuesta transitoria, no es el ideal, por supuesto. Evitaría dolor y angustia y salvaría vidas, pero no impediría el abuso que las mujeres padecen ni aumentaría su placer. Simplemente muchos más varones de los que ya lo hacen optarían por penetrar analmente a las mujeres o por obligarlas a hacerles felaciones.

De modo que nuestra propuesta solo palía lo peor. Para que fuera realmente positiva y para que, además, los embarazos no deseados y el aborto se convirtieran en residuales, cabe un único camino: la toma de conciencia feminista de las mujeres. Una mujer que no se siente inferior a un hombre, ni a su servicio, ni su objeto, ni un ser de segunda clase, una mujer que considera que su placer, su vida, sus decisiones son tan importantes como las de su pareja, no acepta un coito si no le apetece (hay otras opciones sexuales placenteras y recordemos, una vez más, que nuestro órgano sexual no es la vagina sino el clítoris). Y si desea el coito y no quiere embarazo, exige que su amante (transitorio o fijo) use condón o se haga una vasectomía.

Hay que transformar el argumento utilizado los hombres para el chantaje: “Si me quieres, tienes que dejarte follar cuando y como a mí me apetezca”. Que sean las mujeres las que digan “Si me quieres (para siempre, para un ratito, para hacer vida juntos o para un revolcón transitorio, etc.) tenemos que follar cuando a los dos nos apetezca y de la manera que a los dos nos apetezca. Y si no, me busco a otro, ea”.

CATEGORÍAS
Comparte