Los pornógrafos y los cínicos

Los pornógrafos y los cínicos

A algunos la violación no les indigna y dan sus razones. Otros dicen que sí, pero no me los creo.

Los que no se indignan

Hay seres que, ante una violación, sostienen que “tampoco es para tanto”. Aseguran que exageramos e incluso afirman que, diga lo que diga la violada, ella disfruta. Son los del porno. Están convencidos de que el clítoris de las mujeres se sitúa en el ano,  en la boca y en la vagina. O sea, que tenemos tres. O ninguno, pero da un poco igual porque también están convencidos de que sus genitales son cosa maravillosa: basta con acercárselos a una mujer para que ésta se llene de gozo. Y si, además, se los meten por cualquier orificio, ella siente un placer inconmensurable. Y si, en vez de unos genitales, son cinco, el gustazo de la interfecta se multiplica exponencialmente…

L@s que sí se indignan (pero vete tú a saber por qué)

Una persona tiene un coche. Puede usarlo para dar agradables paseos en solitario y/o acompañada. Puede usarlo para ir a trabajar o incluso como herramienta de trabajo. También puede prestarlo, alquilarlo o compartirlo… Si quiere, puede venderlo. El precio dependerá de diversas variables.

Alguien le roba el coche, a la propietaria (hablo en femenino porque me refiero a la persona) le ocasionará disgusto, enfado, ira, furia, sentimiento de impotencia… Eso como mínimo. Si además, le causa perjuicio grave, el hurto cobra una dimensión agresiva y dañina.

Supongamos que el ladrón es apresado y supongamos que destrozó el vehículo. Se le impondrá una pena acorde con el valor de lo que robó y del daño causado ya que no es igual si la propietaria lo tiene por simple placer o, por el contrario, le es esencial para llegar a su oficina (caso de alguien con movilidad reducida, por ejemplo), o es taxista y el robo lo dejan sin posibilidad de ganar el sustento al menos durante un tiempo…

También cuenta cómo lo robó: ¿lo hizo sin que la propietaria se enterara? O, por el contrario ¿la amenazó con pistola o navaja? ¿la golpeó?

También habrá que considerar eximentes: el ladrón necesitaba urgentemente un medio de transporte (perdía, por ejemplo, un vuelo a Cancún para el que llevaba meses ahorrando y no cabía posibilidad de devolución), no había transporte público porque era de madrugada y no encontraba taxis…

Pensamos que, en un juicio justo, estas variables se valoran para bien o para mal. Pero, en cualquier caso, una pena de diez años de cárcel por el robo del coche parecería un pelín excesiva ¿no? Por fans que seamos de la propiedad privada, no saldríamos en tromba a la calle reclamando que el ladrón fuera castigado con mayor severidad, pienso yo.

Pues si alguien considera que el cuerpo es objeto vendible o alquilable, si alguien piensa que es igual ser “trabajadora sexual” que taxista y que prostituirse es como poner tu coche en BlaBlaCar… ¿cómo puede espeluznarse ante una violación?

Sí, claro, no se debe violar pero, volvemos a insistir ¿qué diferencia hay entre robar un coche (ya sea para darse un paseo, para burrear en pandilla o para hacer frente a lo que el ladrón considera necesidad imperiosa) y robar un “servicio sexual”? ¿el trauma, como me dijo uno? ¿tan traumático puede ser que alguien coja sin autorización algo que puede venderse o alquilarse a diez o quince hombres distintos diariamente por 10€ o 20€? ¿No es acaso traumático que te empujen fuera de tu coche y te dejen tirada en mitad de una carretera desierta? ¿No es acaso traumático que mientras estás parada en un semáforo alguien se monte a tu lado y te diga que quiere darse un paseo y te obligue a recorrer la ciudad por diversas calles? ¿No es traumático que siendo repartidor te quedes sin tu medio de trabajo?

Conclusión: l@s partidarios de la legalización de la prostitución no pueden indignarse ante la violación más de lo que se indignan ante el robo de un teléfono móvil o de otro objeto. Si consideran que acceder al cuerpo de una persona es como montarse en su coche, si les parece que es igual ganarse la vida de taxista que siendo prostituta, si en ambos casos se trata de transacciones comerciales, si el cuerpo puede alquilarse igual que una casa, el uso doloso o sin consentimiento de la propietaria es censurable y merece castigo, pero, si ambas cosas son iguales ¿por qué no han de indignar por igual?

Mi conclusión: los puteros que no se indignan con las violaciones son coherentes. Asquerosos pero coherentes. Los puteros (y las proputeros) que dicen indignarse son cínicos y/o incongruentes.

CATEGORÍAS
Comparte