El caso Nagore desencadenante del rechazo a la misoginia de la justicia española

El caso Nagore desencadenante del rechazo a la misoginia de la justicia española

Hace no muchos años, frente a una manifestación feminista en puerta del sol un prepotente e incoherente escritor comento que eramos un grupo de feas, viejas y malas. Lo cierto es que no éramos jóvenes y no éramos muchas. El cambio en la respuesta feminista de las mujeres ha sido explosivo: seguimos las mayores, están las medianas y se han sumado montones de mujeres jóvenes y también muchos hombres.

Para mí que he vivido cuatro años fuera del país el cambio ha sido inmenso. ¿Qué ha pasado?

Viendo el documental realizado sobre Nagore, que hasta el 17 de julio se puede ver en abierto con el uso de una contraseña entiendo que este caso y su veredicto diera lugar a una conciencia colectiva de rechazo a una justicia que no protege a las mujeres.

El feminismo, en boca de sus maestras, ha definido el feminicidio como respuesta a casos semejantes, ni asesinato, ni homicidio. Un crimen en base a la autoridad moral que esta sociedad da al varón que no puede aceptar sentirse rechazado, lo que hace a la sociedad también responsable del crimen. Un varón que no quiere, ni esta enseñado a entender que una mujer no deseé ser usada como objeto para su disfrute.

El juicio de Nagore, tuvo un fiscal, un abogado acusador, un abogado defensor. No hubo una sensibilidad feminista que empatizara con el infinito sufrimiento de Nagore, que apenas podía pedir ayuda por falta de fuerzas haciendo sentir al jurado popular la prepotencia el abuso , la violencia del acusado con la excusa de que Nagore no quisiera seguir con un juego, que evidentemente no era de seducción o conquista, ni de afecto ni mucho menos medianamente tierno.

El feminicida tenía una relación formal con otra mujer, lo que no le impedía, de vez en cuando, alcohol de por medio, que el mismo se suministraba, usar a otras mujeres.

Los videos que muestran a Nagore con el feminicida, muestran a este como una ave con su presa. No se ve afecto, se ve acaparamiento en los limites necesarios para que ella no vuele en la misma calle.

Nuestra justicia permite al acusado decir solo lo que no le compromete con lo que nos deja una idea de pobre hombre confundido y fuera de sí, que como sabemos le ha permitido ya tener una vida normal y que en cualquier momento nos lo podemos cruzar por las calles e incluso ha podido ser un profesional en cuyas manos nos pongamos para que nos cuide.

El documental quiere ser aséptico, pero nos muestra el cuchillo con el que le corto un dedo para sacarle la sortija y como quedo su cuerpo envuelto en bolsas. Todos esos mecanismos de pretenderse ocultar de la justicia, de dificultar el que la familia de Nagore la encontrara no sé si pesaron lo suficiente.

No sé si es preciso ser mujer para entender las dos horas de calvario que paso Nagore frente a un desconocido, que no estaba dispuesto a terminar la fiesta sin satisfacer sus necesidades sexuales.

No sé si esta información no ha influido en las mujeres, incluso de forma inconsciente, enseñándonos cual es nuestro lugar y que sus deseos son ordenes. Lo que sí sé es que la justicia no le ha enseñado a él la magnitud de su delito ni la sociedad se ha hecho corresponsable de ese crimen con su mensajes cosificadores de las mujeres y pornográficos para ellos que les invitan a que debemos hacer todo lo necesario para que ellos consigan su placer.

¿Qué hizo que Nagore cambiara su actitud frente al feminicida? Quizá pretendió una relación sin preservativo, o una penetración bucal o anal. No lo sé, pero sí queda el mensaje de nuevo que mejor aceptar todo lo necesario para que ellos consigan su placer.

Ante un relato semejante que invito conozcan por el documental no queda otra que mostrar nuestro rechazo por una justicia que en base a sutiles valoraciones y conceptos nos sigue dejando expuestas a feminicidas quedándose en la forma y no profundizando en terrible daño que hacen sentencias como la de Nagore.

Agradecemos a Asun , la madre de Nagore, su lucha por su hija y por todas las hijas.

El documental está disponible en vimeo gratis hasta el 17 de julio en este link y con esta contraseña:

contraseña : Nag43985746
www.lamiaproducciones.com

CATEGORÍAS
Comparte