Alertan de trabas al colectivo LGTB por cambios previstos en sanidad de EE.UU.

Alertan de trabas al colectivo LGTB por cambios previstos en sanidad de EE.UU.

Una manifestante sostiene una bandera arco iris durante la manifestación del Orgullo gay, en Lisboa, Portugal. EFE/Joao Relvas

Human Rights Watch (HRW) alertó de las «barreras» para las personas LGTB (lesbianas, gays, bisexuales y transgénero) que pueden resultar de cambios regulatorios en materia sanitaria planeados por la Administración Trump, y urgió a «reconsiderarlos».

En un informe, la ONG documenta obstáculos que las personas LGTB afrontan a la hora de buscar servicios de salud y detalla, por ejemplo, cómo algunos pacientes del colectivo retrasan la atención médica o renuncian a ella por miedo al maltrato, o algunos médicos se niegan a atender a bebés por ser hijos de parejas homosexuales.

«La discriminación pone a las personas LGTB en mayor riesgo de problemas de salud, desde la depresión y la adicción, al cáncer y las enfermedades crónicas», explicó uno de los investigadores de HRW, Ryan Thoreson.

El investigador cree que «en lugar de tratar esas disparidades como un problema de salud pública», el Gobierno está elaborando «normas politizadas que las empeorarán».

Concretamente, Thoreson se refiere a dos modificaciones regulatorias previstas por el Departamento de Salud estadounidense, que en enero de 2018 emitió una propuesta de norma que ampliaría las exenciones religiosas en la ley de atención médica y otorgaría mayor discreción a las compañías aseguradoras y proveedores.

Además, en abril de 2018, el gobierno de Donald Trump anunció planes para revertir una regulación que aclara que la ley federal prohíbe la discriminación en la atención médica basada en la identidad de género.

Para el informe, que lleva por título «Nadie desea recibir la segunda mejor opción: discriminación contra las personas LGTB en la atención médica de EE.UU», la organización entrevistó a 81 personas, proveedores médicos y personas que dijeron que habían sido víctimas de discriminación en entornos de atención médica.

En 2016, la administración Obama emitió un reglamento que prohibía la discriminación sexual y contra las personas transgénero, aunque ocho estados y proveedores de salud religiosos lo impugnaron en los tribunales y el actual gobierno planea retirarla.

Paralelamente, HRW señala que las protecciones a nivel estatal son «insuficientes», ya que 37 estados no prohíben expresamente la discriminación por razón de orientación o identidad sexual y uno, Nueva Jersey, solo prohíbe la de identidad sexual.

Además, en 10 estados el proceso de transición de las personas transgénero está expresamente excluido de la cobertura de Medicaid, la cobertura médica pública destinada a personas de bajos recursos.

En las 34 páginas del informe se detallan casos como el de Trevor, un hombre gay de Tennessee al que, al acudir a hacerse la prueba del VIH en su chequeo anual, los sanitarios le sugirieron recibir «ayuda profesional» porque no hacía algo «apropiado».

A una pareja de lesbianas, un pediatra se negó a atender a su hijo de seis días alegando creencias religiosas, y otros entrevistados fueron rechazados para tratamientos de fertilidad o servicios de atención primaria.

CATEGORÍAS
Comparte