Mas de 2.800 policías en unos Sanfermines marcados por la sentencia de La Manada

Mas de 2.800 policías en unos Sanfermines marcados por la sentencia de La Manada

Un total de 2.866 agentes de la Policía Nacional, Guardia Civil, Policía Foral y Policía Municipal velarán por la seguridad de los Sanfermines de este año, en los que las autoridades confían en que las recientes sentencias del caso de La Manada no afecten al normal desarrollo de las fiestas.

El dispositivo previsto para este año se compone de 2.866 agentes entre Guardia Civil (796), Policía Nacional (950), Policía Foral (720) y Policía Municipal (400), ha informado en conferencia de prensa el delegado del Gobierno en Navarra, José Luis Arasti, que ha estado acompañado por la consejera de Interior, María José Beaumont, y la concejala pamplonesa de Seguridad Ciudadana, Itziar Gómez.

Arasti ha asegurado que este año preocupa «el impacto que pueda tener en la calle» la puesta en libertad de los miembros de La Manada, un hecho que ya ha motivado varias concentraciones en los últimos días, «que han transcurrido de forma pacífica y sin incidencias» y en ese sentido ha confiado en que «este mismo clima se respire también durante las fiestas».
«Somos conscientes del malestar y de la indignación social que se respira y por supuesto respetamos el derecho de las personas a expresar su opinión libremente, pero espero que sea siempre de manera pacífica y respetuosa y que en ningún caso afecte al buen desarrollo de la fiesta», ha destacado Arasti, que también se ha mostrado preocupado porque «en estos últimos años se ha puesto el foco mediático en los Sanfermines como un evento de alto riesgo».

La Policía Nacional recogió el año pasado tres denuncias por delitos por abuso sexual: «Es una realidad que el problema está ahí y, mientras haya un solo caso, seguirá precisando de toda nuestra atención», ha comentado el delegado del Gobierno.
Arasti ha resaltado que «la clave» en este tema «está en denunciar y hacerlo cuanto antes para evitar que este tipo de delitos queden impunes».
Por ello, ha hecho un llamamiento a la colaboración ciudadana para prevenir todo tipo de delitos, pero, sobre todo, la violencia contra las mujeres. «No tengamos miedo de denunciar si somos testigos de una agresión o si alguien nos pide ayuda, porque en nuestras manos muchas veces está la solución», ha aseverado.

Tras pedir «tolerancia cero hacia este tipo de agresiones físicas o verbales», Arasti ha animado a expresar «forma pacífica y respetuosa» que en Pamplona no se va a permitir «que las mujeres sean violentadas» y que la fiesta «ni ampara ni justifica los excesos de quienes vienen a los Sanfermines pensando que todo vale».

El delegado del Gobierno ha detallado las medidas adoptadas estos Sanfermines en relación a delitos de hurto, robo o tráfico de drogas y los dispositivos especiales de seguridad vial y contra el terrorismo y ha puesto en valor el trabajo de los agentes, porque «sin ellos y ellas – ha dicho- no podríamos disfrutar de una fiesta que se vive en la calle, como es San Fermín».

CATEGORÍAS
Comparte