Maimunah Mohd Sharif, Jefa de ONU-Hábitat: La “voz de la mujer” debe resonar en todo plan urbano”

Maimunah Mohd Sharif, Jefa de ONU-Hábitat: La “voz de la mujer” debe resonar en todo plan urbano”

Pedro Alonso

Tras hacer historia como la primera mujer musulmana de Asia en dirigir ONU-Hábitat, la malaya Maimunah Mohd Sharif apuesta por la igualdad de género y tiene una idea muy clara: todo plan urbanístico “queda a medias” sin la voz de las mujeres.

“El factor de la mujer a la hora de planificar una ciudad es muy importante”, comenta Sharif, ataviada de su icónico hiyab (velo islámico) de alegres colores, durante una entrevista con Efe en su despacho de la sede central de ONU-Hábitat en Gigiri (Nairobi).
La carismática exalcaldesa de la ciudad insular de Penang Island (en el norte de la parte continental de Malasia) reemplazó en enero pasado al español Joan Clos como directora ejecutiva del Programa de las Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos (ONU-Hábitat).

Campechana en el trato -jamás pierde la sonrisa- y firme defensora del “trabajo en equipo” basado en la “confianza”, Sharif, de 56 años, asume el pilotaje del organismo en un momento en el que las ciudades crecen a una velocidad de vértigo a lo largo y ancho del planeta.

“Antes de 2050, casi el 70 por ciento de la población (mundial) vivirá en una zona urbana”

Defensora de las políticas de planificación y desarrollo con perspectiva de género, Sharif accede también al cargo en plena emergencia de movimientos feministas como “Me Too” (“Yo También”), que denuncia en EEUU la agresión y acoso sexual a mujeres.

La nueva directora ejecutiva cree que ese fenómeno supone “un buen paso” y valora que el secretario general de la ONU, António Guterres, haya logrado la paridad de género entre los líderes de los equipos nacionales de la organización en países de todo el mundo.
“Nosotros también tenemos una política de paridad de género en ONU-Hábitat por la importancia de la voz de la mujer en la toma de decisiones”, señala Sharif, que atiende a Efe flanqueada por una bandera de la ONU.
“Creo -insiste- que en todos los países, incluida Malasia, donde hay un nuevo Gobierno, las mujeres están ahora planteando dónde está nuestro sitio. Queremos estar en la mesa formando parte de los procesos de toma de decisiones”.

Fotografía facilitada por ONU Hábitat de la nueva directora ejecutiva de la Organización, la malaya Maimunah Mohd Sharif,  EFE

En clave urbanística, la exalcaldesa ve fundamental la “contribución de la mujer” al “diseño y planificación de una ciudad”.
“La mitad de la población (mundial) -argumenta- son mujeres. Si no escuchamos la voz de las mujeres, la planificación queda a medias. Porque las mujeres son las que usan muchos de los servicios urbanos básicos”.
“Si en la planificación -prosigue- se atienden las necesidades de las mujeres, se planifica para todo el mundo (…). Y no es porque las mujeres necesiten una atención especial, pero tenemos que buscar la igualdad”.
“Si una ciudad es adecuada para una mujer, lo es también para un hombre”, sentencia Sharif, quien considera una “prioridad” construir urbes más habitables para las mujeres.

Pero antes de alcanzar esa meta, la directora ejecutiva afronta el “desafío” de transformar ONU-Hábitat en una agencia “relevante” y “apta para cumplir sus objetivos”, que necesitan más financiación de los gobiernos y deben tener un “impacto positivo en la gente” .
Entre esos objetivos destaca la aplicación de la Nueva Agenda Urbana (NAU), que se aprobó en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre la Vivienda y el Desarrollo Urbano Sostenible (Hábitat III) celebrada en Quito (Ecuador) en octubre de 2016.

La NAU busca “promover ciudades más incluyentes, compactas y conectadas mediante la planificación y diseño urbano, gobernanza y legislación urbana”, de manera que se forje “un vínculo de refuerzo recíproco entre urbanización y desarrollo”.

Según la exalcadesa, ONU-Hábitat “puede desempeñar un gran papel” para ayudar a las urbes a implementar la Nueva Agenda Urbana, que también afecta a los llamados “asentamientos informales”, en los que viven alrededor de mil millones de personas en todo el mundo.
“Debe haber una política de prevención para que no haya más poblados chabolistas”, subraya Sharif, quien sostiene que la solución pasa por “encontrar una fórmula para implicar al sector privado, a los gobiernos estatales y a organizaciones como ONU-Hábitat”.
“La urbanización -asevera- es un proceso. Y es también una herramienta para el desarrollo. Una urbanización sin un plan de desarrollo será un caos”.
¿Cuál sería, pues, la ciudad ideal para la nueva jefa de ONU-Hábitat? “No hay ciudades ideales”, responde tajante Maimunah Mohd Sharif, al matizar que su “ciudad de ensueño” es, sencillamente, aquella que “ofrece una buena calidad de vida”.

CATEGORÍAS
Comparte

COMENTARIOS

Wordpress (0)
Disqus ( )