Los vecinos de O Porriño condenan la muerte de la vecina que «decidió cambiar su vida»

Los vecinos de O Porriño condenan la muerte de la vecina que «decidió cambiar su vida»

Decenas de vecinos y vecinas de O Porriño, alrededor de cien, se han concentrado y han guardado un minuto de silencio al medio día de ayer para expresar su repulsa por la muerte violenta ayer de Magdalena, vecina de la villa, presuntamente a manos de su marido, porque había decidido «cambiar su vida».

Así lo ha manifestado la alcaldesa de O Porriño, Eva García de la Torre, quien ha recalcado que Magdalena M.A. de 47 años, había «decidido libremente cambiar su vida» al cesar la convivencia con su marido, Tomás R.I., de 56 años, hacía unas dos semanas.

Ha incidido en que cuando una mujer toma sus decisiones «está ejerciendo su derecho» y éste «no tiene por qué ser un acto de heroicidad, sino de libertad».

«No se nos puede exigir que seamos siempre valientes para ejercer nuestros derechos, porque nos cuesta la vida», ha sentenciado.

La alcaldesa ha indicado que si ayer fue prudente por respeto a la familia, hoy es más contundente después de que hayan trascendido detalles de la investigación, como la nota manuscrita en la que presuntamente Tomás R.I. se disculpa por el trágico suceso y que fue hallada en el dormitorio del matrimonio.

Ha reparado en que en la «intrahostoria de cada familia» es donde se producen «los desequilibrios, los abusos de poder», y son «muy difíciles de detectar», y ha apelado a denunciar y no tolerar cualquier comportamiento machista, por «pequeño» que pueda parecer.

La alcaldesa de O Porriño ha expresado su apoyo y el del Gobierno local a los hijos del matrimonio fallecido, a quienes les espera «un proceso durísimo» para asimilar el «mazazo tremendo» de perder de golpe a sus padres y más en estas circunstancias.

Obdulia Diniz, de la Marcha Mundial de las Mujeres y exconcejala de Igualdad por el BNG, ha expresado su rechazo ante este «feminicidio» y ha exigido «que se pongan de una vez medios y recursos» por parte de las diferentes administraciones «para resolver un problema que no es solo de las mujeres sino de toda la sociedad».

Una vecina de O Porriño presente en la concentración de este mediodía, a la que también se han acercado compañeros de trabajo de Magdalena M.A., que era empleada en un supermercado, ha expresado el sentir de toda la villa.
«Estamos muy consternados. Esto no sabemos cuándo va a terminar. Es muy triste que pasen estas cosas», ha dicho.

CATEGORÍAS
Comparte